viernes, 28 de junio de 2013

El mejor consuelo


Anoche Peque durmió intranquilo. Se movía de un lado a otro y a ratitos sollozaba. Acabé despertándome del todo y le pregunté qué le ocurría. Del gimoteo moderado pasó a la llorera escandalosa y me dijo que le dolía la rodilla....En realidad yo me temía que fuese dolor de estómago por el atracón de palomitas que se había pegado...Fue su premio porque hace dos días, por primera vez, se decidió a hacer caca en el orinal. Hasta ahora pedía siempre el pañal, y si yo trataba de convencerlo para que usase el WC, se aguantaba y se pasaba varios días sin defecar, empeorando su ya habitual estreñimiento. Por esa razón no he querido forzarlo. Pero al fin, y gracias también a la mano derecha de su tía E, se ha decidido a comprobar las bondades de hacer caca sentado...¡y le ha pillado el truquillo! Como premio por tan magna proeza solicitó un bol de palomitas y eso comió ayer después de la cena, feliz como una perdiz y sin parar de repetir su hazaña a todo aquel que se cruzara en su camino.

El caso es que no era el estómago lo que le dolía. Y en la rodilla no vi nada de nada. Mr. X y yo buscamos alguna herida o similar y nos pareció que todo estaba en orden, pero Peque no dejaba de llorar.

Como ya me había desvelado le ofrecí recostarse encima mío, que suele gustarle mucho, e inmediatamente se puso en mi regazo. Le costó relajarse, pero poco a poco los lloros fueron disminuyendo y noté como Peque se acomodaba para cazar otra vez al esquivo Morfeo. Acabó con la cabeza apoyada en mi vientre y el cuerpo entre mis piernas. Y se durmió.

No sé si lo que le pasó es que tuvo una pesadilla, o si al dormir en alguna postura extraña se hizo daño en la rodilla o si más bien le picó un mosquito. Pero sintiéndolo calmado en mis brazos me di cuenta de cuan terapéutico es el abrazo de una madre (o de un padre). El mejor analgésico, el tranquilizante más poderoso.

Me acordé de todas las veces que yo busqué refugio en las caricias de mi madre, ya fuese por penas de amor, por otras tristezas múltiples y variadas o por una simple gastroenteritis. Ella siempre estaba allí para reconfortarme.

Y ahora estoy yo para mi Peque.


28 comentarios:

  1. y ahora estás tú, claro que sí! Pero también los mayores nos sentimos reconfortados co el contacto físico, yo cuando no puedo dormir, me relajo pasando el brazo sobre mi marido. El calor de su piel es un relajante para mí -aunque no sus quejas "me das calor", "me aprietas,... ;)-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, sí, yo sigo pidiendo mimitos cuando estoy baja de ánimos! Aunque las quejas que comentas me son muuuy familiares, jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  2. ¿Qué te voy a decir? ♥.
    Hace dos noche mi peque también se despertó llorando sin parar indicando que le dolía una pierna... creo que a estas edades les pasa "bastante" y algunos me han dicho que podría ser algo así como "dolores de crecimiento"... no tengo ni la más remota idea de si esto es así o no. También pasó a mi cama y nos dormimos cara con cara y agarraditos de las manos ^_^.

    Muchísimos Besotes para Tí y para el Campeón!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, ahora que lo comentas, no había pensado yo en esa opción y es factible... :)
      Qué gustito dormirse así, jejejeje...
      Besototes para vosotros también!
      Y buen finde!

      Eliminar
  3. Pues igual fue una pesadilla, o una mala postura.
    Pero qué gustito dormir así abrazaditos. Y lo rico que sabe un abrazo!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rico, rico!! A mí me encanta notarlo relajadito a mi lado...:)
      Muas!

      Eliminar
  4. Si lo que no cure un abrazo de madre...
    Un besito y feliz finde.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo también he escuchado lo de los dolores de crecimiento en articulaciones, pero no se si son una leyenda urbana...

    Como muy bien dices, los mimitos de mamá lo curan todo!!!

    Besitos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no hemos tenido más dolorcillos articulares, que dure!!
      Y muchos mimitos, of course! :)
      Muas!

      Eliminar
  6. Cuando leo lo sanador que es el abrazo de una madre, pienso en los niños que están institucionalizados y se me rompe el alma.
    Pobre Peque, menos mal que pronto fue consolado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Eva, aunque espero que la gente que trabaja con estos niños también sepa ofrecer el cariño y los mimos que se merecen...
      Un besote.

      Eliminar
  7. Ay... Q agustito para el peque... Y para la mami. Un besazo reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustito compartido, jajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  8. Qué bonita la frase de "ahora estoy yo para mi peque" ,qué cierta es.

    Curiosamente hoy en mi entrada hice un comentario parecido de pitufiña, con 2 meses y cuanto saben...:).

    Referente a la operación "caca" estamos en las mismas,peluchin está esperando su gran premio de niño de los piratas cuando salga en el water la susodicha pero aún se resiste(llevamos 3 semanas,es pronto), de momento estamos en operación calzoncillo,ahí me tienes a mi lavando calzones de una operación y ropitas y baberos de la otra con los vómitos,entretenida todo el día...
    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo con la operación calzoncillo! Peque lo lleva a días, unos mejor que otros, pero seguro que nuestros campeones saldrán victoriosos!!
      Besitos!

      Eliminar
  9. Ohh, qué ternura!!!

    Mi Pequeñín se caga encima, no hay manera que se siente para hacerlo. Qué difíil es a veces, verdad?

    Peque es un campeón.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es difícil, sí...Ayer la cosa no fue tan bien como los días anteriores, pero no desistimos, jejejeje...
      Muas!

      Eliminar
  10. Mo:
    Preciosa, cuanto te entiendo!!!. Pobrecillo peque que algún dolor sintió, pero que felicidad para el, que su madre estaba allí para mimarlo y abrazarlo, hasta que no sintiera nada. Para mi la sensación más exquisita es dormir abrazadita de mi Monita.
    Besos mil (Ya publiqué nuestra desvirtualización... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo muy presentes los mimitos de mi madre, siempre lograba hacerme sentir mejor...
      En cuanto pueda te comento, que leí la entrada en el móvil!!
      Besotes!

      Eliminar
  11. Espero que lo de la rodilla haya quedado en eso, en una anecdota. La verdad es que no nos damos cuentas de que incluso de adultos el abrazo es lo más terapeutico. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya está mucho mejor!
      Los abrazos son sanadores, no hay duda.
      Un besote y...¡un abrazo!

      Eliminar
  12. Afortunadamente, mi madre sigue siendo fuente de consuelo, y yo la sigo buscando. También tengo a mi marido. Mi peque es poco cariñosa, pero cuando me necesita y me busca... claro que me encuentra! Me encanta ejercer de mamá consoladora,porque sé lo que significa para mí el consuelo que aporta mi madre.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo pienso yo, me gusta proporcionar ese cariño a Peque porque sé lo bueno que es!!
      Besotes!

      Eliminar
  13. Es algo muy bonito... aunque recuerdo que yo de pequeña a veces me inventaba que me dolía algo para que mi madre me hiciese caso. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre has tenido la vena interpretativa muy desarrollada Álter, jejeje...:P ¡Lo que sea para conseguir un abracito rico!
      Muas!

      Eliminar
  14. Igual había cogido una mala postura y se le había dormido la pierna o algo, no? en cualquier caso, el abrazo de una madre todo lo cura
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué sería, pero ya no ha dado más problemas! Será que mi abrazo lo ha dejado como nuevo... ;)
      Besos!

      Eliminar