viernes, 12 de septiembre de 2014

Segunda parte


Mmmm… tengo los dedos oxidados. No se deslizan por el teclado con la agilidad habitual. Esperemos que esto sea como ir en bicicleta y no haya olvidado cómo se publica una entrada.

Quizás lo más sensato y práctico sea comenzar donde lo dejé. De otra manera se me hace complicado ordenar los sucesos y sensaciones que me han inundado estas últimas semanas.

Para empezar os diré que la ropa que encargué por internet... ¡Llegó a tiempo! ¡Y les iba bien a los chicos! Ole por la amiga que me pasó el chivatazo. Vale un potosí.

Me despedí explicando que mi padre estaba pochito de salud. No quise en esos momentos ahondar en el tema, pero lo cierto es que estaba muy mal. Mr. X y yo llevábamos semanas con la idea de ingresarlo, pero a teutón cabezota nadie le gana a mi paterno, y hasta que él no se vio tocado no dio su brazo a torcer. Lo que nos sitúa a dieciocho jornadas de la boda. El día que lo llevamos al hospital nos recibió una doctora con mala leche de aires hitlerianos a la que bauticé como “la House” desde el minuto cero. El caso es que haciendo honor a su mote demostró su savoir faire y derivó a mi padre al sitio que le correspondía: la UCI. Los hospitales evocan en mí sensaciones ambivalentes. Por un lado me causan angustia al asociarlos a la pérdida de muchos seres queridos (ese olor a desinfectante que marea al más pintado). Por otro me recuerda a la llegada de Peque a nuestras vidas. Y más allá de todo eso, los hospitales veterinarios y los humanos tienen sus semejanzas, y me despiertan curiosidad y ganas de aprender de una profesión que podría haber sido la mía si en la primera casilla de la ficha que rellené antes de la selectividad finalmente hubiese escrito medicina en vez de veterinaria.

Sea como sea, visitar a tu padre en la UCI es una experiencia que te remueve. Esa persona que recuerdas siempre fuerte, llevándote a su espalda en la piscina en verano, aconsejándote, advirtiéndote, moldeando tu personalidad… es ahora un ser débil, enfermo y conectado a cables y monitores. Bueno, y soberanamente aburrido. Que dejar a mi padre sin tele es la peor tortura a la que se le puede someter.

Durante mi última semana de trabajo me escapaba a diario del curro treinta minutos antes para poder llegar a las horas de visita, hablar con el médico de turno (muchas veces acompañada de Mr. X, qué suerte tenerlo a mi lado para poder estrujarle la mano en los días difíciles) y hacerme una idea de la situación. Cada vez que traspasaba las puertas de la clínica notaba una ligera pero evidente taquicardia que me demostraba que tranquila lo que es tranquila, no estaba.

Y así, sin poder evitarlo, empezamos a plantearnos que seguir adelante con la boda no era un plan viable.




PS: Pedazo cliffhanger me he marcado… Pero yo no sirvo para autora de Best Sellers, que me da penita dejaros con el mal rollete. Siguiendo con la jerga, ahí va un spoiler. Sí hubo boda. :)






32 comentarios:

  1. Vaya! Gracias por el spoiler, pero lo más importante... como sigue tu padre?
    Un besazo guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue razonablemente bien, por fortuna...
      Muas!

      Eliminar
  2. Las UCIs son lo peor, pero sinceramente es donde mejor estan esos pacientes, vigilados las 24 horas... Yo tuve a mi madre ingresada en una UCI durante un mes, y la verdad que cada vez que la visitabamos (dos visitas al dia) se nos encogia el corazón porque no sabiamos como la ibamos a encontrar.
    Lo importante es que tu papi está mejor, que seguro que ha disfrutado de la boda de su niña y que tu la has disfrutado a su lado.... me han encantado las fotos!!!
    Besotes!!1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no nos podemos quejar nada del trato que le ofrecieron a mi padre en la UCI, técnica y humanamente. Entiendo perfectamente esa sensación que comentas...
      Y sí, esta mucho mejor!
      Besotes!

      Eliminar
  3. Son momentos complicados, sin duda. Leo que sigue bien, así que me alegro por ello. Un beso muy grande y mucho ánimo, guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Álter, no ha sido fácil, no...
      Muas!

      Eliminar
  4. La combinación padre y UCI me hace llorar.

    Espero que tu padre se haya recuperado y la boda haya sido perfecta ;)

    17+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Eva... me acordé de ti en más de una ocasión, ya ves.
      Las cosas han ido mucho mejor de lo que soñaba hace apenas unas semanas.
      Besotes!
      PS: Me pirra tu firma. Y por cierto, he ido leyendo tus entradas desde el móvil, como la de las otras compañeras blogosféricas. Enhorabuena por ese XY!!!!! :D

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias, guapísima!!!

      A veces la vida nos da sorpresas agradables :)

      Un beso enorme a todos!!!

      Eliminar
  5. Ayy cuánto siento que se te hayan juntado dos momentos tannn diferentes, espero que tu padre si que mejorase mucho, que la boda siguiera adelante gracias a la salida de tu padre, eso espero! Y jajaja eres lo más escribiendo, qué bien leerte y ya irás contanto poquito a poquito! Besicos playeros y aún con calor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego fueron vivencias antagónicas... Y sí, las cosas mejoraron. ;)
      Muas!

      Eliminar
  6. Bueno, yo soy tendente a pensar en positivo... asì que espero una boda preciosa y un padre recuperado!!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que tu padre esté mucho mejor. Que mal se pasa. Tan ilusionada con tu boda y de repente... Todo se nubla... Espero el final de la historia, que intuyo es feliz. ¿A que sí?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pedazo niebla chunga se nos plantó delante... pero la vida es así, y por suerte en esta ocasión... hubo final feliz. :)
      Muas!

      Eliminar
  8. Nenaaaaa...aaiixxx...pensé en tu boda pero ni se me ocurrió pensar lo que costó llegar hasta ella por el estado de tu papi. Me alegro que esté mejor y qué decirte de lo guapisisisisisisimos que estabais!!!! Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya si costó Cloe... arrrrg! Pero bueno, como dice mi abuela "tout est bien qui finit bien".
      Besotes!
      PS: Y gracias! ;)

      Eliminar
  9. Ains nena!! Que nunca podamos tener la felicidad completa!
    Los hospitales son odiosos.
    Me alegro que finalmente pudieras celebrar la boda, y que se esté recuperando.
    A pesar de todo estabas preciosa y se te veía la felicidad en la cara.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, la felicidad completa parece que se escapa... Hay que aprovechar lo bueno que llega!!
      Muchísimas gracias Traxi!
      Muas!
      PS: Por cierto, discurso grabado. ;)

      Eliminar
  10. Enhorabuena por la boda que sí se celebro, a pesar de todos los impedimentos, si la hija de un teutón cabezón no consigue lo que se propone no sé quién más podría hacerlo ;)

    Espero el próximo capítulo, que el cliffhanger es igual de emocionante, aún con spoiler!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja! Supongo que todo se pega! ;)
      Gracias por los ánimos a esta aspirante a escritora, jejejejeje...
      Besotes!

      Eliminar
  11. Uff, qué sustaco! Menos mal que nos spoileas el final y adelantas que todo salió bien :)

    ResponderEliminar
  12. Qué bien leerte por aquí! Me alegro de que les quedase bien la ropa (gracias por lo del potosí, jajaja). De lo demás no hago spoilers y espero que tu papi siga mejorando.
    Un besazo enoooorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me quedo corta con lo de potosí, jejejejeje!
      Besototes!

      Eliminar
  13. Ay nena!! ya me extrañaba tu ausencia.
    Espero que tu padre siga mejorando.
    Encontrar buenos médicos ayuda mucho cuando uno está mal,
    porque los hospitales de por sí, como dices, son lugares feos.
    Me alegro de que finalmente decidierais celebrar el bodorrio,
    estoy segura que es la mejor medicina que le podías regalar a tu papi.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ido leyendo tus entradas, aunque no pudiese comentar... :)
      No sé si los hospitales son lugares feos... También traen esperanza a muchas personas, pero es inevitable que muchos acabemos asociándolo a momentos difíciles.
      Muas!

      Eliminar
  14. ¡Vaya!Yo te dejé con la boda y la ropa , y ahora encuentro esto , ¡Cuánto lo siento! , espero que se solucione todo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Seoane, poquito a poco.
      Besotes!

      Eliminar
  15. Qué buena que eres... Entrada corta y dejando a las personitas en vilo, para al final, desvelar parte de lo que acontece, jejeje.

    Ya sabes que me alegré un congo cuando supe que iba para alante el tema.

    Muacksss!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me daba penilla dejar al personal así, jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar