viernes, 1 de febrero de 2013

Cuando E encontró a H


En mi entrada de ayer os remitía a este otro post en el que hablo de cómo llegué a la vida de mi madre. Al final del texto digo que algún día hablaré de cómo se conocieron mis padres y...¡todavía no lo he hecho! He de poner remedio a eso, porque hay historias de amor que merecen ser contadas.

Lo cierto es que este relato era divertido de verdad cuando lo narraban mis padres juntos, porque cada uno lo explicaba desde su punto de vista y era de lo más cachondo. Me la habrán llegado a explicar cuarenta millones de veces...a ver si soy capaz de recordar todos los detalles.

Si habéis leído el post al que hago alusión al principio, nos hemos quedado con que mi madre volvió de Francia estando embarazada. Imagino que de no haber ocurrido eso habría intentado viajar más y buscarse la vida en otro sitio, pero teniéndome a mí los planes cambiaron. Se quedó en casa de mis abuelos y se puso a trabajar en un bingo por las noches. De día dormía un poco y trataba de robarle algunas horas al sueño para poder estar conmigo (y yo me quejo de la no conciliación que vivo ahora...). El resto del tiempo se ocupaba de mí mi abuela.

Una noche de esas en que mi madre trabajaba, entró en la sala un tipo alto, guapo, con aspecto de extranjero y un porte de lo más seductor. Mi madre le dio un codazo a la compañera con la que estaba hablando y le dijo: "¿Ves a ese chico que acaba de entrar? Te aseguro que va a ser mío". Mientras el atractivo cliente jugaba unas partidas, mi madre trató por todos lo medios de empezar a flirtear con él, pero el hombre no se daba por aludido. Además, la empresa tenía unas normas claras en cuanto a la relación de trabajadores y clientes, y no podía ser más directa sin llamar la atención. El chico jugó un rato y se fue. Y mi madre se lo montó para averiguar en cinco minutos que el objeto de su deseo era cliente del hotel del mismo edificio en el que estaba el bingo. Sabía que se jugaba el puesto de trabajo si alguien la pillaba coqueteando descaradamente, así que con disimulo fue hasta la recepción del hotel y le pidió al recepcionista, que era colega suyo, que le chivase el número de habitación del hombre extranjero, que resultó ser alemán. El chico dudaba en darle semejante información a mi madre, pero ella supo usar su poder de persuasión para que desembuchase. Acto seguido, y sin pensárselo demasiado, cruzó la calle, se metió en una cabina telefónica y llamó a la habitación. Cuando el alemán descolgó ella soltó: "Mira, soy una chica que trabaja en el bingo...ya sé que esto no es muy normal, pero es que tengo que conocerte, y...bueno, pues eso, que si quieres tomar un café conmigo". Al teutón aquello le pareció de lo más gracioso, y picado por la curiosidad, accedió a conocer a mi madre. Llegó ese café y otro, y otro...Y el romance comenzó. Pero él no vivía en España, sino en Alemania. Como sabía hablar español de sus años vividos en Sudamérica, la empresa para la que trabajaba lo enviaba con asiduidad a la ciudad en que vivía mi madre y así podían verse. La relación fue clandestina durante mucho tiempo. Por una parte, él estaba separado pero no divorciado y hasta que la cosa no fuese más seria no quería que todo el mundo se enterase. Por otra parte, mi abuelo era muy dominante con mi madre y no hubiese tolerado que ella mantuviese una relación así, con un hombre "casado". En definitiva, se veían cuando el alemán llegaba a la ciudad y acudía al bingo. Sabía dónde vivía mi madre, alguna vez habían tomado algo en un bar de su barrio, pero no tenía su teléfono (y mi madre tampoco tenía el suyo porque era de la casa que compartía con su exmujer).

Como en tantas otras ocasiones, nuestro germano protagonista llegó de viaje, acudió al hotel y casi cae redondo al suelo al descubrir que el bingo había cerrado. No había ni un sólo trabajador que pudiese decirle dónde encontrar a mi madre. Desesperado, se dedicó a pasear por el barrio de mi madre, con la esperanza de poder verla por allí. Pero nada, no aparecía por ningún lado. Con la moral por los suelos, entró en el bar en el que habían compartido algún rato juntos y al poco tiempo un camarero se le acercó y le dijo: "Me habían dicho que quizás vendrías por aquí y me han dejado esto para ti". Alargó la mano y le dio un papel. Estaba apuntado el nombre de mi madre y un número de teléfono dónde podía encontrarla. Por fortuna (o porque no podía ser de otro modo), reemprendieron la relación. Pero aún en secreto, porque había un escollo que parecía insalvable: mi abuelo. Él no sabía nada del ligue de su hija (sólo mi abuela) y a mi madre le daba pavor decírselo. Era dominante y cabezota, y estaba segura de que no lo aprobaría. Al alemán el rollito del padre celoso comenzó a tocarle los bemoles y decidió jugárselo todo a una carta. Una mañana en la que sabía que mi madre y su progenitor estarían desayunando en el famoso bar del barrio, se presentó allí sin avisar. Se sentó en la mesa en la que tomaban un café y delante de mi madre, que estaba lívida y con la boca abierta sin poder articular palabra, el alemán espetó a mi abuelo: "Mira, para que te quede claro, esta -tendiendo un brazo alrededor de mi madre- es ahora MI mujer, ¿estamos?". Y mi abuelo, vete tú a saber por qué extraña conjunción planetaria, en vez de largarle un puñetazo, mudó su sempiterna expresión de cabreo a un esbozo de sonrisa y de ahí a una carcajada sonora y contagiosa. Le cayó bien el alemán. Le cayó bien mi padre.

Y así, Peque, es como tu abuela E conoció a tu abuelo H.


¡Feliz finde!

68 comentarios:

  1. Oooh! Es cómo el guión de una película romántica. Me encanta la historia de tus padres. Que valiente tu madre y que narices tu padre para hacer lo que hicieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapetona! Los protas se lo curraron mucho :)
      Muas!

      Eliminar
  2. Desde luego de película... Es cierto que la realidad supera la ficción....
    ;D

    ResponderEliminar
  3. OOoohh! qué bonito!! una historia para pasar de generación en generación ;). Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una de las cosas buenas del blog, que nos permite dejar por escrito trocitos de nuestra historia vital :)
      Besos!

      Eliminar
  4. ¡¡¡¡¡Que bonita historia!!!!!!y me ha encantado el final con tu abuelo riendose... lo describes como un tipo serio pero seguro que tenía su parte tierna y divertida!!!
    Besotes me ha encantado la historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuelo era un tipo muy particular ;)
      Un beso preciosa!

      Eliminar
  5. Mo:
    Me has dejado impactada por la historia!!!. Que maravillosa sincronización planetaria..., para conocerse y luego juntarse!!!. Me ha encantado!. Gracias por compartirla.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta Mo, que historia tan bonita!

    ResponderEliminar
  7. Guauuu que historia tan chula!!! Es preciosa, me ha encantado así con todas las letras. Tus padres son geniales. Besitos

    ResponderEliminar
  8. Me encanta!!
    Qué historia de película!! Vaya huevos (se puede decir tacos?) le echó tu madre para llamarlo. Pero vaya par que le echó tu padre para presentarse frente a tu abuelo, madre mía, a mi me temblaría todo el cuerpo!!
    De verdad, que eso es un demostración de amor en toda regla!
    Un beso guapa!
    Buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tacos están permitidísimos en mi hogar virtual :)
      Los dos han sido personas con las ideas claras y que han luchado por lo que querían.
      Besotes y buen finde!

      Eliminar
  9. Preciosa historia de amor!!! Vaya con tus padres, son la caña! Sí, señor!! Besos

    ResponderEliminar
  10. ohhhh, la verdad es que tienes para una telenovela!
    jejej, la verdad es que la historia es muy bonita y de pelicula!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es una historia preciosa...
      Besotes!

      Eliminar
  11. por finn lei la entrada,como iba atrasada empecé por las otras ,jejej

    qué historia más bonita y atrevida....que se rían las telenovelas! anda qué...
    me hubiera gustado ver la cara de tu abuelo ...y de tu madre muriéndose,jajajjajja

    Tu y tu madre tb teneis en común el fijaros en chicos divorciados....serán los genes?
    oye...y referente a la entrada anterior,puedes ir al programa de tele 5 a buscar a tus medios hermanos....tu me abisas que yo lo grabo ehhh!jajjjjaja

    besiñosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uix, quita, quita, yo tengo más que suficiente con mi familia tal y como es, no me apetece nada ir en busca de nadie!
      Buen finde guapetona!

      Eliminar
  12. Una historia preciosa! Muchas gracias por compartirla. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartir con vosotras en un placer :)
      Muas!

      Eliminar
  13. Qué linda historia de amor Mo! He leído también el otro post que comentaste, y me ha encantado toda la historia! Tú madre fue muy valiente. Y tus padres también, se nota que estaba muy enamorado para enfrentar de esa manera a tu abuelo.
    Un besazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me siento muy orgullosa de ellos, desde luego! :)
      Besotes!

      Eliminar
  14. Em... como me mola tu madre!! siempre digo, si quieres algo ve a por ello!! sin lugar a dudas una gran gran mujer! lógico que tú seas como eres!! y ahora amiga, entiendo una cosa! pero eso te lo diré en privado!!
    Tu padre fue muy muy afortunado de encontraros, sin duda.
    Mil besos Mo! Feliz Feliz fin de semanaa yuju!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyyyyy! Qué intriga! Ya me contarás!!!!
      La fortuna nos sonrió a todos :)
      Un besote!

      Eliminar
  15. AY, que bonito, pero creo que has tenido una madre muy moderna y valiente. que historia más genial .un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mis padres siempre han sido mis referentes :)
      Besos!

      Eliminar
  16. Es para escribir un libro!!! :) Quiero más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Creo que ya he contado casi toda mi vida!
      Muas!

      Eliminar
  17. Menudo carácter tiene tu padre!!!! Que historia más bonita!!!

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué bonita historia! No sabía que tu padre es alemán :) ¡Me encanta la gente que va de frente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, mis padres siempre han sido muy claros...
      Un beso guapa!

      Eliminar
  19. Jajjaja, la historia es grandiosa! El momento de tu madre llamando a la habitación, y tu padre plantándose delante de tu abuelo.... Grande!

    2 personas muy valientes, sin duda :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sister, lo suyo tenía que ser sí o sí ;)
      Muas!

      Eliminar
  20. Bueno, bueno, "peaaaaassso historia", vaya tela, me ha encantado!!!. La seguridad de tu madre, el plante de tu padre a tu abuelo, vaya pasada!!!. Si es que con esos padres, ¿cómo iba a ser su hija?, y es que te veo así, decidida, segura... esa es la impresión que tengo y con una muy buena actitud ante la vida, si señor, tus padres son ¡¡¡admirables!!!, pero eso, bien lo sabes tú mejor que nadie.

    También he leído la primera parte y olé por tu madre, toda una mujer!!!. Dales un Besote de mi parte, aunque ni sepan quién soy XD.

    Muchos Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Me temo que yo no he salido tan decidida y segura como ellos. La cosa va mejorando con los años, pero soy de personalidad más tranquila (y dubitativa).
      Le daré un beso a mi papi de tu parte. Mi mami ahora está en mi corazón...
      Besotes!

      Eliminar
  21. Por favor... es de comedia romántica, de esas que sales con una sonrisa enoooooorme y con ganas locas de compartir tortitas con nata con tu chico!!! (por lo dulce de la peli!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hala, a ver si viene algún director de cine con ganas y yo le hago el guión, jejejejeje!
      Muas!

      Eliminar
  22. Qué historia tan romántica... Tendrían que venderla para una peli. Jajaja. Besots!!!

    ResponderEliminar
  23. Tienes un premio en mi blog, puedes pasar a verlo...

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2013/02/premio-de-genesis.html

    ResponderEliminar
  24. Mo, una historia preciosa, eso es amor y luchar por lo que se quiere!!

    besotes

    ResponderEliminar
  25. F L I P A N D O!!!
    Esa historia es tan bonita, tú madre tan valiente y tú padre tan galansote, que me has puesto los pelillos de gallina!!!
    Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, me alegro de que te haya gustado Yolandica!!!
      Besote grande!

      Eliminar
  26. Que historia tan bonita! Por cierto, fan de tu madre por conseguir lo que quiso echándole webs. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, esa fue una de sus lecciones vitales, hay que luchar por lo que se quiere :)
      Besotes!

      Eliminar
  27. Que historia más bonita, creo que son las que se deben recordar y dejar constancia de ellas para que otros las conozcan. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tamara, esa es la idea, recordarla, siempre recordarla.
      Besos!

      Eliminar
  28. Me ha encantado leer la historia de los abuelos. Parece de película :) Al final le echó un par de narices! Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, descisión nunca les ha faltado a mis papis! ;)
      Muas!

      Eliminar
  29. Pero que historia tan bonita! Me ha encantado.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  30. Ays, hombres así ya no quedan...qué bonito, parece de película.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Hay que ser optimista mujé, algunos hay por ahí, mu escondidicos ;)
      Muuuas!

      Eliminar
  31. Qué bonito! Es una historia preciosa, me encanta que sea real!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también :)
      Un beso guapetona!

      Eliminar
  32. PRECIOSAAAA entrada, no se puede decir más. Tu madre con su personalidad solo podía acabar con un hombre como tu padre!!!!! Mil besos playeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaban hechos el uno para el otro...
      Un besote!

      Eliminar
  33. Mo, me ha encantado la historia, es como de película. Además me he leído la entrada de tu madre y como llegaste tú, y tanto me han enganchado que me dije que tenía que leerme todo el Blog desde el principio... y durante esta semana me lo he devorado entero, como aquellos libros libros que te atrapan y no puedes parar de leer.

    Te he de decir que me encanta como escribes, me gusta tu capacidad para explicar las historias con mucho dinamismo, sencillez, frescura y con mucho gracejo. Felicidades! Tu Blog ha pasado a ser mi blog favorito del que no me quiero perder ni una entrada. Gràcies por compartirlo con nosotros!!

    Ahhh y leyendo me he dado cuenta de varias casualidades que nos unen:

    - Mr. X y yo somos casi del mismo día y mes (1 día de diferencia, Piscis los 2)
    - Tú y Yaiza os llevais 2 días de diferencia (Aries las 2)
    - Nuestros respectivos hijos se llevan unos 10 dias (Géminis los 2)

    Qué casualidades, ¿no? jajajajaja Una mezcla explosiva!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, este pedazo de comentario me deja prácticamente sin palabras...Es un lujazo que alguien disfrute tanto con lo que una escribe (un lujo y un honor, por supuesto). Muchísimas gracias por decir cosas tan bonitas...
      Y sí, son muchas las casualidades que nos unen...(qué decir de esos terremotos géminis que tenemos en casa, jajajaja!).
      Montonazos de besos!

      Eliminar