martes, 18 de septiembre de 2012

La entrada prometida


Queda muy peliculero, ¿verdad? Pues nada, que aquí estoy para explicaros por fin mi experiencia en...la casa encantada. Que conste que aunque suene a coña, cuando yo vivía allí no me hacía ni puñetera gracia, pero vamos al lío.

Allá por 1984 mis padres, después de visitar muchos pisos, decidieron alquilar un ático enorme en una calle grande y concurrida de mi ciudad. Yo, que hasta entonces había vivido en casa de mis abuelos, donde éramos de media unas ocho personas en algo menos de sesenta metros cuadrados, me sentía como en un parque de atracciones.
Lo de dormir sola no me hacía mucha gracia, pero me alucinaba tener una habitación exclusivamente mía. Era un dúplex gigantesco (o eso me parecía a mí...; no, no, realmente era inmenso) y creo que los primeros años no noté nada raro. No recuerdo cuando empezaron las cosas extrañas, imagino que fue progresivo. Estabas tomando un zumo y cuando te girabas, al ir a coger el vaso estaba unos centímetros más allá. Leías en silencio en un rincón y te parecía oír pasos en el piso de arriba cuando sabías que no había nadie. Estabas concentrada en algo, te girabas porque estabas convencida de que detrás de ti había alguien y descubrías que estabas sola. Ya lo sé, todo muy trillado, muy de peli mala de miedo o de autosugestión. Pero cuando ocurre un día tras otro, es como para que le bailen las neuronas a una.

Debo decir que mi padre no notaba absolutamente nada. Sólo nos ocurría a mi madre y a mí. Y tratábamos de no hablar mucho del tema para no coger más miedo y paranoias.

Lo que empezó siendo muy sutil, pasó a ser algo más "físico". Un día mi madre me llamó algo descompuesta y me preguntó si había estado jugando con una bolsita en la que guardaba mis dientes de leche. Le dije que no. Me llevó a su estudio y vi que en su paleta de colores estaban dispersas las mitades de mis dientes. Las otras mitades estaban en la bolsa. Yo no había sido. Ella no había sido. Mi padre no había sido. Podemos buscar explicaciones mil, quizás alguna sea cierta, pero más allá de los sucesos, lo que a nosotras nos preocupaba era lo que sentíamos. Y estaba claro que allí sucedían cosas que no eran normales.
Yo me acostumbré a vivir notando que alguien me miraba desde las escaleras. Mi madre también lo notaba en el mismo sitio. Ella llegó a sentirse mal, porque no podíamos exteriorizar nuestra angustia con casi nadie, se lo tomaban a risa.

Durante una época los "fenómenos" fueron constantes: cambios de sitio de cosas cotidianas, ruidos anómalos y la presencia continua de algo que nos agobiaba. Había una cosa que a mí me acojonaba en particular. Teníamos dos teléfonos. Uno arriba de rueda (así de antigua soy...) y otro abajo de teclas. Cuando alguien marcaba un número con el de rueda, se oía un ra-ta-ta-ta-ta en el de abajo. Lo malo es que a veces sonaba el de abajo cuando arriba no había nadie...

En fin, algunas cosas más sucedieron, pero todo es más de lo mismo. Curiosamente, en los últimos años o meses, tanto mi madre como yo decidimos "cohabitar" con aquella presencia de forma más amigable. Así, si en algún momento no encontrábamos algo, le pedíamos ayuda, y le hablábamos como a una persona más. De desquiciados, pero ayudó, y al final incluso me supo mal mudarme (habitamos ese piso cerca de ocho años).

Cuando ya no vivíamos allí muchos amigos nos confesaron que la primera vez que pisaron la casa notaron algo chungo, así que no fuimos sólo mi madre y yo (y más de uno rehusó a quedarse a dormir porque le daba canguelis...).

Al mudarnos a nuestra nueva casa yo estaba asustada hasta el tuétano, porque mi habitación quedaba en el piso de abajo y la de mis padres en el de arriba, y me daba miedo que todo se repitiera. Para nuestra fortuna, nunca más –¡toco madera!- he vuelto a sentir nada parecido en ninguno de mis hogares (y además mi madre tuvo una especie de visión de buen augurio en su primera noche allí, con lo que se relajó y me dijo que ya podía quedarme tranquila, que estaríamos bien...). Que fuera así me dice que lo que notábamos no era historia nuestra, sino de la casa. Y otra cosa he aprendido. Creo que los niños son más sensibles a ciertos prodigios, como quizás lo era yo entonces. Si un niño que habitualmente es tranquilo, de repente siente una aprensión extraña en algún lugar, creo que hay que escucharle y sobre todo no ridiculizarle. Quizás es algo propio de las inseguridades de la edad. O quizás no.

Por último os diré que periódicamente sueño con esa casa. Puedo estar meses sin ninguna pesadilla, y de pronto me veo encerrada en el piso, queriendo escapar de su influjo y sabiendo que no podré abrir la puerta para salir...

¿Qué? ¿Acojona o no acojona?

46 comentarios:

  1. Vaya si acojona!! Cuando he leido lo de los dientes, se me ha caido un usb que tenía en la mano, del susto!!
    Porque a mi eso de notar alguien en mi espalda me pasa cuando estoy muy cagada, pero... aayyy que hoy voy a tener pesadillas!!
    Como aguantastéis ocho años???
    Menos mal(por decir algo), que tu madre también lo sentía y no pensó que era una chiquillada.
    Besos temblorosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Qué bueno lo del USB! Aix, nena, ahora me río, pero entonces...De todas formas, no fue continuo, y al final lo llevábamos bastante bien ;)
      Mas!

      Eliminar
  2. C O M O E S C A R P I A S!!!!
    Me he tenido que girar varias veces...es que soy muy cagá, las cosas como son.
    La verdad es que parece de peli de miedo...y cuando todo el mundo repite experiencias semejantes, no será tanta locura el pensar que es posible que exista algo...somos energía al fin y al cabo...y poco sabemos, muy poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, sabemos muy poco de ciertos fenómenos. De lo que no me cabe duda es que existir, existen. ¡Doy fe!
      Muas!

      Eliminar
  3. Menos mal que te he leído ahora, lo llego a hacer esta noche... uffffff
    Un amigo mío vivió en una casa antigua. Los cuadros aparecían descolgados de vez en cuando. Y él vivía solo... Hablaba de lo mismo, de la "cohabitación"...
    Yo no aguanto en un sitio así ni medio minuto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al final uno ha de hacer algo para no volverse tarumba...Y "cohabitar" es una buena solución, donde caben tres, caben cuatro ;)
      Besos!

      Eliminar
  4. Que si acojona... un monton!!! Para rato me quedo ocho años en esa casa... con lo miedica que soy... no habiendo otra solucion tomastes la decision buena, involucrarlo a vuestra vida... pero no deja de ser de locos. Espero no soñar esta noche!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo creo que de sentir algo parecido me mudaría de inmediato, pero claro, a veces las cosas no son tan fáciles...
      Que sueñes con los angelitos!
      Un beso!

      Eliminar
  5. Ay que miedito¡¡¡Y ocho años estuvisteis alli? No os dió por investigar si se había muerto alguien allí? Aunque mejor que no, que acoj.. más¡
    Estoy contigo con lo de los niños, nadie ha visto como de repente un niño mira hacia algo donde no hay nada y se pone a reir o se queda mirando fijamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa parte me la he saltado porque no sé los detalles, pero sí, sí murió alguien allí.
      Y los niños ven muchas cosas...
      Muas!

      Eliminar
  6. Uffff. Sí que acojona... Lo de los dientes ha sido el sumum (y lo del teléfono me ha llamado mucho la atención también). La verdad es que esa sensación es muy difícil de explicar a alguien que no lo ha vivido. Esa cosa de sentirse observado o de repente notar que no estás solo... Es muy raro y pone bastante nervioso, la verdad. Por otra parte, pienso que cuando te han pasado unas cuantas cosas a a las que no encuentras explicación, tu subconsciente te hace ver y sentir todavía más cosas. Es decir, que entre lo que puede haber y lo que rellena nuestra propia sugestión, es para volvernos locos...Gracias por la entrada!!! Estaba deseándola. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, guapetona, os la debía!
      Estoy de acuerdo contigo, el subconsciente hace mucho (y de hecho, hay cosas que recuerdo de la casa que creo que son fruto de ese miedo, me he limitado a explicar lo que considero más "objetivo").
      Sea como sea, a mí allí no me pillan otra vez :)
      Besotes!

      Eliminar
  7. Acojona, sí, sí, sí... lo curioso es que tu padre no sintiera nada.. me llama mucho la atención. Eso sí, creo que tu madre y tú sois unas campeonas por aguantar tanto tiempo y me ha encantado eso de aprender a convivir con el "espiritú"?... y lo de pedirle cosas me ha parecido lo más!! jeje. Llámame rara a mí también pero acabo de tener una visión de una Mo chiquita jugando con un espíritu... ¡que bueno!
    Gracias por el relato, menos mal que estoy en la oficina!!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, creo que si mi madre me pilla jugando con "aquello" le da un algo!
      Pedirle cosas se convirtió en un entretenimiento. Algo había que hacer para romper el hielo! ;)
      Muas!

      Eliminar
  8. Anda que lo que no te haya pasado a tí!!!
    Yo soy un poco escéptica con todas estas cosas, pero recuerdo que de pequeña hubo una época en que me aterrorizaban las brujas, las calaveras y pasar por cualquier lugar oscuro! (vamos, lo normal!)
    Me ha encantado que al final os hicierais amigas del "espíritu" o lo que fuera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy de lo más peculiar, jajaja!
      Yo he pasado por fases escépticas, pero al final tengo que reconocer que algo me dice que no todo se ve con los ojos ni se entiende con la mente.
      Besotes!

      Eliminar
  9. Acojona, tenía que haber leído tu entrada cuando no estuviera sola en casa... ay que miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es como ver una peli de miedo por la noche...Una mala idea! Jajajaja!
      Un beso!

      Eliminar
  10. ¡¡jo que miedo me ha entrado¡¡ yo siempre he respetado mucho esas cosas y me da pánico vivir algo así, me alegro de que todo eso forme parte del pasado y que lo hayas llevado medianamente bien, que chungo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, yo también me alegro de que quede en el pasado, para qué decir lo contrario!
      Besotes!

      Eliminar
  11. Vaya si acojona!! Con lo supercagueta que soy yo, no sé cómo aguantásteis ocho añazos!!!
    Un beso y me alegro de que no te haya vuelto a pasar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego hoy en día no me veo aguantando el tipo tanto tiempo, pero entonces lo llevamos relativamente bien ;)
      Muas!

      Eliminar
  12. Flipo con lo de los dientes, a mi me hubiera dado un algo... Eso si, lo del teléfono tengo que decir que también me pasaba a mi en casa de mi abuela: El de rueda en la cocina, el de botones en el salón. Si marcabas en el de botones se escuchaba en el otro.. Claro que la casa de mi abuela tampoco me da muy buen rollo y mi tía coincide conmigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sister, cuando marcabas uno sonaba el otro. Lo chungo es que en esa casa sonaba uno sin que nadie marcase en el otro...Igual estabas viendo la tele tan tranquila tú solita, y empezabas a oír el ruidito de marras...
      Besotes!

      Eliminar
  13. ME HE CAGAO
    vaya historia. Estoy sola en casa, pero me voy a ir pirando a recoger a los niños al cole, aunque tenga que esperar allí!!
    ¿Cómo pudisteis aguantar 8 años?, yo al primer síntoma raro contrastado con alguien más de la familia, salgo pies en polvorosa! Por Dios!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Incluso conociéndome la historia, al escribir la entrada y recordar ciertas cosas me han dado escalofríos!
      Besos!

      Eliminar
  14. Ainsss que me lo he ledio y me ha dado un algooo! yo soy muuuy miedosa! vaya tela aguantar 8 años, yo siepre digo que somos energía! besicos y que no te vuelva a pasar nunnnnca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que soy más miedosa que entonces,no me imagino aguantando tanto!
      Muas!

      Eliminar
  15. Madre mia! Con lo cagueta que soy yo me da algo. Yo también pienso que los niños ven más cosas, igual que los animales. Te parecerá una tontería, pero mi motivo principal de no tener perro es que si él no quisiese entrar en una habitación me iría de la casa (una que es así de valiente).
    A mi algunas casas también me dan mal rollo. 8 años? os hago la ola.
    Un besazo enorme! (espero no tener pesadillas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo de los perros y gatos, pero me gustan tanto que no puedo renunciar a su compañía ;)
      Espero que hayas dormido bien!!
      Besos!

      Eliminar
  16. Hola Mo!
    hoy decidí venirte a visitar!! la primera vez que entro en tu blog (creo) ya que sé que eres especial para Carmen y he pensado, pues si a ella le gusta tanto seguro que a mí también, ya que me ha pasado con otras bloggers como yo misma y micucolinet.
    Y qué me encuentro!? una historia de las guapas para antes de ir a dormir!! jajajaja! Sólo digo, que qué cague!!! bruuuutal! madre que giñe!!
    Con mi hermana de pequeñas cuando no podías dormir en nuestro pisazo enorme (unos 50m2) también creíamos oir cosas... obviamente no era esto que explicas, eran tonterías de niñas. Más mayor supe lo que era oír y notar la presencia, ya que en la casa que tuvimos años después en el pueblo, cosas de las que explican pasaban, aunque lo cierto es que no lo nota todo el mundo. Creo que las mujeres y los niños lo notamos más... por la sensibilidad imagino!
    Bueno guapa, voy a intentar dormir! jejejeje!
    Besos y me quedo por aquí!!
    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Eli!
      O sea que tu también has notado cosas rarunas, eh? No sé si es cuestión de género, pero conozco más chicas con experiencias similares a la mía que chicos...
      Un beso!
      PS: Ahora me paso a conocerte!

      Eliminar
  17. Hola Mo! Qué escalofríos me acaba de entrar!

    Que casualidad, hace como cosa de un año que yo también voy notando cosas raras en casa: el lavavajillas que aparece encendido, los botones de la lavadora que están todos cambiados, el equipo de música que se pone en marcha, los cacharros de un cajón de la cocina que nos encontramos esparcidos por el suelo... Incluso he de decirte que creo distinguir algunas pigmentaciones de colores en las paredes (al estilo de las caras de Bélmez). En fín cosas un tanto extrañas y a las que no estábamos acostumbrados.

    Como te digo esto se viene repitiendo desde hace más o menos un año y poco. Pero, ahora que lo pienso, es más o menos desde que nuestro hijo Peluchín empezó a andar y moverse por la casa ¿tendrá él algo que ver en estos fenómenos?... ¿o serán los otros?

    Ahora fuera coñas, debe acojonar un poco. Yo desde luego creo en que esas fenómenos existen. Veo que eres muy valiente! ;) Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Por un momento me la has colao y he pensado que tenías compañía fantasmal en casa, pero de eso nada, lo que tienes en un bichillo en toda regla!
      No soy muy valiente, que va, es que no me quedaba otra!
      Besos!

      Eliminar
    2. JJAJAAAJAJ, muy bueno, como me rei ayer cuando me lo comentaba a la noche (del coment ehh) pero es todo cierto....un fantasmita tenemos en casa muy hábil...:)

      Eliminar
    3. Jajajajaja! Este hombre tuyo es un cachondo! Jajaja!
      Muas!

      Eliminar
  18. Vaya, se me ha borrado el comentario. Te decía que acojona pero mucho mucho.
    Un amigo de David ve en la cocina de su casa al perro de la familia al que él no conoció. A veces lo ve en el parquecito donde vamos todas las tardes, nos lo tomamos con naturalidad pero acojona siiiii y mucho.
    Menos mal que eso fue hace años y que ya no vivís allí ;) ya sabes por donde voy jajajaja.
    Besote nena, sigo poniéndome al día por aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joeee, eso también da yuyu!!!
      Y ya sé por donde vas, jajajaja! De una buena te has librao!! ;)
      Muas!

      Eliminar
  19. Bufffffffff creo q nunca me ha pasado nada así, ni ganas!! Me ha pasado con las personas, percibir que hay gente que desprende mal rollo...pero una casa nunca!!
    Vaya experiencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues da mal rollete, pero a todo se acostumbra uno!
      Besotes!

      Eliminar
  20. Mo, parece que estaba leyendo la casa de los espiritus de isabel allende, hayy hayyy.
    Yo si creo en eso y algún otro caso me han comentado pero por suerte yo no recuerdo haberlo sentido.
    besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando leí ese libro en verano me hizo pensar mucho en la casa, la verdad...
      Besitos!

      Eliminar
  21. Jo, q mieditis!!!! Podía haberlo leído mañana x la mañana.... Jo. Yo no aguanto vivir así ¿Eh? Buf!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Espero que hayas dormido estupendamente ;)
      Creo que no te había dado la bienvenida. Pues eso, bienvenida!

      Eliminar
  22. Hola Mo! Acabo de caer en tu blog y justo en esta entrada! Y todas estas cosas me dan mucho miedo! Pero no he podido parar de leer!
    Tengo los pelos como escarpias, me noto los dedos rígidos y el pelo de la cabeza que está estirado de la raíz! Ains, qué morbosa que soy, con el miedin que me dan estas cosas!
    Ains, yo no sé como pudísteis aguantar 8 años en esa casa, yo no hubiera durado ni 8 horas! mis padres me hubieran tenido que ir a buscar a la parada de autobuses aunque fuera :(.
    Ains dios y yo que estoy sola, de aquí hasta el viernes, me va a dar algo!! Esta noche tengo pesadillas justo! Intentaré hacer como vosotras, involucrarme con ellos, en mi sueño jajaja.
    Te sigo si no te importa, un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Esta entrada va a ser la responsable de unas cuantas pesadillas, me temo! Espero que no sea el caso ;)
      Bienvenida y ahora mismo me paso a conocerte!

      Eliminar