martes, 2 de octubre de 2012

Aventuras en el Zoo: Preparando el viaje


Echando la vista hacia atrás, es curioso ver cómo un momento concreto de tu vida ha sido determinante para gestar una ilusión y emprender un periplo alucinante.
En este caso, el momento fue un seminario de la asignatura de medicina de animales exóticos. Como buena amante de los animales, siempre he disfrutado con los reportajes sobre leones, elefantes, jirafas y gorilas. Y como buena veterinaria, los documentales sobre colegas de profesión que ejercen en reservas y zoológicos del mundo entero siempre me han enganchado.
Mi idea romántica de la veterinaria era irme a África y ejercer en alguna de esas reservas.
El caso es que como en la Facultad de mi ciudad mucho bicho salvaje no se ve, decidí apuntarme a esa asignatura para familiarizarme un poco con la medicina de animales raritos.

Vuelvo al seminario. No recuerdo sobre qué trataba, pero el profesor nos dijo que teníamos un invitado de lujo, un veterinario del Zoo de Nueva Orleans. Allí, sobre la tarima, se nos presentó el que a partir de ahora llamaré Dr. B. Medio gringo, medio mejicano, el barbudo Dr. B me tuvo las dos horas que duraba el seminario atrapada con su charla. Nada de peroratas aburridas sobre la enfermedad X... El Dr. B se trajo un Power Point alucinante con fotos de casos clínicos de los animales que atendía en el zoo y nos animó a participar preguntándonos qué creíamos que era aquello que provocaba ceguera en la gacela, o porqué mermaba el pico de aquel loro extravagante...Absorta me tenía.
Cuando finalizó la sesión me inventé una pregunta absurda para asaltarlo y charlar un rato más con él (en concreto, creo que le pregunté sobre los antídotos para serpientes venenosas, aunque en esos momentos poco me imaginaba que tan sólo unos añitos más tarde tendría que conocer a la perfección los protocolos de uso de antitoxinas al tener que atender a una sibilante mamba verde...). Él me dijo que rastrease información en un buscador relativamente nuevo de la red que iba muy bien para temas médicos (sí, amiguitos, me estaba hablando de Google, que por aquel entonces aún estaba en pañales).
Ahí quedó la cosa.

Un tiempo después, mi aventurera amiga E (veterinaria también), tras una estancia en un país centroamericano decidió aprovechar el tiempo y volar a Nueva Orleans. Como la experiencia americana le trajo más de un quebradero de cabeza y no tenía contactos allí, le sugerí que se pusiese en contacto con el Dr. B. Él, que es muy majete, le dejó hacer prácticas en el zoo unas semanas y eso me sirvió de enlace para solicitar formalmente un "preceptorship" (o estancia) en el zoo.

Rellené montones de papeles y lo envié todo. La lista de espera era de casi dos años, así que viendo que aquello podía llegar en el momento menos oportuno, lo dejé de lado. Muchos meses después, cuando me quedaba una asignatura para acabar la carrera, consulté con el Dr. B cómo andaba mi solicitud y para mi sorpresa me dijo: "Ya tienes plaza asignada, te vienes en agosto". Faltaba medio año justo.

Llevaba años soñando con ese viaje. Iba a cruzarme el mundo yo sola. Iba a tener que hablar en un idioma que no dominaba y buscarme la vida sin la ayuda de mis padres, que siempre habían estado a mi lado para guiarme y echarme una mano. Previamente, incluso había soñado con encontrar al amor de vida allí, porque lo que es en mi tierra, pocos amoríos había tenido. Pero cosas de la vida, para tener más conocimientos de cara a la estancia, empecé a trabajar algunas horas en la clínica de Mr. X, y cuatro meses antes de irme, empezamos a salir juntos.

Recuerdo a la perfección el día que nos fuimos al aeropuerto. Mis padres y Mr. X me acompañaron. Cuando crucé el arco de seguridad, a pesar de la pena por dejar a mi recién estrenado churri y a mis padres con el moco colgando, la sensación de ser por fin la aventurera que siempre había querido ser me tenía exultante.

Destino: New Orleans.



41 comentarios:

  1. Que de adrenalina!
    me encanta esta sensación de que todo se puede conseguir, que hay que intentarlo!
    un hurra por los valientes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Yo no me tengo por muy valiente, la verdad...Pero es que estaba muy motivada! ;)
      Muas!

      Eliminar
  2. wow.. es como leer una novela por capítlos.. nos has dejado expectantes.. habrá más sobre Nueva Orleans ?? :)

    ResponderEliminar
  3. Tienes que hacer una entrada sobre la mamba verde, ¡estoy expectante!
    No hay nada más gratificante que poder cumplir los sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una de las anécdotas más divertidas...
      Y tienes toda la razón ;)
      Besitos!

      Eliminar
  4. Madre mía, yo quiero el siguiente capítulo pero ya!!! no iba a leerlo aquí en el curro por si tenía que reírme hacerlo libremente, a carcajada limpia!! pero nena, me han podido las ganas!!
    Venga, venga el siguiente yaaaaa! =)
    Ay, qué lástima dejar a tu churri y encima con tus padres, el morreón final debió ser controlado!! (qué básica que soy!!)
    Besitos Mo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...con un poco de suerte colgaré un capítulo a la semana, así no os empacho y os quedan ganitas de más...
      Y no recuerpo morreo, supongo que por lo de mis papis y porque iba nerviosa perdida...pero a la vuelta, entonces sí! ;)
      Besotes!

      Eliminar
  5. ay que bien suena!!! Quiero más!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sister! Ya llegará! (espero...)
      Muas!

      Eliminar
  6. Qué buena idea que saliera el tema del zoo y te hayas animado a contarnos, porque tiene una pintaza!!. Me ha encantado el primer capítulo!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, y si te soy sincera, muchas veces he querido escribir sobre el zoo, ahora que tengo un grupo tan selecto de lectores, cómo para no hacerlo!
      Besos!

      Eliminar
  7. Qué valiente!!!! nos has dejado con la miel en los labios. ¿Para cuándo el antídoto?...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm, quizás tres o cuatro capítulos, jajaja!
      Besos!

      Eliminar
  8. Qué pasada nena!!!!sabes que eso era lo que mi marido quería estudiar? Pero sus padres le convencieron de que mejor informática.....se arrepiente todos los días, como me toque la loto le pongo a estudiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una putada no poder estudiar lo que te gusta...Yo estaba entre arte dramático y veterinaria, jajajaja! A mis papis lo del cine les preocupaba un poco, pero decidieron apoyarme con lo que eligiese. Al final quise probar qué tal se me daban los bichos y me gustó mucho. Pero reconozco que hay gente con más vocación que yo. Yo soy más bien rollo renacentista, me mola un poco todo, jajaja!
      Besos!

      Eliminar
  9. Me tienes en ascuas a mí también...
    la verdad es que cuando pillas a un conferenciante interesante, te irías al fin del mundo para seguirlo.Impaciente me dejas... qué miedo, una bamba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, hay gente que tiene una capacidad de contagiarte tu entusiasmo que es una pasada...
      Besotes!

      Eliminar
  10. oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo, me encanta! Me quedo a la espera de la siguiente entrega, a ver si voy menos pillada de tiempo.
    Un besazo y enhorabuena por lanzarte tras tu sueño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste!
      Sí, en esa ocasión me lancé a base de bien y valió la pena ;)
      Besos!

      Eliminar
  11. Ay, de verdad, que envidia más sana me has dado. No he tenido la suerte de estudiar una carrera que me entusiasmara, la terminé y punto. Por eso cuando me hablan o leo experiencias y prácticas, y además fuera de España y de los tuyos me crecen bastante los dientes...y tengo la sensación de haber perdido ese tren.

    Me ha encantado, cuenta más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta creer que siempre estamos a tiempo de coger el tren..(lo digo, pero después soy la primera en buscar obstáculos...).
      Yo estudié veterinaria más por curiosidad que por auténtica vocación, pero no me quejo, podría haber sido mucho peor.
      Ya contaré, ya...
      Muas!

      Eliminar
  12. Supongo que vas a seguir relatando, no? Que envidia que me has dado (pero de las buenas eh)

    Sabes lo bueno que tiene blogger, que conoces a personas super enriquecedoras y que te hacen salir un poquito de este mundo tan gris a veces

    Sigue contando, por favorrrrrrrrrrrr

    La Alpaca se despide con:

    Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina

    Autor: Gilbert Keith Chesterton

    Mooogggaaaksrfff


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esta estupenda acogida, por supuesto que seguiré ;)
      Y estoy contigo, el blog me ha descubierto cosas estupendas. Y por cierto, tú eres una de esas personas que te saca de un días gris, tienes un arte! :)
      Besotes!

      Eliminar
  13. Presiento que esta sección me va a encantar así que síguenos contando, que me he sentido contigo en el aeropuerto. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Buff, me has puesto los dientes largos! Ya te comenté que mi vocación frustrada ha sido trabajar en un zoo, así que, imagínate la envidia que me das!
    Estoy deseando que nos pongas más capítulos!!
    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te puedo acercar un poco a ese mundillo me doy por satisfecha. Y por cierto, nunca es tarde, quizás podrías replanteártelo! ;)
      Besos!

      Eliminar
  15. Que envidia me has dado!!!!! YO tb espero mas capitulos. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias London! Espero que os sigan gustando!
      Muas!

      Eliminar
  16. Jooo que envidia....pero de buen rollo!jeje. Sigue contando...
    Estoy con siempre positiva, me encanta este mundo y todos vosotros!! Me alegro de haber conocido tanta gente tan enriquecedora!! y siento no poder responder a todas...no doy!jeje

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que por aquí se hacen muy buenas migas, jejeje...
      Tú tranquila mujer, se llega a lo que se puede y punto, faltaría más!
      Besotes!

      Eliminar
  17. que chuliii, esperamos más..ponte a escribir,jajaja
    Ahora leeré las 3 ultimas entradas que tengo atrasadas,voy patrás como el cangrejo....

    ResponderEliminar
  18. Guauuuu que guay!!! quiero saber mas!! que interesante Mo!!! que linda eres! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, me encanta que te guste María! Tengo ya ganitas de escribir el próximo capítulo!
      Besotes guapetona!

      Eliminar
  19. Ansiosa me has dejado de seguir el proximo capitulo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, jejejeje...A ver si la semana que viene lo puedo publicar!
      Muas!

      Eliminar
  20. Me has hecho recordar un momento parecido. Yo también di un salto de esos solo que me despidieron mi familia y amigos, al churri lo había dejado volar libre porque era lo mejor y así ha sido. En mi destino conocí al que hoy es mi marido y padre de mi pequeñín ;)
    Me gusta recordar ese viaje y todas las sensaciones que viví. No sabes cómo te entiendo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que me entiendes, entonces. Y más si allí se forjó una parte vital de tu existencia.
      Besos!

      Eliminar