jueves, 9 de marzo de 2017

Cuando yo era pequeña


Leí en los fantabulosos blogs de Remorada y Begobolas sus cuestionarios nostálgicos, y no he podido resistirme, lo que me gusta a mí ponerme a recordar…


1. ¿Tienen tus padres algún libro de recuerdos de cuando eras pequeña?

Mi madre hacía unos álbumes de fotos espectaculares, con fechas, anotaciones, entradas de los sitios que visitábamos… Cuando murió encontré en un armario una cajita que ponía “Cosas de mi Mo”. Dentro encontré cartas a Papá Noel, dibujos y notas que le había escrito. Ahora hago lo mismo con Peque.

2. ¿Sabes si te llamaron así por alguna otra persona?

Por mi madrina, la mejor amiga de mi madre. Como es francesa mi nombre también lo era, pero la normativa estatal no permitió que figurase así en la inscripción del registro de nacimiento. Sólo mi familia usaba la versión francesa. Ahora muy poca gente lo hace, pero me encanta que me llamen Monique.

3. ¿Conoces que otros nombres barajaban tus padres?

Verónica (Veronique, en realidad).

4. ¿Tu primer recuerdo?

Creo que es un recuerdo implantado. Me explicaron tantas veces la batallita que lo he acabado visualizando. Por lo visto el día de mi tercer cumpleaños lo estrené estampando mi frente en la cama y el chichón fue épico.

                                               


5. ¿Tus padres te leían o contaban historias? ¿Recuerdas cuáles?

De pequeña recuerdo más a mi abuela contándome historias: la ratita presumida, la cigarra y la hormiga, la liebre y la tortuga… Y una inventada que yo le cuento a Peque.

6. ¿Cuando eras pequeña te acuerdas de lo que querías ser de mayor?

Creo que lo primero fue traductora oral de las Naciones Unidas.

7. ¿Tenías algún profesor favorito?

Había una profesora que me caía muy bien, se llamaba Montse, y nos daba ciencias en primaria.

8. ¿Cómo solías ir vestida al colegio?

De segundo a octavo, con uniforme. Un pichi gris en una escuela, y pantalones azules y camisa blanca en la otra.

9. ¿A qué solías jugar?

Jugaba mucho sola con mis muñecas, y me encantaba construirles casitas. De cartón, plastilina, lo que tuviese.

10. ¿Tenías alguna casita de juguete?

La de Pin y Pon, que era una maleta.

11. ¿Algún recuerdo de tu familia en vacaciones?

En Alemania, verde en verano, blanca en invierno. Nos alojábamos en una granja con Zimmer Frei de la Romantische Strasse y paseábamos por los pueblos colindantes, los bosques frondosos, las ferias locales… Me encantaba.

12. ¿Y alguno de tus primeros cumpleaños o Navidades?

Cuando cumplí seis años invité a tres amigas del colegio y mis padres y mis abuelos maternos (vivíamos con ellos entonces) montaron una fiesta con gorritos y una piñata. Me alucinó.

13. ¿Heridas memorables?

Fractura de antebrazo (no sé si cúbito o radio) con unos ocho años. Antes de ir a piscina jugábamos en un parque, y me caí sobre mi brazo. Para mi desgracia, externamente no se veía nada y no me libré de nadar la hora entera con el brazo roto.

14. ¿Primera mascota?

De pequeña en casa había una Gossa d’Atura, pero mi primer sentimiento de cuidadora de un animal fue hacia un caracol que mi madre me hizo tener como mascota para superar el asco que me daban. Lo amé mucho, pero tuvo un triste final (mi abuelo lo pisó).

15. ¿Tus abuelos te solían contar historias de juventud?

No recuerdo demasiado de mi abuelo, pero mi abuela sigue viva y cada vez que la visito en la residencia me explica miles de historias. Es un regalo escucharla.

16. ¿Tu entretenimiento favorito de pequeña?

Las muñecas, leer, escribir, ver la tele, la Game Boy (era una máquina con el Tetris).

17. ¿Recuerdas la llegada de algún nuevo invento a tu casa?

Y tanto. El reproductor de CD, una navidad. Mi madre se compró el de la ópera Madame Butterfly y lo escuchamos esa misma noche.

18. ¿Tenías TV? ¿Blanco y negro o color? ¿Cuántos canales?

La primera que recuerdo tenía dos canales, y diría que era en blanco y negro.

19. ¿Te mudaste alguna vez de pequeña? ¿Recuerdas cómo fue?

Cuando tenía siete años mis padres se fueron a vivir juntos, antes mi madre y yo vivíamos con mis abuelos. No recuerdo la mudanza en sí, pero me alucinó pasar de una casa pequeña donde éramos ciento y la madre a tener mi propia habitación. Flipe máximo.

20. ¿Recuerdas algún desastre natural en el que se viera involucrada tu familia?

Mi madre no vivió ningún desastre natural que recuerde, pero sí me habló varias veces de unas fallas accidentadas en Valencia en los setenta (entonces su familia vivía en un pueblo cercano). Los petardos se mojaron la noche anterior y cuando encendieron el castillo de fuego empezaron a explotar hacia la gente, mi madre lo recordaba con verdadero horror.
Mi padre, por su parte, vivió un terremoto cuando residía en Venezuela, en la década de los sesenta.

21. ¿Algún recuerdo musical? ¿Qué canciones se oían en tu casa?

En casa todo era música. A mi padre le encantaban las rancheras, Chubby Cheker, Jerry Lee Lewis… Mi madre escuchaba mucha música clásica (Verdi, Mozart, Beethoven) y era fan absoluta de Pink Floyd y Queen. Pero no faltaban Abba, Boney M, Leonard Cohen…

22. ¿Algo que te enseñase un miembro mayor de tu familia?

Mi abuela me enseñó a hacer ganchillo.

23. ¿Marcas de tu infancia?

La Megadrive de Sega, los chicles Bang Bang, el champú Filvit (ejem)…

24. ¿Coleccionabas algo?

No con mucha dedicación. Por moda tuve algunos coleccionables de la época (el álbum de D’Artacán y los tres mosqueperros, cosas así).

25. ¿Tu recuerdo de infancia favorito?


Por suerte son muchos. Hoy me quedo con las madrugadas en las que partíamos a Alemania para hacer la mayor parte del trayecto de día. Nos levantábamos muy temprano y mientras mis padres desayunaban su café humeante yo me acurrucaba en el sofá esperando el momento de subirnos al coche y empezar la aventura.


                                   












18 comentarios:

  1. Siempre que te leo, me parece que has tenido unos padres maravillosos, con la mente abierta, vena artística, es genial. Muy afortunada. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo quejarme, los tengo siempre presentes y aún guían mi camino. :)
      Muas!

      Eliminar
  2. En mi casa también había mucha música, cosa que agradezco.

    A mí tu nombre me encanta y que sepas que, aunque no me oigas, siempre lo digo en francés.

    Hace tiempo que dije que pasaba de premios, tags y demás pero me estáis tentando con éste... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encanta saber que lo pronuncias en francés, Álter, cada vez menos gente me llama así. <3
      Anímate, da buen rollito!
      Muas!

      Eliminar
  3. cómo mola, querías ser intérprete de la ONU, qué guay. yo creo que no sabía qué era eso XD
    qué dolor ese brazo en la piscina y qué drama lo de tu caracol, yo no lo hubiera superado.
    ay, los cromos de d'artacán de los yoplait, me acuerdo también ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea de dónde saqué la idea, posiblemente de mi madre, le pirraban los idiomas...
      Pobrico caracol, me dio penilla, y ahora todos me parecen un encanto. ;)
      Muas!

      Eliminar
  4. Que chulo! Me encantó leer los recuerdos de Bego y Remorada, y hoy he tenido la oportunidad de bucear en los tuyos. Se me pone una sonrisa. Muchas cosas en común ¡que de recuerdos! Nuestros viajes también de madrugada, la música, los cromos...

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate tú Dibujos! Me encantaría leerte. :)
      Besotes!

      Eliminar
  5. Este tag es de ternura absoluta, lo leí el otro día y se me quedó el comentario sin enviar... también quise ser interprete en la ONU, como Mafalda XD

    Tienes una familia especial... mejor dicho, especialique, en francés <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo de Mafalda! Pero creo que a mi me vino la idea de mi madre, jejejeje...
      Fue una familia très especialique! XD
      Muas!

      Eliminar
  6. Me encanta conocerte más y qué carita más linda!!
    Yo también tenía la casita maleta de Pin y Pon, me pasaba las horas y horas jugando con ella. De hecho todavía está en el desván de los abuelos y mi Jirafita juega mucho con ella cuando va a la casa del pueblo. Eso sí, no tiene puertas ni la mitad de las "paredes" pero sobrevivió a un desastre natural donde la casa de mis abuelos quedó inundada hasta el techo por el desbordamiento de un arroyo, aún recuerdo cuando la rescataron y poco a poco entre barro iba apareciendo una mesita, un sillón, el ascensor partido...
    Jirafita ha escuchado la historia miles de veces y cuando juega con ella siempre reúne lo que tiene y lo que falta lo achaca a la riada...."no pasa nada, puedo jugar con una silla menos y hacer como que estas piedras son las puertas...lo importante es que no se ahogaron los abuelitos, verdad mamá?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita Jirafita, sabe lo que de verdad importa. <3
      Besotes!

      Eliminar
  7. Que infancia más feliz. Y que bonitas las fotos. Eras un bebé preciosa. has conseguido que me traslade a mis propios recuerdos. Ay! Ojalá se pudieran revivir ciertos momentos de la vida a voluntad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Gracias!
      Ojalá se pudiera, sí...
      Muas!

      Eliminar
  8. ¡Qué golpazo el del chichón! jaja. Me ha encantado lo de la fiesta, qué ilusión nos hacían esos detalles de pequeños/as. También me resultó bonito lo del trayecto a Alemania como recuerdo, ha de ser fabuloso.
    Acabo de descubrir tu blog, y me ha encantado así que me quedo a seguirte. Nos leemos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar! ;)
      Un beso!

      Eliminar