jueves, 8 de octubre de 2015

Lapsus línguae


Mi madre tenía unas manos preciosas, de dedos largos y finos. Se reía con ganas. La vergüenza la dejaba para los demás. Había algo en ella ingenuo y genuino. Y éramos totalmente distintas. Ella delgada, yo maciza. Ella atrevida, yo tímida. Ella decidida, yo la duda personificada.

Pero pasan los años, y me fascina descubrir que cada vez me parezco más a ella. Seguimos siendo diferentes, pero voy perdiendo el rubor casi patológico, me descubro gesticulando como lo hacía ella y mis carcajadas cada vez suenan más a las suyas.

Y ahora han llegado los lapsus. Ay, los lapsus. Ni los recordaba hasta que recientemente hicieron acto de presencia. Muchísimas veces nos habíamos desternillado por alguno de los palabros que se inventaba mamá tratando de decir algo. Y por lo visto la genética no perdona, porque han llegado a mi vida, y parece que para quedarse.

A las pruebas me remito:


Evidencia número uno.

Estábamos cenando en casa Mr. X, Peque y yo. Había un poco de barullo porque los dos estaban hablando, la tele estaba encendida y eso no le sienta bien a mi maltrecho cerebro. Acerqué una bandeja a Peque y le dije:

-¿Quieres ensalada de popito?

Mr. X se atragantó al oírme y empezó el descojone a dos voces. Yo me uní a ellos en cuanto superé la perplejidad.

Popito = pepino.



Evidencia número dos.

En una tarde ociosa decidí llevar a Peque al parque. Justo antes de salir, le pregunté a mi churumbel:

-¿Te apetece coger el trinete?

Peque puso los ojos en blanco como dándome por causa perdida y a mí me entró la risa floja mientras imaginaba a mi hijo como el dios Neptuno yendo en skate. Mi mente es asín.

Trinete = patinete.



Evidencia número tres.

Mis chicos y yo nos regalamos hace unas semanas un finde en un hotel con spa. El complejo tiene una piscina enorme climatizada y, oh maravilla, los niños son bienvenidos. Un lujazo.

Estábamos de camino a la pisci cuando nos paramos delante del ascensor. Yo miré las escaleras, y por un piso me dio pereza esperar al ascensor, así que solté:

-Os espero abajo, que yo voy a bajinar por las escaleras.

Ahora que caigo hay otra cosa en la que me parezco a mi madre: me dio tal ataque de risa que se me aflojaron los esfínteres y por poco la lío parda. Kegels, venid a mí.

Bajinar = bajar.



¿Es grave lo mío, doctor?




34 comentarios:

  1. Jajajaja. Eso le pasa a mucha gente. No hace mucho el churri me dijo que para cenar había alitas de calamar (queriendo decir "anillas"). Le pregunté si eso era algún tipo de nouvelle cuisine y me dijo que no, que es que era un calamar transgénico. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alitas de calamar, mola, seguro que están buenísimas, jajajaja!
      Besotes Álter!

      Eliminar
  2. Jajaja, lo mejor esos momentos de risas que os echáis!
    Yo también tengo ese tipo de lapsus, pero porque estoy diciendo una cosa mientras pienso en otra.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da la risa floja al momento, es verdad, jajajaja! Y la cuestión es esa, estar pensando en otras cosas y pretender seguir hablando con coherencia. :P
      Muas!

      Eliminar
    2. Jajajajaja. .. estoy de acuerdo con la teoría de Trax. A mi me pasa mucho, pero la culpa es de mi pensamiento múltiple y mi faceta multitarea. No me da la vida... juas!! Pero me río mucho.
      ;D

      Eliminar
    3. Pues como suele decirse, no hay mal que por bien no venga, que las risas son muy sanas!! :D
      Besotes!

      Eliminar
  3. jjejejeej... dicen que mientras te des cuenta no tiene importancia. Lo xungo seria si creyeras que son las palabras correctas, jajaajajaj.
    Besitos.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Bueno, de momento vamos bien, entonces! XD
      Muas!

      Eliminar
  4. Suelen ser cosas divertidas, yo hace poco tuve uno en el trabajo, que ya no recuerdo, mis pacientes se estuvieron riendo media hora y yo también. Creo que mande mover una parte del cuerpo imposible...
    Está genial ver cosas en ti de las gente a la que más quieres. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que les alegraste el día a tus pacientes!
      Me encanta descubrir cosas de mi madre en mí, me acerca a ella. :)
      Besotes!

      Eliminar
  5. Jajaja Yo le llamo buen humor y optimismo. Y eso se pega así que eres una persona genial para tener cerca :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Habrá que preguntar a quienes me tienen cerca, a ver qué dicen! XD
      Muas!

      Eliminar
  6. jajaja, a mí me ha pasado alguna vez! Yo croe que son los años y tener muchas cosas en la cabeza :)

    ResponderEliminar
  7. Es increíble las cosas tan rarunas que se heredan. Porque esta vuestra se las trae! Jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Pues algunas más rarunas hay, pero no sé si son publicables!
      Muas!

      Eliminar
  8. Yo confundo muchas palabras porque hablo y pienso a toda velocidad jajaja siempre digo que parezco disléxica mental.

    Entre eso y las palabras inventadas tipo pisimísimo, quesquito, pupete, ormilón, cabito...

    Jajaja para encerrar estamos!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me molan los palabros inventados, haz una entradita con ellos, andaaaa! :P
      Besotes!

      Eliminar
  9. jajajajaja me troncho
    yo heredé de mi madre la ausencia de memoria para las películas, nombres de canciones, cantantes, etc. vamos, que soy de esas que se puede ver la misma película dos veces o tres porque se me olvida que la he visto antes. tal cual.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras éramos lo contrario, salía un actor en la tele y comenzábamos a enumerar las pelis en las que había salido, los directores de esas cintas... Pero he perdido esa facultad, olvido los nombres de toooodas las películas actuales, no hay manera!
      Tu amnesia mola, así puedes disfrutar varias veces de las pelis que valen la pena!!
      Muas!

      Eliminar
  10. qué buenas tus palabras inventadas! XD

    me encantan estas cosas, no sé qué tanto enriquecen el lenguaje, pero sí que enriquecen los momentos familiares x)))

    p.d. la iaia del sr. torres sentía curiosidad por las mujeres que le gustan otras mujeres, las mujeres "livianas" xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Livianas, me encanta! Suena tan etéreo! (que no hetero!! XD)
      Besotes!

      Eliminar
  11. Ja jaja, a mí también me pasa cada vez más a menudo ejem y sabes? intento disimular con otra frase por si no se han dado cuenta pero ahí está Jirafita para empezar las risas y repetir la palabra errónea una y otra vez. La tía, no me perdona una, está al quite!! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Mola la táctica, aunque en mi caso lo veo chungo, porque soy la primera en desternillarme cuando se me lengua la traba. XD
      Muas!

      Eliminar
  12. Hola. ese tipo de situaciones me pasan con frecuencia. Lo achaco a andar a mil por hora con cientos de temas en la cabeza. Son momentos divertidos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que son divertidos!! Ahora hace días que no me pasa, está al caer, jajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  13. Jajajajaj estás fatal!!!!! me meo...yo si que necesito algunos ejercicios!!!!! Y lo bueno que es reirse????????

    ResponderEliminar
  14. Hay lecturas por las que vale la pena tener ojeras al día siguiente, la tuya es una de ellas.

    Te invitamos de paso a participar en nuestro reto de Halloween, a ver si logramos que las palabras crezcan dentro de alguien como nunca imaginamos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Jaja, Mo ,que buenos cambios de términos . Yo ,no es que los cambie, es que tengo mi diccionario particular porque tengo cada términos que tengo que explicar seguidamente que quise decir,jajaja. Que todos los lapsus sean como estos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uix sí, de adolescente mis lapsus eran más comprometedores, llamando a cualquier chico por el nombre del que me gustaba, jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  16. Más de una andamos así, ainsss. Jajajaja.

    ResponderEliminar