miércoles, 3 de diciembre de 2014

Memoria


Cada vez entiendo mejor a la gente mayor. Hablo de cuando son capaces de explicarnos con pelos y señales batallitas de la infancia y se olvidan de lo que han comido hace dos horas. Así soy yo.

El cine lo ejemplifica a la perfección. Conozco mucho mejor los actores, directores y títulos de pelis de hace veinte años que los de ahora.

Eso me lleva a la terrible deducción de que tengo una caca de memoria. Terrible por muchas cosas, pero principalmente, porque es un golpe bajo para mi amor propio. Resulta que con catorce años vino una psicóloga al cole, nos hicieron una par de tests y yo obtuve resultados de casi superdotada (vale, igual exagero una miajilla, pero me pintaron un panorama muy halagador). Entre otras virtudes, exaltaron mi memoria. Pero ahhh, amigo, memorias las hay de muchos tipos. Dame un tocho de cincuenta páginas y lo memorizo en dos días, pero no me preguntes nada de lo que explica diez meses después porque no podré evocar ni el color del papel. Y ese es el quid de la cuestión. Todos los cracks que conozco en mi profesión son personas que retienen información ingente durante años bisiestos y más allá. Mr. X inclusive (y él aún tiene más depurado el sistema, porque memoriza exactamente aquello que le interesa, pero no le pidas que enchufe el lavavajillas cuando salga de la cocina porque NO lo recordará en un noventa y cinco por ciento de las ocasiones).

Espoleada por el informe psicológico, acepté con humildad mi más que probable genialidad y pensé que mi futuro académico estaría jalonado de premios y éxitos diversos. Un sólo año en la facultad me valió para sacudirme las gilipolleces de encima. Que una cosa es retener cuatro teorías de las clases de filosofía de insti y otra muy diferente empollar de pe a pa Anatomía Veterinaria I (de la II ya ni hablamos). Y qué coño, no sólo de memoria vive el genio. Digamos que en pensamiento lógico y deductivo ando más perdida que Wally en una convención de gondoleros (y aquella borrachera de juventud debió matar selectivamente a las dos neuronas que tenía de guardia para esos menesteres). Como le decía a Matt en su blog, el mundo se habría quedado anclado en la prehistoria de haber dependido de seres como yo.

Así pues, he asumido que tengo mala memoria. Si quiero que una información cale en mi maltrecho cerebro tengo que repetirla como un mantra día sí, día también. La que dejo de usar durante unos meses, es absorbida por el agujero negro que debo tener al lado de las neuronas etílicas del pensamiento deductivo.

Acabo de darme cuenta de que no sé a santo de qué escribía yo esta entrada...



38 comentarios:

  1. Me siento tan identificada con lo que has escrito!
    Yo también tengo una memoria de pez, así que seguramente compartimos ese agujero negro que dices (¡a lo mejor es dónde van a parar los calcetines desparejados!).
    En serio, a veces no sé cómo sobrevivo con esta mala cabeza. Mi vida es más fácil desde que descubrí las alarmas en el móvil, aunque supongo que eso no ayuda mucho a mejorar la memoria... Qué le vamos a hacer...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cless, bienvenida!
      Yo no soy nada sin mi agenda... Lo que pasa es que como la miro a diario, voy repasando, y al final recuerdo las citas casi sin mirarla. Pero la base es repasar, como en el cole, jejejeje...
      Besos!

      Eliminar
  2. Jajajaja. Yo suelo tener muy buena memoria pero también es cierto que retengo lo que quiero. Hubo asignaturas que aprobé con muy buena nota pero era dar el examen y olvidarme de todo, como si mi cerebro dijera "hala, ya tienes lo que querías, ahora ya paso de todo esto". Un besote!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has clavado, eso es exactamente lo que mi cerebro le decía a casi todos los exámenes, jajajajaja! Al final sólo me acuerdo de las anecdotillas chistosas. Si es que...
      Muas!

      Eliminar
  3. Jaja ,Mo , ando como tú , igual. Yo soy práctica total , tuve claro que no estudiaría carrera de memorizar historias,batallas,ciclos y teoría a raudales , por eso hice una Ingeniería. Vamos que no me preguntes casi ná de historia, que sé cositas pero sin profundizar y además cosas que me interesan porque sí me preguntas de la vida de Ernest Hemingway , me la sé con lujo de detalles , pero no me preguntes de Reinados, guerras y demás.
    Hace poco le dije a una amiga doctora :"Yo creo que me va a venir a visitar este amigo alemán...Alzheimer , así que hazme un test del protocolo tipo que se hace"(me gusta la medicina,no la estudié porque me gustaba más las ingenierías, pero tengo muchos amigos médicos) ,jaja,se reía mi amiga ,porque le digo que se me olvida todo: las citas de los médicos de los niños no sé en que día vivo,etc, y me pregunta¿Cuántas agendas llevas? De tu marido, los dos niños, y la tuya ¿Qué más quieres?,porque hay que ver que los niños tienen unas agendas apretasss. En fin, que el test me salió bien, aún no estoy para cuarentena. El recordar con lujo de detalles cosas de la infancia y tiempos pasados y no recordar las recientes es uno de los síntomas y yo lo tengo clavado,jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que yo pensaba que tenía buena memoria, y me doy cuenta de que no. O será que vivir con Mr. X, que retiene un montón de datos, es un pelín frustrante...
      Me alegro de que el test te haya salido bien!! :D
      Besotes!

      Eliminar
  4. jaja, yo creo que es normal! A mí también me pasa!!

    Lo de Mr X me suena, mi querido me hace exactamente lo mismo. "Se me olvidó" es una de sus frases preferidas... :)

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
  5. Pues yo creo que mi memoria se quedó en la mesa de quirófano cuando me hicieron la cesárea! Vamos, antes me sabía generación tras generación los nombres y apellidos de TODOS mis alumnos, y ahora...... buf, ya casi ni siquiera distingo si les doy clase en 1º, 2º o 3º (son todos tan jovencitos!).
    Vamos, que no eres la única que ha sufrido la transformación de "superdotada" a........ya ni me acuerdo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo nena, es que en algún momento tenías que dejar de memorizar, que eso tiene mucha telaaaa! La mayoría de mis profes eran incapaces de decir bien mi apellido, así que aprendérselo ni te cuento... ;)
      Besotes!

      Eliminar
  6. Creo que más de una estamos así.. ya sé que no es cuestión de mal de muchos, consuelo de tontos, pero bueno... El último párrafo, genial!!!, jajajaja.

    Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el mal de muchos me consuela, ergo soy tonta de remate, jejejejeje...
      Muas!

      Eliminar
  7. Yo también tengo mala memoria... para algunas cosas. Recuerdo cumpleaños de familia, familia política, amigos y ex amigos. Esto le viene perfecto a marido ;)
    También recuerdo números de teléfonos, hasta los que ya no existen.
    Me acuerdo de citas médicas, y demás, de marido y mias.
    Pero soy incapaz de acordarme de las caras, de restaurantes donde he estado, y de qué iba a decirte ahora, que me falta algo...
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa igual con las caras. Si un cliente viene mucho me acuerdo de él, pero si no... (¡y lo mal que quedas cuando se nota que no te suena ni de canto!). Con los restaurantes me ocurre algo menos porque voy a poquísimos, jejejejeje...
      Besotes!

      Eliminar
  8. A mi me pasa lo mismo... memorizo algo y con el tiempo se me acaba olvidando todo. Soy Dory :(
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es tan mona Dory, jejejejejeje...
      Muas!

      Eliminar
  9. Debe ser un sindrome o algo... ¡si todas estamos igual! A mi se me quedó el cerebro enganchado a la silla de partos... ¡ no podría volver a estudiar una carrera! Y lo peor es que mi chico tiene memoria de elefante. No es justo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendremos que ponerle nombre al síndrome!
      Yo flipo con las madres que se ponen a estudiar con uno o más churumbeles, pienso como tú, que mi cerebro ya no está operativo para estas lides...
      Besotes!

      Eliminar
  10. Yo con el embarazo he perdido neuronas seguro, no me acuerdo de ná xDDD

    29+3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para mí eres el paradigma de la memoria prodigiosa!!! Seriously! :D
      Muas!

      Eliminar
  11. Hola: me pasa como a Opiniones incorrectas. Siempre tuve una buena memoria y desde que tuve a mi hija la perdí toda... mi consuelo es que mi hija será un cerebrito porque me cogió toda mi memoria!! en fin... será un tema de edad. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... Bueno, si la memoria pasa a la siguiente generación también a mí me consuela un poco... XD
      Besos!

      Eliminar
  12. Es que llega un momento que tenemos tantas cosas en la cabeza que ya no cabe nada más... jeje. Eso unido a la falta de atención por estar pendientes y pensando en mil historias más, y ya lo tienes todo explicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena teoría Maribel, tiene que ser eso! :)
      Muas!

      Eliminar
  13. Memoria??? Oigo un llanto??? Qué es??? Mi hija, coño no me acordaba!!! ;-P Bssss

    ResponderEliminar
  14. Ufff yo nunca he sido de memoria, por eso soy de ciencias puras, yo las letras... para quien las quiera. Pero desde mis nanos voy al precipicio del olvido en toooodo, soy el despiste en persona. Yo creo que tener a Mr. X a tu lado te hace creer que tienes menos, por lo que cuentas, así que no será para tanto. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sí, es que Mr. X es un portento, y claro, a su lado... :)
      Muas!

      Eliminar
  15. Ufff jajajajajajajajajaja creo que me pasa un poquito igual ehhhhh bueno en verdad es que me acuerdo de mil cosas insignificantes pero el agujero negro ese se traga mucha información que debería estar ahí por si acaso... Lo extraño es... a que a tí no se te olvida el botón del lavavajillas??? por queeeeeé???
    Besos guapaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí se me olvida cambiar el papel de WC, jejejejejejeje...
      Besotes!

      Eliminar
  16. 100% identificada. Cuando llegan los exámenes me estudio todo, me lo sé de carrerilla, hasta soy capaz de describirte la página en la que está tal fórmula o cuadrado con información... eso si, entro al aula, escupo toda la información y me quedo vacía.
    Mis neuronas deben andar cerca de las tuyas... jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también recordaba la imagen exacta del texto que tenía que "vomitar", jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  17. Yo siempre he tenido una excelente memoria, retengo todo aquello que recibo. Eso me ha valido para poder mantener conversaciones de lo más variadas sabiendo, al menos a grandes rasgos, de lo que se hablaba. Pero sí, la memoria a corto plazo se me ha cortocircuitado, sobre todo desde que soy madre. Creo que ya no me cabe más jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué guay Alejandra! Ojalá pudiese retener un diez por ciento de todo lo que me despierta interés... Me joroba intentar recordar algo sobre un tema (del que sé además que he leído bastante) y no poder hacerlo.
      Besotes!

      Eliminar
  18. Tú lo que necesitas es una bonita y flamante agenda para poder escribir todas tus idas de olla jajajaja

    ResponderEliminar
  19. jajaja, me encanta el final!!! yo tengo memoria fotográfica, pero es también de corto plazo, lo que me flipa es que mi cerebro guarda muchos datos que luego no usa! ejemplo: sé muchos cumpleaños pero si no sé en qué día vivo acabo sin saludar en ninguno... es terrible esto, terrible! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tienes bastante memoria! Recuerdas un montón de cosas! Si tu cerebro guarda datos alguna utilidad les darás, jejejeje...
      Besotes!

      Eliminar