martes, 27 de octubre de 2015

Bajo la lluvia


Estudiar medicina (en mi caso medicina veterinaria) es apasionante. Disfruté muchísimo de mis años en la facultad, acercándome progresivamente a un mundo nuevo lleno de conceptos por conocer. Personalmente, me maravilló descubrir la existencia de las células madre, es decir, células indiferenciadas que pueden dar lugar a cualquier tipo de tejido porque son pluripotenciales.

Me gusta pensar en la “pluripotencialidad” del ser humano. Cualquiera de nosotros seríamos absolutamente distinto si los estímulos recibidos durante nuestro desarrollo hubieran sido otros. Pero más allá de eso, que no está en nuestra mano modificar, cada ser alberga en su interior un potencial para hacer algo radicalmente distinto a lo que suele hacer. Tenemos una idea fija de nuestras características y de lo que podemos o no podemos realizar, y en realidad eso es tan solo una limitación mental. Con empezar a imaginar lo que podríamos llegar a conseguir, iniciamos un camino que puede conducirnos a lugares insospechados.

Lo único malo es que una sola vida sea demasiado corta para poder explorar todos los caminos que nos gustaría recorrer.

Lo que tengo claro, es que sean cuales sean mis potenciales ocultos, necesito orden en mi vida. Puedo tolerar cierto grado de caos (impepinable para mantener la cordura cuando se convive con niños y adolescentes), pero sin darme cuenta voy colocando las cosas en su sitio, agrupando, doblando, encajando… Recientemente he logrado clasificar todas las fotos que tenía de la boda. Unas tres mil. Deseché las malas, las ordené cronológicamente, les puse nombre, seleccioné unas setecientas, las retoqué, volví a seleccionar las trescientas mejores e hice dos álbumes. En realidad, suelo hacerlo con todas mis fotos. La gente considera especialmente friki mi manía de ponerles nombre. Es herencia de mi madre, y me encanta. Por un lado es útil porque cuando quiero buscar fotos concretas, con teclear nombres o lugares salen todas. Por otro, ponerles nombre transmite lo que pienso de ellas, y me gusta que quede, porque yo disfruto viendo las fotos que guardó y nombró mi madre, me acerca a ella, y pienso que lo mismo puede ocurrirle a Peque dentro de cincuenta años cuando yo, presumiblemente, ya no esté.

Pluripotencialidad y orden, a esas cosas les daba vueltas mi cabeza esta mañana de camino al trabajo bajo la lluvia torrencial. A eso, y a la última ocurrencia de Peque (léase con tono preocupado y circunspecto):

-Mami, ¿porque hay pedos que se encallan en el culo cuando salen poco a poco?



No hay como tener un pequeño saltamontes en casa para resetear el cerebro.





20 comentarios:

  1. El orden y la organización lo son todo en esta vida. Aunque a veces alguien te desvíe de tus ordenados pensamientos con dudas escatológicas. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escatología es ubicua en mi vida, jajajajaja! :)
      Muas!

      Eliminar
  2. Ja jaja, me parto con Peque!!!
    A mí también me gusta el orden y trato de mantenerlo aunque con las fotos tengo que ponerme al día antes de que llegue el nuevo miembro de la familia para luego seguir coleccionando más y más ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no vas a tener currele, jajajajaja! ;)
      Besotes!

      Eliminar
  3. Hola: el orden es esencial en mi día a día. No soporto el caos. También organizo las fotos y les pongo fechas. Ya leo que tu peque es muy reflexivo... interesante pregunta en un día de lluvia!!! seguimos en cotacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a la fecha no llego, pero están en carpetas por años, con eso me conformo, jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  4. Juas! Cada loco, con su tema... que dice la canción. Pues yo me siento multipotencial gracias a mi trabajo actual: cuando me voy acostumbrando a alguna tarea me ponen un quehacer nuevo... je!

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mola, jajajajaja! Yo por eso quería ser actriz! XD
      Besotes!

      Eliminar
  5. jajaja con peque!!
    Te invito a mi casa a poner orden y nombre a las fotos. Tres años después, sigo sin album de boda...
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha llevado algo más de un año... A ratitos, jejejeje... Tú puedes! :)
      Muas!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Que es un problema de fuerzas. La fuerza con que expele el pedo no supera la fuerza con la que cierra los cachetes del culo. XDDD
      Besotes!

      Eliminar
  7. pero que tendrá la escatologia que les preocupa tanto?????? David el otro dia, haciendo sus necesidades: mama,todavia no he acabado, me quedan dos bolitas de caca. Se oye: plof, plof. Pues sí, dos. ¿como lo sabias?. Me mira con cara de: que no te enteras de ná: pues por que las cuento con el culete. Pos claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, tecnología punta! Jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  8. jajaja, yo los llamo "pedos mochila", jajajaja. Me maravilla esa frikez tuya. Yo soy un puñetero caos y llevo seis años sin ordenar las fotos... La que me espera cuando quiera hacer álbum. Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Diccionario de pedos, me encanta!
      Seis años es mucha tela Madi, tienes faena!! ;)
      Besotes!

      Eliminar
  9. Mi naturaleza es ordenada y clasificadora, pero mi situación actual me tiene dispersa y me desespeeeeeerooooo

    necesito que alguien venga a hablarme de pedos! (oh... wait... ¬¬u)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaajajajajaja! Si quieres te presto a Peque, te pone solución al problema rápido rápido! XD
      Muas!

      Eliminar
  10. jajaja, me parto con peque! Son tan geniales los niños....

    La verdad es que es una buena reflexión la de la pluripotencialidad...

    Yo también soy fan del orden y aunque no pongo nombres a todas las fotos, sí que me gusta ordenarlas por fecha y lugar, mi ordenador está lleno de carpetas "2015" "Enero" "semana 1" xDD

    Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Me lo imagino! Un año especial! ;)
      Besotes!

      Eliminar