viernes, 27 de enero de 2012

Amiga A, amiga E

Cuando empecé a escribir el blog sólo se lo conté a tres personas: Mr. X, mi amiga E y mi amiga A. Tenemos un grupito de amigas fantástico, a todas las quiero muchísimo, pero E y A son especiales, y por eso no pude resistirme a explicarles mi aventura bloguera. Mr. X me lee muy de vez en cuando, porque es un despiste humano y tiene mil cosas en la cabeza. E es tres cuartos de lo mismo (se nota que los dos son piscis, ¡jajaja!). A me lee con asiduidad, y se ha aficionado a vuestros blogs a través del mío.

Ya expliqué mi historia con Mr. X, así que hoy toca agasajar a mis lovely friends.

Amiga E

Nos conocimos en el instituto, con catorce años. Yo entonces era muy tímida, me costaba un poco relacionarme con los demás. Llegué a ese instituto porque estaba cerca de casa y nos habían hablado muy bien de él, pero la enseñanza era casi por completo en catalán, y a mí me daba cierto canguelis. En casa siempre hemos hablado castellano, y el catalán para mí era poco más que una asignatura. No lo hablaba con fluidez, no conocía sus dichos, sus expresiones coloquiales...Y era una complicación extra.

Los primeros días no hablé con nadie. Iba a clase, tomaba apuntes y volvía a casa. A la hora del almuerzo me quedaba en el aula o me sentaba en alguna esquina. Y observaba a mis compañeros. Viéndolo hoy desde fuera debía dar una impresión bastante freaky (y sé que muchos tenían ese concepto de mí). Había tres chicas que me llamaban la atención (E, M y V), y un día, sin mediar palabra, cuando ellas aprovecharon el descanso para ir a dar una vuelta fuera del instituto, simplemente me acoplé a ellas. Y creo que no abrí la boca, jajaja...Madre mía, lo que debieron pensar de mí (bueno, lo sé porque se descojonan vivas cuando lo recordamos). Al segundo día ya debí empezar a interactuar un poco, y así cada día algo más. Y les caí bien (menos mal, sino mi escasa autoconfianza de teenager se hubiera desparramado por el suelo).

Con E conectamos enseguida. En aquella época nos flipaban los temas paranormales, y conocer por fin a alguien que no te mirase raro cuando sacabas el tema fue un descubrimiento. Recuerdo especialmente una excursión en autobús a vete tu a saber qué pueblo recóndito, en la que nos pasamos el rato hablando de vidas pasadas. Y hablar con E no tiene fin, ¡porque tiene una cuerda la tía! Cuando hablábamos por teléfono mi padre me tenía que avisar tres y cuatro veces de que colgase (a la quinta ya entraba en plan torbellino en la habitación y yo le soltaba lo de: "Pero Papá, ha llamado ella, ¡paga ella!"...jajajaja, ese argumento no le convencía, aunque después de dos horas -no exagero- cotorreando, no me extraña).

Algunos veranos los padres de E me invitaban a pasar unos días con ellos en el pueblo, y eran unas vacaciones geniales, de playa, helados, paseos por la feria, cotilleos hasta la madrugada...

Cuando llegó la hora de escoger una carrera, E tenía claro que quería ser veterinaria. Yo no sabía por donde tirar, me gustaban muchas cosas, pero de oírla hablar del tema me pilló el gusanillo y también elegí Veterinaria como primera opción. Cosas de la vida, E cambió de opinión y empezó Física, pero con el tiempo acabó harta de tanto átomo y tanta partícula, y consiguió entrar en Veterinaria cuando yo hacía tercero. Acabó la carrera, y ejerció un tiempo, pero E es un alma inquieta, y durante estos años ha ido estudiando mil cosas más, nunca puedes imaginar cuál será su próximo trabajo.

Nuestra amistad ya estaba afianzada, pero compartir años de carrera aún nos unió más. Y siempre ha estado ahí, aunque viviese en Costa Rica, el Caribe o Inglaterra (sí, ha estado en todos esos sitios).

El año pasado cuidó de Peque todos los viernes, y cada vez que está pachucho o tengo un imprevisto, acude para cuidarlo. Y me encanta verlos juntos.

La semana que viene E empieza una nueva aventura. Ha conocido al hombre de su vida (ella lo cree así, y a mí me da que también), y se marcha a vivir con él a su tierra durante una temporada. Estoy feliz por ella, pero ya la echo de menos.


Amiga A

La conocí cuando empecé Veterinaria. Mis comienzos siempre son difíciles, y creo que al principio, para variar, iba mucho a la mía. Me había fijado en A, pero ella siempre iba con una amiga a la que conocía previamente.

Un día, haciendo cola en copistería para hacernos con los tochos de apuntes de anatomía, comenzamos a hablar. Primero de algo trivial, ni lo recuerdo, pero resulta que las dos estábamos en un momento sentimental delicado, y no sé cómo acabamos sentadas en un banco contándonos las penas. Lo recuerdo como si fuese ayer mismo, y han pasado dieciocho años. ¡Dieciocho! Qué fuerte me parece...Es curioso, siempre que evoco un recuerdo, me veo a mí misma desde fuera. Es decir, pensando en A y en mí aquel día me veo como una espectadora externa, como si yo estuviese de pie a unos pocos pasos observando a esas dos chicas, la de pelo rizado y largo y la morenita de melena oscura y lisa, las dos mirando al horizonte, tristes por sus desventuras amorosas y con el sol inundando toda la imagen. Sin saber que en ese instante comenzaban a ser inseparables.

Mi amiga A vive en una población a unos cien kilómetros de la mía, siempre ha sido así y me he acostumbrado a no tenerla cerca. Pero aunque no nos llamemos o nos veamos a diario, sabemos que la una está en los pensamientos de la otra.

Somos muy distintas, a A no le gusta el contacto físico, cuando me da dos besos para saludarme lo hace rapidito y enseguida pasa a lo siguiente (con E nos pasamos el día sobándonos, jajaja, somos muy besuconas). Ahora me ha venido a la mente (lo tenía olvidado), ¡que en la Facultad algunos creían que A y yo éramos pareja! Menos mal que a ella no le gustan los achuchones, ¡sino no sé que habrían pensado! Cuando murió mi madre, A vino al entierro y estuvo conmigo en casa. Recuerdo un momento en el que me senté a recoger algo del lavabo y era un frasquito con una crema de mi madre con la que yo le hacía masajes. Al darme cuenta de lo que era me eché a llorar. Y A vino y me abrazó. Un abrazo de un amigo siempre reconforta, pero la sorpresa de sentir el contacto físico de A me animó mucho más...

Cuando estoy con A, no sé por qué, suele salirme la vena cómica y lo bueno es que creo que soy realmente chistosa, ¡jajaja! (eso debería decirlo ella, lo sé, pero yo creo que se parte conmigo cuando tengo el día inspirado).


En fin, espero que lean esto (E no lo creo, estos días va de culo, A es bastante probable), porque en definitiva, es mi declaración de amor, ;)


Buen finde!


PD: Mis amigas, aparte de maravillosas, son brujas. Mientras escribía esto E se ha pasado a verme y A acaba de llamarme por teléfono...No te digo yo...

15 comentarios:

  1. Esas amigas que son como hermanas. Me ha encantado tu post!! me ha hecho pensar en las mías: B y M, que también estaremos siempre unidas por un mágico hilo invisible por muchos kilómetros que nos separen. Por cierto, que yo soy piscis y te leo todos los días ehhhh!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita es la amistad, qué bonita esa gente que sin ser de tu familia, las quieres como si lo fueran!!

    Me ha encantado el post....tienes mucha suerte de tener unas amigas así y ellas de tenerte a tí!!!!!

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Que historias tan bonitas! Y ellas también son amigas entre si? Seguro que las 3 lo pasáis como enanas.

    Ya de paso quiero desearle muchísima suerte a tu amiga E., que veo que es muy valiente :-)

    Por cierto, yo también soy piscis!

    Muchos besos sister!

    ResponderEliminar
  4. Que amigas tan buenas!
    Yo ahora también tengo muchas especiales, pero cuando iba al instituto NI UNA! Tenía con quien ir en los recreos pero cada una iba a.su bola, entre ellas eran amigas porque iban a la misma clase y tenían amigas comunes, pero con los novios y todo apenas estábamos juntas. Ahora las tengo un cariño especial! Y suelo verme con B y L, bueno mi historia con amigas da para contarlo en una entrada! jajajajaja
    No se como te atreviste a acoplarte! jajajajajaja
    Mil millones de besos

    ResponderEliminar
  5. La amistad es de lo mejor que nos da la vida, lo difícil es cuidarla y mantenerla durante tantos años. Yo he tenido que esperar más para lograr amigos tan grandes como tus dos chicas. Y como dices, aunque vivas lejos, la conexión existe.

    ResponderEliminar
  6. Unaterapeutatemprana, sí, son como hermanas. ¡Estoy descubriendo que tengo imán para los piscis, jajajaja! Gracias por leerme guapetona (a mí también me tienes enganchada a tu blog). Besos!

    Jeza Bel, en mi caso, mis amigas son mi familia, sin lugar a dudas. Besotes!

    Drew, sí, ellas dos también son muy buenas amigas, y las tres hacemos una combinación explosiva, ¡jajaja! Si E no lee la entrada le retransmitiré tus buenos deseos (vaya si es valiente...). O sea que eres piscis, ¿ehhh? Debería haberlo imaginado...Besote sister!

    La mamá de Pía y Beltrán, tuvimos suerte de encontrarnos, aunque no es de extrañar porque teníamos una forma de ser muy distinta al resto de la clase (vaya, que era un cole bastante pijo y nosotras de pijas ná de ná...). Lo de mi atrevimiento, no sé decirte, a veces me posee un morro para hacer según qué cosas que no sé de donde sale...¡jajajaja! ¿Tienes blog ? Lo digo por lo de contar lo de tus amigas en una entrada...Si no lo tienes, ¡anímate! ¡Besos!

    Mama mimosa, mis amigas llegaron en ese momento, y cuando las ciscunstancias nos han separado hemos sido muy conscientes de que teníamos que cuidarnos (tenemos otra amiga a la que quiero mucho que ha vivido en USA durante varios años y ahora vive en Inglaterra, y seguimos hablando por Skype y quedando cada vez que viene por aquí...ella -y las demás amigas de mi grupo- también se merece una entrada, otro día más, jejeje). ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  7. No, no tengo blog pero me están animando a hacer uno. Especialmente Paula, ddel blog 'La mama de Pía y Pepa' y Mamen de ' Mamá estilista' dos blogs que te los recomiendo!
    Muchas gracias por responder cada comentario, que ilusión me hace!
    Un besazo, Olivia

    ResponderEliminar
  8. desde hoy tienes una seguidora mas te paso nuestros blogs por si quieres seguirnos y hacernos una visita de vez en cuando, si quieres que enlacemos tu blog desde el nuestro y viceversa solo tienes que comentarnoslo.
    http://lazosbebes.blogspot.com
    http://regalosparabodasbautizosycomuniones.blogspot.com
    Tambien puedes buscarnos en facebook poniendo lazos bebes (aparecera la muñequita de nuestro logo y puedes solicitarnos amistad)

    ResponderEliminar
  9. Que entrada taaaaan bonita!!! Me ha encantado como has descrito a tus dos amigas, parecen dos personas maravillosas! Tienes una suerte enorme de contar con ellas pero estoy segura de que ellas se sienten muy afortunadas de tenerte. Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué bonita entrada!!!
    Me has dejado asombrada, de super tímida a super tímida, que cogieras fuerzas para acoplarte, aunque no pudieras ni abrir la boca, jejej.
    Sin duda ha merecido la pena.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. La mamá de Pía y Beltrán, pues ya sabes, yo también te animo a escribir uno, ¡es terapéutico y conoces a un montón de gente genial! ¡Besos!

    Lazos bebes, ¡bienvenida al blog!

    Maria, creo que las tres nos sentimos muy felices de contar con las demás, ¡gracias por tus palabras, guapa! ¡Muas!

    Trax, soy una tímida atípica, porque a veces me dan puntos como ese, ¡jajaja! ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Menuda entrada¡ Claro que por lo que cuentas tus amigas la merecen¡ jejeje. Es una maravilla tener amigas asi.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Annie, ¡mis amigas se merecen esto y mucho más! Son unos soletes de verdad...¡Besos!

    ResponderEliminar
  14. Geniales tus amigas y la relación que tenéis, dice mucho de tí!
    Me ha encantado eso de "ha llamado ella", lo hemos hecho todas !pobres padres sufriendo por la facttura de teléfono!

    ResponderEliminar
  15. Nenica, lo del teléfono era una batalla diaria con mi padre, ¡jajajaja! Y anda que no llevaba razón...Gracias por pasarte,guapa! Muas!

    ResponderEliminar