viernes, 5 de junio de 2015

Ensayo


Cojo el lápiz y lo hago bailar entre mis dedos. El casi veraniego sol de las primeras horas de la mañana calienta lo justo para contrarrestar la brisa fresca que hace me revolotear mechones de pelo. La melena aún no se ha secado del todo después de la ducha y conserva la fragancia del champú. La aspiro con fruición. Balanceo la sandalia en el pie mientras trato de cazar alguna idea que plasmar en el cuaderno. Me dejo caer sobre el respaldo y al contactar con el frío metal de la silla me erizo por completo.

Estoy en un café de la plaza. No puedo concentrarme porque cualquier pequeña cosa de las que ocurren a mi alrededor me distraen. El padre que remolca a su hijo mientras este llora desconsolado arrastrando un peluche, el perro que estira desesperado hacia las palomas mientras su propietaria le cuenta a la vecina el último cotilleo jugoso del barrio, el ajetreo del local en obras que aún no da pistas suficientes para saber en qué se convertirá...

Miles de hojas mariposean en las copas de los árboles generando una marea de luces y sombras sobre la mesa que resulta hipnotizador.

Derramo unas gotas de té sobre la libreta al intentar dar un sorbo. Las pocas palabras escritas se convierten en borrones azules que lentamente emanan hilillos de tinta hacia la periferia. Aunque mi primera intención es secar el desaguisado, decido que para lo que tenía que decir, mejor dejarlo así. Más bonito.

Me coloco la sandalia, pago el té y emprendo un nuevo rumbo.





14 comentarios:

  1. Qué literaria te has puesto hoy. Jajajaja. Me ha gustado. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha dado por ahí, jajajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  2. Como me gusta leerte!
    Hoy estás pausada, se nota el cansancio de ayer!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya si se nota amiga mía!! ;)
      Besotes!

      Eliminar
  3. Una forma genial de pasar página. Un relato precioso que estoy segura que has vivido en primera persona :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, después de publicarlo he pensado que era toda una metáfora de mi momento vital. :D
      Muas!

      Eliminar
  4. Lo de colocarte la sandalia ha sido precioso :D

    (k)

    ResponderEliminar
  5. Hola. me encanta como describes, con tanto detalle, esas primeras horas de la mañana... puedo sentir hasta el respaldo frío... Muy bonito. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  6. Y en cada distracción hay una historia esperando ser contada, espero que no te hayas dejado el lápiz! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que lápiz, lo que me falta es tiempo para dejar volar la imaginación! :)
      Muas!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Supongo que involuntariamente este post parece una especie de punto y aparte, pero sólo era una reflexión de aquel día... Lo que pasa es que en el fondo todo cambia: menos horas para escribir, más tiempo que estar con Peque, mucho curro (normal en esta época) y además... ¡varicela!
      Pero estamos bien ;)
      Besototes!

      Eliminar