jueves, 29 de octubre de 2015

It's a kind of magic


La vida es una acción mágica. Eso decía A, mi prima, que se fue pronto de este mundo. Su historia la explicó su padre en un libro que he releído varias veces (y que os recomiendo). A y yo no tuvimos mucha relación.  Nos separaban conflictos familiares de nuestros abuelos y vivir en países distintos, pero nuestras madres, primas hermanas, se reencontraron y eso nos ofreció la oportunidad de coincidir y compartir algunos momentos muy especiales que recuerdo a menudo. Aprendí mucho de A. De la vida y de la muerte. Pero hoy no quería hablar de eso, sino de la magia (por eso he recordado a A y su frase).

Peque empieza a preguntarse (y preguntarme) si lo de los Reyes y Papá Noel no es una tomadura de pelo. En parte es por mi culpa, porque siempre trato de darle explicaciones científicas y racionales a las cosas. Sobre todo a las que le asustan (zombies, viajes en el tiempo con Deloreans, etc.). Y claro, si en un momento dado le cuento que lo que sale en las pelis es ficción, que los coches –de momento- no vuelan, que los trucos de los magos son sólo trucos… cuando al instante siguiente me pregunta si es posible que un reno vuele y cómo se lo montan los de Papá Noel, pues entro en cortocircuito. Y suelo salir del apuro preguntándole a él que opina. Parece que de momento creer en la magia de la Navidad ya le va bien.

Sé que hay padres que opinan que es mejor no mentir nunca, incluyendo la fantasía de los seres mágicos que nos hacen regalitos. Una parte de mí debe estar de acuerdo con esos padres, porque la verdad es que me siento incómoda cuando tengo que contestar las preguntas de Peque al respecto ya que si perpetúo la tradición le tengo que decir una mentira. Y como no me gusta mentirle, llega el cortocircuito. Pero al mismo tiempo he sido una niña con mucha imaginación, y el ensueño y la magia han empapado mi infancia, por lo que pienso que robarle eso a Peque es una putada. Aún me acuerdo de cuando, ya muy mayorcita, mi madre tuvo que contarme la verdad sobre el tema para que no me convirtiese en una adolescente marginada por los escarnios de mis compañeros. Menudo disgusto.

El caso es que, ya fuese por esos años de creencia fervorosa, ya sea porque en el fondo una es como es, yo sí creo en la magia.

En la magia de miradas que se encuentran.

En la magia de coincidencias asombrosas que te llevan a situaciones y lugares que nunca imaginaste.

En la magia del amor, la amistad, la bondad y la alegría.

En la magia de las mariposas en el estómago, de los sueños por cumplir, del ayudar a los que lo necesitan, de construir un mundo mejor.


Peque, algún día descubrirás que tal y como sospechabas acertadamente, tres tipos en camello no pueden surtir de juguetes en una noche a todos los niños del planeta. Pero oye, créeme, porque ya sabes que yo –casi- nunca miento, la magia está mucho más cerca de lo que crees. La magia está en tu corazón.







24 comentarios:

  1. Tal cual lo cuentas nos sucede a nosotras. Creo en la magia... y a veces, cortocircuito por ello.

    Me apunto ese libro.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro duro, pero bonito al mismo tiempo y muy bien escrito. Creo que lo disfrutarás. :)
      Besotes!

      Eliminar
  2. A mí también me gusta creer en la magia y en la ilusión. Recuerdo que me enfadé mucho cuando mi madre me contó que los Reyes Magos no existían porque yo quería creer y ninguna realidad iba a estropearme mi noche de Reyes. No sé si leeré el libro próximamente porque soy muy emotiva y sé que voy a llorar desde la primera a la última página

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás sensible, mejor esperar a un momento más adecuado, porque es de esos libros que toca la fibra. Pero creo que al mismo tiempo el mensaje es positivo.
      Muas!

      Eliminar
  3. siempre cuento esto, igual te lo he contado a ti también, pero una vez mi sobrina me dijo "yo sé que los reyes magos no existen, pero no se lo he dicho a mi mamá porque ella sigue creyendo que sí"

    x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grande tu sobrina! Me encanta! :D
      Besotes!

      Eliminar
  4. Yo también creo en la magia.
    Me ha encantado tu última frase.
    No olvidemos además la magia del blog ;)
    Muaks

    ResponderEliminar
  5. Uf, yo soy superracional y me estoy planteando decir la verdad al pipiolillo; pienso que puede disfrutar de la magia consciente de que no existe tal cual aparece en los libros... No sé si al final me atreveré a dar el paso, porque lo que sí que tengo claro es que no me gusta nada mentirle.

    Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás, al final se trata de hacer lo que nos sale de dentro! :)
      Besotes!

      Eliminar
  6. Pues yo no es por llevar la contraria...pero creo q no es una cuestión de mentir, sino de explicar ciertas cosas de otra forma. A mí me encanta la ilusión de los RRMM, me dió tanta pena enterarme de la cruda realidad...afortunadamente en mi caso, mi hermano era aún pequeño y el hecho de poder seguir guardando el secreto por mantener su ilusión, me consoló un poco.
    Siempre recordaré la ilusión con la que se levantaba siempre la mañana de Reyes mi abuela, como nos despertaba casi nada más amanecer...¡¡ya han llegado los Reyes!! y como disfrutaba viendonos abrir los paquetes...
    Pienso q la vida ya es muy cruel y fea en muchas situaciones, no me parece mal hacerla más bonita para mis hijos..y no sólo en Navidad...mi hijo de pequeño no quería comer casi de nada...así q yo me inventaba recetas fantásticas y super chulas, q él comía encantado: las pechugas de pollo eran filetes de tigre, los calamares eran dragones, (la cola es como la del dragón de (Cómo entrenar a tu dragón") ... ahora ya es más mayorcito y sabe q yo no le engañaba..sino q quería lo mejor para él e inventándome todas esas recetas él comía.
    De la misma manera pienso explicarles la magia de la navidad ...en casa yo soy la "reina maga", me encanta el seguir buscando pequeños detalles para la gente a la que quiero...el tener algo para cada uno, sorprender a mi madre y a mi padre con algo q llevan buscando tiempo o q no han tenido momento de comprar... y como conmigo "los reyes" nunca aciertan...pues me regalo yo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo no decimos cosas tan diferentes, ya te digo que yo creo en la magia. :)
      Es algo irracional, no me gusta mentir en general, casi nunca lo hago, y menos con Peque, por eso me cuesta tanto... Pero al mismo tiempo me encanta la magia de la Navidad, y por eso sigo ahí disimulando como puedo. ;)
      Muas!

      Eliminar
  7. A mi tambien me pasa, se me hace incomodo mentir... no se muy bien como afrontarlo y cada vez es más mayor y hay más pregutas.
    Siento lo de tu prima. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Batallitas, fue una chica especial, y especial es su recuerdo.
      Besotes!

      Eliminar
  8. Yo ando como tú, que no me gusta mentir, perooo, la magia en algunas cosas me cuesta romperla y como me hacen tremenda ilusión a mí, y veo su ilusión en la cara, pues así seguimos, aunque aquí aun no han llegado las reguntas, pero sí que "se le miente" al decir que esta noche vienen los reyes, o hablar de los regalos de reyes. Saludicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos mintiendo pues, jejejeje...
      Muas!

      Eliminar
  9. Es en estas ocasiones cuando más pienso que menos mal que no tengo hijos porque justamente esa sería una de las cosas que más me quitaría el sueño. Nunca he sabido si seguiría esa tradición o si les diría directamente la verdad. Menudo dilema... Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final te apañas como puedes, con cortocircuito incluido! XD
      Besotes!

      Eliminar
  10. Creer en la magia no se puede explicar. Esta claro que el tema de Reyes Magos, ratoncito Perez y demas es una controversia... porque no quieres mentirle a tu hijo porque tambien queremos que crea en la magia de los cuentos infantiles.
    Peque es demasiado pequeño para dejar de creer en esta magia, no se lo quita aun... Mis tortuguitas mayores se enteraron con 9 años y fue un palo... imaginate mas pequeño...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual como más pequeños menos trauma, pero de todos modos creo que aún nos quedan unos añitos de magia navideña... ;)
      Muas!

      Eliminar
  11. Voy a buscar el libro de tu prima!!!

    Pues BB y yo tenemos un plan para darle a Papá Noel un palo en el sacó estas Navidades xD

    Yo tengo miedo de que mi ahijado Gugo vaya este año por el cole diciendo que los Reyes son los padres o algo, como ya hiciera su tío a la tierna edad de cinco años.

    Ay, bendita infancia jajaja con lo bonito que es mantener la magia :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás qué te parece el libro. :)
      Qué peligro Gugo!! Jajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar