jueves, 4 de julio de 2013

Pesadillas recurrentes


Estoy en clase. Ahora no sé qué asignatura toca. Busco mi carpeta con los apuntes y no la encuentro. Un gracioso ha cogido las carpetas de todos los alumnos y las ha desparramado por el suelo. Al borde de un ataque de nervios descubro que en realidad la tengo en la mochila...La abro y hay cientos de folios de asignaturas de las que no recuerdo haberme matriculado (¿historia de los reyes godos? ¿de verdad tengo que estudiar eso para ser veterinaria?). Me empiezan a entrar sudores fríos cuando soy consciente de que en dos días tengo examen. ¡¡¿¿¿Cómo voy a memorizarlo todo???!!

Otra versión. De pronto me doy cuenta de que no cursé una par de asignaturas en la facultad, con lo que no puedo ejercer. Me pregunto cómo carajo me han dado un número de colegiada si en realidad no estoy licenciada. Me da un chungo al darme cuenta de que estoy ejerciendo de forma ilegal.

Estas y otras díscolas pesadillas son las que rondan mis noches periódicamente. A Mr. X le pasó durante una época, pero ya quedó atrás. La carrera ha dejado más huella en mi cerebro que en el suyo, por lo visto...Aunque no me extraña. Él fue un alumno excelente, de esos que sacaban matrículas a gogó (¡matrículas!) y lo mío fue por otros derroteros. Al llegar a la universidad llegó también el primer ligue, que fue un fiasco, y me dejó piltrafilla total. Si a eso le sumamos las juergas que hasta entonces no había disfrutado por ser una niña güena, pues el drama académico está servido. Los dos primeros años de carrera fueron un tormento. Me costaba horrores aprobar. Hasta que me cansé y me puse las pilas, y todo fue mejorando (aunque llevé el retraso asociado a los dos cursos "perdidos"). Por suerte, las asignaturas chulas, las que a mí me gustaban (todas las de medicina de pequeños animales) se concentraban en los últimos cursos y para entonces ya había recuperado mi tónica de buenas notas.

De todas formas, de poco sirve todo lo que te hacen memorizar para un examen. Se te quedan algunas cosas, pero poquitas (y no digamos de las asignaturas que te resbalan, como economía agraria -qué tostón, por favor- o agricultura -me volví loca al tener que empollar la cantidad de proteína, hidratos de carbono y otros nutrientes de todas las semillas habidas y por haber-).

Recuerdo mucho las clases de un profesor en concreto. Es de los que conseguía atraparte con su discurso. Un día nos dijo: "Cuando acabéis la carrera lo que tenéis que tener en la mente es el índice de un libro. El índice incluirá lo esencial de lo que habéis estudiado, el resumen de todas las patologías. Eso es lo importante. Así, cuando se os presente un caso y aún os falte la experiencia de los años, recordaréis el índice, recopilaréis los datos, y en los libros de texto hallaréis la respuesta". Como molaba ese profe...

Hoy en día, aún trabajo como él nos decía. Si hay algún caso complicado, reúno en una lista todos los síntomas y pruebas, me siento en el escritorio y buceo un rato en los libros (no me extraña que me molen las historias de detectives, perseguir a un villano o a una patología no es tan diferente…). O llamo a colegas que tienen más experiencia que yo en un campo determinado y les pido que ejerzan de oráculo (ahí tengo que dar las gracias a Teresavet, ¡siempre dispuesta a echar una mano!).

Me viene a menudo a la memoria un instante vivido en una de las clínicas dónde hacía prácticas. Había una chica algo mayor que yo -ya licenciada- que tenía que hacer el seguimiento de un caso. Llamó a la propietaria y empezó a decir: "Hola, soy la veterinaria y blablablabla...". No sé porqué me quedé idiotizada mirándola preguntándome cómo sería el día en que yo pronunciase esa frase...Y con la tontería hace ya diez años que ejerzo.

Ya lo he explicado más de una vez, yo trabajo en un sitio muy pequeño y por lo tanto se podría decir que curro de veterinaria de "cabecera". Resuelvo los problemas más sencillos (o lo intento), y oriento a los propietarios para que acudan a donde pueden solventar los mayores. Pero la gente te acaba cogiendo cariño, y aunque vaya a un hospital para operar a su gato, la mayoría de las veces vuelve para que tú hagas las curas y el seguimiento. Y aunque el paciente si pudiese te usaría de diana de todas las inyecciones que le has puesto (con toda la razón del mundo), poco a poco te vas ganando un rinconcito en el corazón de su propietario. Porque te has convertido en "su veterinaria".

En fin, que empiezo haciendo un repaso de mis pesadillas y acabo poniéndome nostálgica. Si es que...

¡Feliz jueves!




24 comentarios:

  1. Feliz jueves también a ti guapetona!!! Jajaja yo también tengo la pesadilla de que me faltan asignaturas por sacarme!!!! Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que somos muchos los traumatizados con los exámenes, jajajajaja...
      Muas!

      Eliminar
  2. Yo ese tipo de pesadillas no tengo, pero últimamente sueño hasta con el trabajo!
    Desde luego es imposible no cogerte cariño, y para mi eres mi vete preferida!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje...gracias Traxi...Me encanta ser tu vete preferida!! :D
      Muuuas!

      Eliminar
  3. Creo que ya te he contado que mi cuñada, la hermana mayor de mi marido, también es veterinaria. Pero ella no se dedica a la clínica, desde que se licenció se apuntó a la bolsa de trabajo de la junta y se ha dedicado a animales mayores tales como vacas, caballos, cerdos, toros y ese tipo de animales, aprobó la plaza de inspectora de sanidad y ahora trabaja en una lonja. Hasta que la conocí a ella no sabía que los veterinarios pudieran dedicarse a otra cosa que no fuera curar a perritos y gatitos en la clínica. Me encanta tu profesión aunque desde que vi cómo un veterinari ole metía el brazo hasta el hombro por el ojete a caballo para mi perdió todo su encanto jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo descubrí muchas de las salidas de mi profesión al entrar en la carrera, yo iba con la idea de hacer clínica o dedicarme a la fauna exótica/salvaje. Lo cierto es que los veterinarios trabajan a muchos niveles. Y dentro de la clínica, me alucinó comprobar hasta que grado de especialización se ha llegado. Y cada vez más. Le hablas a la gente de oftamólogos que operan cataratas y casi ni se lo creen...
      Besotes!

      Eliminar
  4. Pues si sueñas con ello es signo de que tu trabajo ocupa un lugar esencial en tu vida.
    No me extraña, se nota que amas tu profesión, por tus palabras, por tu dedicación. Si estuvieramos más cerquita no dudaría que serías mi vete de confianza.

    Un besote y a seguir soñando....pero cosas buenas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guepetona, la verdad es que sí me gusta mi trabajo, aunque a veces reniegue de no permitirme conciliar, pero esa es otra historia...
      Muas!

      Eliminar
  5. A mí también me pasó que soñaba que no había acabado la carrera...jjajaja...veo que es más normal de lo que pensaba! Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se ve que sí, jajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  6. Mi amiga Virginia y yo aún soñamos que estamos en el colegio.
    En la próxima reunión de ex compis vamos a plantear públicamente la pregunta de si le pasa a alguien más.
    En la uni tmb me ha pasado, pero en el colegio muchísimo más. Y que repito y me quedan tela de años para salir de allí.
    Mi amiga sueña que está casada y con el hijo como ahora, pero que tiene que ir al colegio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso! Yo no recuerdo haber tenido ese tipo de sueños con el cole. Ahora, con la uni, es un no parar!!
      Ya me contarás si al resto de compis les pasa lo mismo!
      Muas!

      Eliminar
  7. Pues yo soy otra de las que sueñan que le faltan asignaturas para acabar... jiji... es cierto, estamos traumatizados... Si tuviera animales serías mi veterinaria favorita 2.0... jeje... y tal vez llegue a tener algún perro, porque le fascinan a mi peque, pero en mi minipiso no lo veo claro...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final decidís en familia tener un perro (y estáis todos convencidos), piensa que en la prote hay muchos que serían muuuuuuy felices en tu minipiso ;)
      Besotes!

      Eliminar
  8. Yo si en otra vida me reencarno en animalillo quiero que me cuides tú.
    En ocasiones, también veo asignaturas sin acabar en mis sueños. Ainsss.
    Feliz finde preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, estamos todas fatal!! Ya veo que es mucho más común de lo que creía!
      Que pases un finde estupendo corazón!

      Eliminar
  9. Jajaja. Lo de tus pesadillas me ha matado aunque tengo que reconocer que yo sueño con el trabajo casi cada noche. De hecho, hay veces que he dado con la solución a un problema mientras soñaba. Jajaja.

    Y a los veterinarios se les coge cariño. Bueno, os lo cogemos los propietarios de las mascotas. Como bien dices, el verdadero paciente no os suele tener demasiada estima. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah si??? Yo también sueño alguna vez con el curro, pero no mucho. La facultad se lleva la palma, jejejeje...Aunque eso de encontrar la solución en los sueños es lo más, yo quiero!!
      Menos mal que los propietarios nos tratáis con cariño :)
      Muas!

      Eliminar
  10. Mi pesadilla recurrente es que me voy de viaje y no tengo nada preparado, ni la maleta, ni encuentro el billete, no llego a tiempo... en fin.

    Respecto a lo que cuentas, yo te puedo dar mi punto de vista desde el otro lado, como dueña de mascota y te diré que nosotros a "nuestros" dos veterinarios de cabecera les adoramos. Además, como hemos tenido tantos bichejos y todos adoptados o rescatados, ellos son super enrollados con nosotros y nos tratan genial en todos los sentidos.

    De cualquier forma, cómo se nota cuando das con gente a la que le gusta su trabajo!!

    Un beso guapita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual he tenido alguna pesadilla de las que comentas antes de un viaje importante, pero así, en general, con los exámenes ya tengo suficiente!
      Estoy contigo, dar con gente a la que le mola su curro es genial. Y desde mi punto de vista, dar con propietarios enrollados y cariñosos, también!
      Besotes!!

      Eliminar
  11. Yo la última pesadilla que tuve fue con mi cuñada. Que a raíz del blog nos hacíamos amigos y casi íntimos...
    Que mal lo pasé, uffff, suerte que desperté y nuestra relación volvió a la normalidad, es decir, inexistente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaaaaajajajajaja!
      Aix, Moi, qué risa tu comentario, jajaja! Si es que...
      Muas!

      Eliminar
  12. ¡yo también sueño eso!
    Me llaman de secretaria y me dicen que hubo un error y que nunca aprobé Cría y Salud. .. traumatico
    También se me atravesaron Agricultura y la Toxi.
    Y me puedes preguntar todo lo que quieras ¡barra libre!
    Un beso gordo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué nos hicieron en la facultad para dejarnos tan taradas? Jajajaja!
      Millones de gracias guapísima, ya sabes que yo te tomo la palabra muy en serio... :D
      Besototes!

      Eliminar