miércoles, 31 de julio de 2013

Te las comerás con patatas


Las palabras, digo.

De todas las frases hechas que nuestra rica lengua tiene en su haber, esa es la que ha definido por excelencia mi maternidad. Me he comido mis palabras con patatas pero a base de bien.

Yo que desconfiaba de los locos partidarios del colecho, ahora tengo un metro de niño metido en nuestra cama todas las noches. A mí que me parecía que un cachete a tiempo tampoco era tan malo, ahora creo que pegar es sólo una cosa: pegar. Y así hasta el infinito y más allá, que diría nuestro amigo Buzz Lightyear. Ese ha sido mi proceso, la forma en que ahora entiendo y siento las cosas. Y estoy convencida de que ser madre me ha abierto los ojos a otras realidades, a otra forma de entender a las personas y sus circunstancias.

Hace unos años, una amiga decidió abrir un negocio en el pueblo en el que vivía con su pareja. Estaba contenta porque creía que había bastante mercado por explotar. Además, su única competencia consistía en otra mujer que acababa de ser madre. El día que nos explicó sus planes nos decía: "¡¡Y esa chica se lleva a su bebé todos los días al trabajo!! Desde luego, menos profesional no se puede ser...". Y yo me imaginaba el percal y coincidía con el análisis de mi amiga, porque no me parecía que atender a un cliente con un bebé en brazos fuese ni de lejos lo más adecuado.

Vale, volvamos al presente. Han pasado unos añitos y la menda tiene un hijo precioso que se llama Peque. Y la menda curra. Y la menda se ha pasado todo el mes llevando a Peque al trabajo varios días a la semana porque no tiene con quién dejarlo ni pasta para financiar un canguro (aprovecho para dar las gracias de nuevo a mi jefa...que no lee el blog, pero seguro que le llega mi cariño en modo de olas cósmicas de afecto).

Ahora pienso en la chica que trabajaba en el mismo pueblo que mi amiga y veo la película desde una perspectiva muy diferente. Para empezar me viene a la cabeza esa palabra tan bonita que en nuestro país es sinónimo de ciencia ficción: conciliación. La NO-conciliación probablemente empujó a esa chica a tener que llevarse su bebé al trabajo...Sólo hay que imaginar una mujer trabajadora autónoma, que curra todo el día fuera de casa, quizás sin personas a las que recurrir y pedir ayuda con la crianza (esa tribu que tanto nos falta), probablemente sin dinero para pagar una sustituta o un cuidador...O tal vez no era ese el escenario. Tal vez se trataba solamente de una mujer a la que le costaba horrores separarse de su hijo porque sentía que un bebé de dieciséis semanas con quién debía estar era con su madre.

Si eso, me voy a ir preparando algunas raciones de patatillas, que fijo que aún me queda más de una lección por aprender.


34 comentarios:

  1. Hola Mo!!!!!

    Sigo por aqui aunque no comente mucho, no te creas que te olvidé o que sólo escribí para participar en tu sorteo, ya sabes que soy "fan number one" pero de las del seguimiento en silencio,ja,ja,ja.
    Buffffffff como te entiendo en este post, a mi me han pasado tantas veces cosas asi........ Con el colecho pues igual, yo tengo una peque de 3 años y empecé un día con penita llevándomela a mi cama pensando: Total no pasa nada por llevarmela alguna vez, pobrecita, es taaaan pequeñita, no puedo oirla llorar desconsolada buscando a su mami......de esto hace ya año y medio y aqui seguimos, durmiendo malamente, con su pierna en mi costilla, su brazo en mi cara y yo rozando el borde de la cama (que por cierto es de 1,50, pero que ella ocupa ENTERA) pero yo soy feliz cada vez que la miro y la veo, con esa expresión tan inocente, dormidita de satisfacción sabiéndose protegida en la cama de mami, y si, ya se que quizás lo estoy haciendo fatal peeeero nadie dijo que educar era fácil, como eso pues el tema chupete, tema pañal, tema chuches, toooodo absolutamente todo es complicado, porque es un pulso constante con los niños, en fin, ese es el maravilloso mundo de ser padres, estresante pero a la par satisfactorio no te parece?Uf el temita daría para una interesante charla, pero aqui lo dejo, no quiero cansarte. Un beso enorme para ti guapa.

    Pitufa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola pitufa! Me alegro de leerte de nuevo!
      Yo no creo que estés haciendo nada mal con tu niña con el colecho. Desde mi punto de vista es una opción tan válida como cualquier otra. Si a vuestra familia os funciona bien así, ¿qué problema hay? Sí, ya, que hasta los 18 esté ahí...(eso dicen las malas lenguas). Sin comentarios.
      La maternidad es difícil, más de lo que imaginaba, en realidad...Pero con amor y paciencia (sí, eso que nos falta a menudo) se construye el camino.
      Besotes guapa!

      Eliminar
  2. Ains la de patatas que me he tenido que comer con esto de la maternidad y eso que todavia no he llegado!! Y lo que nos queda, reina!!
    Mando también buen rollito a tu jefa, que de esas hay pocas.
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje...tienes razón, y lo que nos queda!!
      Gracias por esa dosis de buen rollo, se la merece. :)
      Muas!

      Eliminar
  3. Ñam, ñam, otra que se come sus palabras a base de bien, jajajajajaja.

    Pues yo me alegro oye, así voy aprendiendo nuevas perspectivas de todo. Me alegra que tengas la capacidad de asumir tus errores.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos montar un festín entre todas! :D
      Rectificar es de sabios, dicen...;)
      Besotes!

      Eliminar
  4. Idem idem!!! Yo iba a pasar a mi peque a su habitación a los 6 meses... va para 19 y aqui seguimos colechando tan felices!!! La teta se la iba a quitar a los 12 meses... seguimos felizmente entetaditas... y un suma y sigue. Afortunadamente, la maternidad viene sin libro de instrucciones -pese a todas las teorías que circulan- y son las circunstancias y todo lo que aprendes cada nuevo día lo que va dibujando tu trayectoria en este maravilloso mundo... solo hay que estar dispuesto a ceder, a ser flexible, a dar marcha atrás para avanzar... que de lecciones tan importantes!!! Y las que nos faltan... jijiji...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo de la flexibilidad me parece un punto primordial. Como se suele decir, cada niño (y cada familia) es un mundo, y hay que encontrar la fórmula que funciona en tu familia.
      Muas!

      Eliminar
  5. Yo lei una frase hace años que me dio que pensar . Dice " era mejor madre cuando no tenia hijos" . Ironia pura , evidentemente . Y es que cuando no eres madre lo sabes todo sobre la correcta maternidad , al menos yo tenia esa sensación : cuándo se debe sacar al niño de la habitación de sus papis ( claro con 6 meses, que se acostumbra ... y aki nos tienes , con 4 años !! y encantados) , como y que tienen que comer, hablar, estornudar ...
    Ay, que bien que la maternidad nos rompe todos los esquemas!
    Me apunto a la ración de patatas!
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, conocía la frase y desde luego es una verdad como un templo. La de "consejos" que me veía capacitada para dar sobre crianza...Como dice Suu: "Ñam, ñam, ñam...".
      Si eso, que sean unas patatillas bravas, no? Así entra mejor, jajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  6. Me temo que por usar otra frase hecha, "Ese es el pan de cada día", jaja, todo se ve desde otra perspectiva cuando te pasa a ti. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, y yo soy de las tuyas, que ya hemos llegado a los seis meses y no me apetece dejar esto de la teta :) y como esto muchas cosas más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya te voy preparando una ración para ti también, guapetona! :D
      Besotes!

      Eliminar
  8. Creo que somos muchas como tú, yo me incluyo.
    Pero no es que hayamos cambiado por ser madres, porque hay otras madres que no han cambiado y siguen pensando como antes...
    A mí lo que me hizo reflexionar fue "cruzarme" con otras madres que planteaban las cosas de otros modo, esas locas del colecho y el teteo, jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Locas, locas!!! :D
      Supongo que conocer otras formas de vivir la crianza y sentir que encajan más con tu forma de ser es crucial.
      Muas!

      Eliminar
  9. Pues sí, mujer, autónoma y emprendedora, bastante jodido lo tendrá la pobre si es que no ha cerrado.
    Una cosa son las ideas preconcebidas que tengamos y otra la experiencia, que nos hace ver la vida de una forma completamente distinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Supongo que nos pasa continuamente, pero con la meternidad lo he vivido de una forma muy intensa, porque mi manera de pensar al respecto ha cambiado muchísimo.
      Besotes!

      Eliminar
  10. En mi casa decimos: Con que quieres acompañar el bocadillo de palabras?? coca-cola o zumito?? jajajajaj es para no atragantarte mas que nada jajaja.
    Cuando eres madre cambia muchisimo la forma de ver las cosas, tengo una compañera que se autodenominaba la peor madre del mundo (antes de tener hijos) porque decia que no se despertaria por las noches, que ella eso de tirarse por los suelos como que no... que no cocinaria verduras ni pures, que ella compraria potitos...
    Despues de tener a su hija ha engordado 4 kilos a base de comerse bocatas de palabras jajajajajaja!!
    Como cambia el cuento... señora de Feroz!!



    http://mirincondepensar-tika.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Qué buena tu amiga! Me gusta su evolución, porque muchas veces es al contrario, una cree que va a ser la madre ideal con los métodos más infalibles y con el niño más educado del mundo y...zasca! Ración XXL de patatas!!! (con zumito, jajajajaja!).
      Muas!

      Eliminar
  11. Si es que, como dicen por ahí, no se puede escupir para arriba. Jajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Me encanta esa expresión, es taaaan gráfica! Ecs! ;)
      Besotes!

      Eliminar
  12. Creo que eso nos pasa a todos con muchas circunstancias de la vida, pero me parece también un aprendizaje muy bonito. No imagino mejor madre para Peque que tú :)
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermosa, siempre sabes cómo alegrarme el corazón. :)
      Muas!

      Eliminar
  13. jajajajajaja, si es q hay cosas q hasta q no se viven... lo bueno está en verlo, q hay q gente q no lo ve
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hace la experiencia, jejejeje...
      Besotes!

      Eliminar
  14. Jajjaj Mo!!! Qué gracia, la verdad que si eso pon unas cuantas pataticas para mi también, que me da que me voy a comer muuuuuuchas!!

    Seguro que Peque lo ha pasado genial contigo en la consulta estos días :) Y tú también, pillina :).

    Muassssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, pues, ya que estoy te preparo una ración en un plis, jajajajaja!
      La verdad es que me encanta poder traerme a Peque. Así pasamos más tiempo junticos ;)
      Muas!

      Eliminar
  15. Muchas palabras me tragué yo también con cómo vivir la búsqueda de un bebé, es algo muy personal y hasta que no estás en ello no sabes qué te pide el cuerpo...y difícil de entender si no se pasa por ello. Pero seguro que con la maternidad te atiborras más aún a palabras y pensamientos... Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, a veces piensas que actuarás de una manera y luego lo que vives te lleva a hacerlo de una forma totalmente distinta...
      Un besote guapa!

      Eliminar
  16. Qué cierto!!! Yo con la maternidad he comido muuuchas patatas jajaja! Siempre me gusta leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, nos las cocinamos bien ricas y a disfrutar, jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  17. Si te digo yo las que me he tenido que comer con patatas... no me llega un post entero jajajajaajaj Yo siempre digo que la ignorancia es muy atrevida, y yo era muy, muy, muy ignorante ;) Por eso mismo suelo ser bastante comprensiva con las no-mamás y mirarlas con cara de "ayyy ya me contarás maja" jajajajaajajaja
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Lo cierto es que una no tiene ni idea de qué va esto hasta que está metida en todo el fregao...;)
      Besotes!

      Eliminar