viernes, 12 de diciembre de 2014

Contrabando germano


Me cuesta saltarme las normas. Siempre me ha ocurrido, tengo asumida mi naturaleza sumisa... aunque eso no quita que de vez en cuando me tome mis licencias. Esto me recuerda los ímprobos esfuerzos de mi amiga V por hacer de mí una delincuente. De jovencitas, a ella le gustaba colarse en el transporte público, hacer algún simpa, dar el cambiazo a las etiquetas de los productos a la hora de pagar... Yo era incapaz. Un día me animó a decirle a la que cobraba en el bar de la facultad que lo que llevaba entre mis manos era un cortado en vez de un pedazo de carajillo de Baileys para ahorrarme unos centimillos y lo intenté. Se me debió ver a la legua la cara de culpable, y cuando la mujer me señaló que el camarero le estaba chivando que de cortado nada, que era un caraja como la copa de un pino, quise fundirme cual casquete polar.

Lo chungo viene cuando el que te incita a infringir la norma es que el que siempre te ha llevado por el camino de la rectitud. El que viene siendo mi padre. Resulta que el hombre ya está en planta y no soporta la comida que le sirven (normal, esos platitos no huelen cuando levantas la tapa, hieden), ergo anoche cogió su móvil y sin miramientos me llamó eligiéndome como ejecutora de su plan. Tras tomar nota del recado colgué circunspecta y acto seguido llamé a Mr. X para convertirlo en cómplice de la misión. Después de hacernos con el material solicitado en un garito que frecuentamos, cargamos la mochila y fuimos a la clínica, en la cual entramos con mucha sangre fría aparentando normalidad. Conseguimos franquear las barreras enemigas (era el turno de las enfermeras chungas) y al fin llegamos a la habitación de mi paterno sin contratiempos. Cuando le pusimos el objeto de su deseo en las manos, los ojos le hacían chiribitas. Me pregunto cuánto nos puede caer por contrabando de una barra de pan crujientita…

Además del botín le llevé un bloc de dibujos de Peque que nos habían dado en el cole. Quería que viese uno en concreto que nos proporcionó a los padres de la criatura un buen rato de risas. La colección de ilustraciones era de los eventos más representativos de estos últimos meses. Cuando se reincorporó a la escuela tras el descanso estival, le pidieron a mi churumbel que dibujase dónde había pasado las vacaciones. Él se entregó al trabajo y plasmó la casa de mi padre, con el jardincito, la bañera de hidromasaje que adora… Y debajo, escrito por la profe, ponía: “Este verano hemos ido a Alemania”. Me pregunto qué pensarán las maestras cuando el crío cuenta las bondades de la tierra de su abuelo, con ese pedazo de clima, ese solazo y esas playas alucinantes… de la Costa Brava. Porque mi padre sigue viviendo a una hora de nuestra casa. Es lo que tiene que siempre esté conectado el satélite alemán al televisor y allí el niño se empape de cultura germana.

Y hablando de tele. Empiezo a preocuparme por las horas que invierte mi niño delante de la caja tonta. Ayer, al llegar por la noche a casa, yo no encontraba las llaves y Peque cogió un palito que llevaba en la mano, lo usó a modo de varita mágica señalando la puerta y soltó: “Esto lo arreglo con un toque de Vanish”. Houston, tenemos un problema.



Bonus track: Todavía tengo el volcán-tomate secándose en el horno. Igual para el Adviento del año que viene lo podemos pintar.









                                 


30 comentarios:

  1. Jajajajaja. Yo tampoco he sido capaz nunca de hacer trampas pero qué no hará una por un ser querido... Me alegro de que tu padre vaya mejor. Ole ese germano.

    Muero con las vacaciones en Alemania y el toque de Vanish. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está algo mejor, al menos con mucha hambre! ;)
      Con el toque Vanish pensé inmediatamente en ti, jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  2. jaajajaja, es que solo el germano tiene ése poder sobre ti...que ideas tiene :). Pero peor es tenerlo hambriento pobrecillo mio.
    Genial lo el dibujo de peque y que suerte tener Alemania a tiro de piedra.
    Besazos preciosa .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me atrevo yo a contrariar al teutón, no, no, no... XD
      El dibujo es la monda!!
      Besotes!

      Eliminar
  3. Jajaja qué bueno por favor, me parto con Peque!!!

    A mi padre sí le gustaba la comida del hospital, pero en la merienda consideraba que le daban pocas galletas y siempre le llevábamos más.

    En la UCI no le dejaban beber y una vez también ideó un plan para que mi prima Yolanda, la más fácil de engañar, le diera agua. Lo pilló una enfermera y le cayó bronca.

    Besos

    30+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre no puede con ella... Ayer le llevé un bocata de jamón, vamos progresando. :)
      Lo de la UCI tiene tela, ahí sí que no me hubiese atrevido!
      Muas!

      Eliminar
  4. ¿Esto lo arreglo yo a golpe de Vanish? Jajajaja, me parto con tu hijo!!!

    Me alegro mucho de que tu padre ya esté en planta!

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me descojoné un ratito... XD
      Gracias!!
      Besotes!

      Eliminar
  5. Pues me alegra saber que tu padre está mejor!! Mi peque sueña con los little einstein así que digo como tu: "Houston, tenemos un problemaaaa".

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff, Peque ve más tele de la que me gustaría, la verdad, pero es que lo absorbe todo!!! Horror! ;)
      Muas!

      Eliminar
  6. Qué bien que tu padre esté ya en planta :)
    Me parto con lo de tu "naturaleza sumisa", a mi me pasa lo mismo, tengo menos picardía que el oso Winie y me muero de vergüenza si por casualidad me pillan en una trampa, así que nunca las hago.
    Qué maravilla el transportador intereuropeo de Peque y su capacidad de arreglar las cosas con Vanish... yo tb estaría preocupada :P
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de Vanish pueden estar contentos, su publicidad cala... en los niños de cuatro años. Jejeje!
      Sí, yo no sirvo para transgresora. :P
      Besotes!

      Eliminar
  7. De jovencita no era capaz, pero con la edad (y la crisis), alguna "trampita" hago!
    Tú llevale comida rica y pronto lo tenéis en casa!!
    Me encanta el dibujo de peque!! El niño de una amiga, hizo algo parecido. Les hablaron en el cole de Rusia y luego les llevaron de excursión a una granja. El otro día mientras hablábamos de mi niño de país muy lejano, me dijo todo emocionado : yo he estado en Rusia!! Jaja
    Con lo del vanish me partooo jajaja
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, jajajaja! Mola esto de tener el mundo tan cerquita... ;)
      Ya le llevamos cositas, ya, si no se nos cabrea!
      Muas!

      Eliminar
  8. Hola. me alegra leer que tu padre ya está mejor. Tampoco pude nunca saltarme las ''normas'.. creo que mi cara delataría que hago alguna travesura. Qué bueno el comentario de tu hijo... a los niños les encantan todos los anuncios publicitarios... alomejor es sólo eso. Ya nos informarás... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Peque es de esos niños... ;)
      Besos!

      Eliminar
  9. Jajajaja, me meo con lo del toque de Vanish!! Qué cosas tiene este peque jejeje
    El tomate... no se yo si para el año que viene lo podrás pintar... igual inlcuso para el otro.
    Me alegro mucho de que tu padre ya esté mejor :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el tomate va a ser amigo de la familia durante una temporada, arrrg! XD
      Gracias guapetona, a ver cómo van las cosas.
      Muas!

      Eliminar
  10. ja ja, me parto, pero lo más importante es que tu padre ya está en planta. Si te sirvo de consuelo siempre que he estado ingresada mi madre ha infringido las normas llevándome comida o bollos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mona tu madre... Claro que sí, no sé cómo no se lo curran un poco más en los hospitales!!!
      Besotes!

      Eliminar
  11. Jajaja la de aventuras que corres. Que emocionante convertirte en contrabandista de barras de pan crujientitas. Por un padre lo que sea!!!!!

    Lo de la casa de tu padre en alemania me ha hecho caerme de la silla de la risa. Me ha recordado a una vez, cuando éramso pequeños, que la profe de mi hermano le preguntó dónde íbamos a veranear que había montañitas, cancha de tenis, pinares... Y era el jardín de la casa de mis abuelos. La imaginación es muy poderosa en los niños jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, para ellos todo es grande, lejano y lleno de aventuras. Mola mil.
      Un abrazo preciosa!

      Eliminar
  12. ¡Qué bien que tu padre ya esté mejor! Porque la mejor señal no es que ya esté en planta , que también , sino que te haya mandado un recado así de especial. Pero veo que ya has superado esos malos comienzos ,te salió la jugada...jaja. Si el que no sabe mentir se le ve en la cara!!. ¿Quién le dice a peque que no es Alemania?Si está todo en alemán en casa desde la tele ...jaja. Seguro que el bloc de peque ofrece gran y variada información merecedora de una mirada especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me gusta mucho ver cómo interpreta el mundo en sus dibujos. Y lo rosa que me pinta cuando casi nunca voy de ese color, jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  13. Jajaj me meo con las salidas de Peque, es genial!!

    Me alegro muchísimo que tu padre esté mejor, ya verás que va poco a poco para arriba y si te sirve de consuelo en cuando a incumplimientos de leyes hospitalarias jaja nosotros, cuando mi madre ha estado ingresada, lo hacíamos siempre. Hasta los médicos tuvieron que rendirse a la evidencia y darnos vía libre porque si no no probaba bocado (y no me extraña).

    Mucho ánimo guapa, estoy segura que con un Peque en casa todo es más fácil. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me parece que ya le he pillado el tranquillo al contrabando... XD
      Sí, tener a Peque es un bálsamo y una forma de obligarme a seguir sonriendo.
      Besotes!

      Eliminar
  14. Buf, en mi casa mis dos padres han sido de saltarse cada norma que pudieron, qué estrés xD

    pero a nadie se le niega el pan, hombre! así que ya sabes, sigue arreglando esos "desaguisados" con el toque de vanish, que la buena comida es salud, aquí y en china... o en alemania!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, ya no le niego ni el pan, ni el jamón, ni el refresco... XD
      Muas!

      Eliminar
  15. Siempre he sido una niña buena sumisa, como tu dices, pero cuánto más crezco más me doy cuenta de que las normas sólo existen para poder hacer excepciones, que saltártelas produce mucho más placer y adrenalina que morderte la lengua.
    Bien por tu padre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también empiezo a relativizar la sumisión e incluso disfrutar con la transgresión. Será la edad... XD
      Besotes hermosa!

      Eliminar