jueves, 10 de abril de 2014

Esto no está hecho para impacientes


Suelo presumir de paciencia entre abundante y superlativa, pero me he dado cuenta de que ya puedo ir redefiniéndome.

Ayer tocaba prueba del vestido. Me levanté de buen humor y con muchas ganas de ver el resultado, que con el tiempo que ha pasado desde que me lo probé ya casi no me acuerdo de cómo era...(miento como una bellaca, me lo sé de memoria).

Por la mañana recordé coger mi súper sujetador nuevo, comprado ex profeso para conjuntar debidamente la ropa interior de una novia glamurosa. Que por cierto, ya ha pasado por la lavadora, no porque fuera mi intención sino porque la hija de Mr. X quería echarle un vistazo y se olvidó de lavarse los pegotes de mantequilla que llevaba en las manos antes de hacerlo (no comments). Ahora mismo la niña tiene una orden de alejamiento de dos metros de mi armario.

Pregunta filosófica básica: ¿me llevo a Peque a la prueba o le busco un plan B? Como en realidad a mí me va el riesgo, decidí llevármelo.

La hora convenida eran las seis de la tarde, y salimos con tiempo mi suegra, Peque y yo de camino a la tienda. Ya durante el trayecto la cosa prometía. Peque, que suele disfrutar de los paseos vespertinos, andaba como un gremlin (de los chungos, por supuesto) exigiéndome ir a casa o en su defecto al parque más cercano. Yo repetía mi mantra "voy a ver el vestido-voy a ver el vestido-voy a ver el vestido" para no desfallecer en mi gesta y tratar de consolar-motivar a mi churumbel para disfrutar de la experiencia. Podría haberlo sobornado con la promesa de algún juguetito, pero hemos abusado de esa treta recientemente y ya se sabe que al final el chantaje continuo pasa factura y no en mi favor precisamente.

Cuando llegamos a nuestro destino casi se me cae la mandíbula al suelo rollo dibujos animados al ver la cola de gente que esperaba. Y eso que teníamos hora. ¿Pa qué? Pa cagarla, como se suele decir. Porque es cagarla, y mucho, tener a un niño de casi cuatro años con mono de parque en un sitio en el que todos hablan bajito, se mueven con delicadeza y hay montones de vestidos caros que no se pueden tocar. Eso sin hablar de mi suegra, que la pobre está convaleciente de una pequeña cirugía y lo que menos le convenía era pasarse media hora de pie. Empecé a hiperventilar, a sudar como una cerda (nota de la veterinaria: los cerdos no sudan, tenía que decirlo) y evocar mi mantra para relajarme. Peque me miraba con rencor absoluto como sólo un yonqui de los parques en pleno síndrome de abstinencia podría hacerlo, y por suerte lo tenté con un trozo de bocata y picó. Eso sí, yo andaba detrás suyo como Hansel y Gretel recogiendo todas las miguitas que dispersaba. Qué duro es el oficio de madre. Mi suegra aguantando el tipo, la de la tienda disculpándose por el retraso, yo a lo mío entre el mantra y las migas de pan. He de decir que buena parte del retraso se debió -no me cabe duda- a las exigentes clientas que nos precedían. Que si ahora un fular, que si ahora este color combina mejor con este o con el otro (uy no, ese azul no que es el de las damas de honor...). En comparación me doy cuenta que soy de decisión fácil...qué agotamiento. Eso sí, llevaban en brazos un bebote de no más de tres meses que era una ricura. Y eso que dejaba una estela de olor a mierda que tiraba para atrás (hasta que las mujeres se coscaron).

Pero yo iba a ver mi vestido, no hay dolor.

Por fin, tres cuartos de hora después, con la madre de Mr. X sin saber ya cómo sentarse, Peque haciendo el mico de una columna a otra, y yo con un tufillo axilar sospechoso, fuimos convocadas al vestidor.

La modista me hizo pasar al probador y me dijo: "Ahora mismo te traigo el forro, que hoy sólo hacemos prueba de esa parte". Y mientras se iba yo pensaba..."¿el forro?, ¿el forro?, ¿todo esto por el forro?, ¿por un puto forro?...". La parte en la que blasfemaba (más, quiero decir), si eso, me la salto.

Pero bueno, en honor a la verdad debo decir que era un forro maravilloso.

Eso sí, me quedan tres pruebas. Tres. Y la próxima dentro de un mes y medio. A este paso la paciencia no me llega al día de la boda. He dicho.









34 comentarios:

  1. Ainnnnssss... pues debe ser un forro estupendísimo!!! Jajajajaja... Ánimo que para la próxima ya sabes: abuela y peque en casa!!! Jijiji! ;)

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era majo, para qué negarlo...jajajajaja!
      La próxima cambio de estrategia, está claro.
      Muas!

      Eliminar
  2. jajaja, el forro??? Me parto! Yo tampoco estaría muy contenta ni con mucha paciencia si fuera tú ;)

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consuela sentirme comprendida...jajajajaja!
      Besotes!

      Eliminar
  3. El forro?????... Oh my God... Dale al mantra, dale ;-).

    Besotes!!!.

    ResponderEliminar
  4. El forro?? En serio?? Jaja espero que al menos fuera bonito y te sintieras favorecida!
    Para la próxima, peque al parque!!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo era Traxi, jajajajaja!
      Ni lo dudo, vamos, no me lo llevo otra vez ni de coña!
      Besotes!

      Eliminar
  5. El forro? Dios, qué putada! Tú eres de las mías, de las que se imagina a su churumbel estoico y maravilloso, asombrado por la belleza del vestido, en una tienda diáfana solo para tí y tú estupenda y oliendo a rosas...pero al menos te probaste algo, jajajajaj. muaka!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Madi, tengo una fe...jajajajaja! Aunque supongo que al final aprenderé...XD
      Muas!

      Eliminar
  6. Mo, pongo a Dios por testigo de que jamás en mi vida había oido que se hiciera una prueba del forro. Cielos, en que tienda repipi has comprado el traje!!!!!! eso debe ser de Chanel como mínimo.
    Yo tuve alguna prueba, la que me hicieron cuando llegó el traje (me habían tomado medidas y hecho a mida) La de ver como estaban los arreglos de los detallitos y la que me hicieron unos días antes de la boda por si uno engorda/adelgaza. Pero en todas ellas el forro y el vestido iban juntitos, palabrita. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que es ninguna gran firma...jajajajaja! Mi suegra dice que tanta prueba es para justificar el precio -que tampoco es una pasada, todo hay que decirlo-.
      Espero que la próxima vez me prueben algo más que el forro o me dará un soponcio...XD
      Besotes!

      Eliminar
  7. Jajaja me siento identificadísima contigo. Eso de llevar niños inquietos y con ganas de explorar a ambientes con poca comprensión hacia sus mentes prodigiosas es lo más estresante por lo que he pasado. ¡Yo también he recogido migas, atrapado mano en le último segundo, y rescatado objetos delicados! La próxima prueba mejor intentas dejar a peque con alguien para que le lleve al parque ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que Madi tiene razón, nos montamos una peli en la que nuestros churumbeles son ideales y mega cuidadosos y luego viene la realidad...jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  8. Digo yo que si el forro ya te gusta ... para que continuar con el vestido? no ? Todo eso que te ahorras, jejejej.
    No te quejes no, que David ya se hubiera escondido debajo de todos los vestidos más fashion ....
    Como alternativa también te puedes probar el vestido en el parque ? a que no lo habias pensado ? jeej
    Avísame si lo haces, que me vengo pa Barna !!

    Petonetssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La combinación prueba en el parque no me convence...no, no, no, no...
      Peque a punto estuvo de meter la zarpa en los vestidos de novia, casi me da un algo...arrrg!
      Besotes!

      Eliminar
  9. A mi ni se me ocurriría ir a probarme con mis peques.... vamos, ni ir a la carnicería que son capaces de volver con menos dedos, quita, quita!

    La verdad es que escucho tu relato y me da urticaria eso de la boda, no me veo yo con mi suegra en esas lides!!

    Pero está visto que tu si lo estás disfrutando, y nosotras de leer tus aventuras!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que tengo mucha suerte con mi suegra, jejejejeje...
      Fui una ilusa, lo reconozco. Con dos no se me habría pasado por el pensamiento!! XD
      Muas!

      Eliminar
  10. Jajajaja. Se pasaron tu ilusión y tu paciencia por el forro, con perdón... Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Álter, exactamente...XD
      Besotes!

      Eliminar
  11. Que valiente eres!!!! para rato me llevo a mis tortuguitas a una prueba de un vestido... para rato!!!!
    La verdad que mucho sufriste por solo un forro... a ver si a la próxima tienes mas suerte y por lo menos te "enseñan" algo mas del vestido...
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nena, es que tú tienes tres! Yo pensaba que con uno sería más manejable la cosa...:D
      Muas!

      Eliminar
  12. Pobre, tanto estrés sólo para probarte el forro! De hecho no sabía que eso se hacía, yo siempre que fui me probé el vestido entero!
    Un beso y paciencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo sabía...raro, raro...
      Besotes!

      Eliminar
  13. ay madre, yo en tu lugar no se si hubiera tenido tanta paciencia... Pero me alegra que al menos fuera un forro precioso. La impaciencia es uno de mis mayores defectos creo :S Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, yo que presumía de paciencia...arrrrg! ;)
      Muas!

      Eliminar
  14. Si que tienes pruebas!!! Juas!!! Yo me lo probé el día que lo compré, un mes antes para verificar los arreglos y el día antes por si las moscas...cuando fui a recogerlo. Yo no sé si hubiese aguantado 45 minutos...debo ser más impaciente que tú ;)
    Un besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje...yo tuve que aguantar por narices...¡no me quedaba otra! XD
      Besotes!

      Eliminar
  15. jajajajajaj........ bigotes de mantequilla, tufillo a mierda...pero bueno!!! que chances!! todo sea por estar maravillosa ese día. Has superado la prueba con creces. A mi me pueden las esperas,....y con un niño y una suegra eso tiene que ser un prueba paciencias...jajaj.

    Bendito forro!!
    Le gustó a tu peque al final?

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que a mí esperar no me molesta nada...siempre y cuando vaya sola y no tenga más recados pendientes, claro está, jajajaja!
      Peque no estaba para valorar el vestido ese día...veremos cuando lo vea entero!! :D
      Muas!

      Eliminar
  16. Pues aguantasteis bastante bien! Cuarenta y cinco minutazos! Valiente!
    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría inconsciente, jajajaja! :D
      Besotes!

      Eliminar
  17. Pero que bien llevas la logística¡ Diossss, ahora la que está hiperventilando soy yo, pero hay que ir tan pronto a probarse el vestido? Ay ay ay¡ Bueno, este fin de semana voy a ver vestidos...Y catering y esas cosas las tienes cerradas? es para comprobar mi estado de dejadez y mala organizacion..uff uff.
    Fuera de eso, ese día irás preciosa y será perfecto.
    Un besote¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo que estoy viendo, medio añito para tener el vestido es más o menos la tónica...pero estoy segurísima que puede hacerse en menos tiempo!! El sitio lo tenemos, de la comida nos encargamos nosotros, pero aún quedan montones de cosas por hacer...jejejeje...
      Gracias!!
      Muas!

      Eliminar