jueves, 16 de abril de 2015

Pionero


Dos veces al año tengo que ir a ver al endocrino para que me haga una ITV de mi defectuosa glándula tiroides (defectuosa como en media población femenina del planeta, porque cada vez conozco más mujeres enganchadas a la levotiroxina sódica, sospechoso…).

Dado que el mundo es un pañuelo -lleno de mocos- mi médico es primo de la recepcionista de Mr. X y siempre que me ve me pregunta por él y por sus bichos exóticos. Un par de chistes por aquí, revisión de peso y analíticas por allá, y santas pascuas, visita acabada.

Peque suele acompañarme porque hago que la visita coincida con mi tarde libre. Para él es un soberano coñazo, sobre todo si hay que esperar mucho. En silencio. En una silla. Con mucha gente carraspeando, mirando al suelo o cuchicheando en voz baja con el de al lado. El infierno infantil.

En esta última ocasión el doctor le preguntó a Peque por las marquitas de su cara y él le explicó lo ocurrido. Para quitar hierro al asunto tras escuchar la narración, al endocrino no se le ocurrió nada más que preguntarle si quería que le hiciese una carota. Mi churumbel asintió divertido y va mi galeno y se lleva las manos a la cara para evertirse los párpados superiores. Grima es poco, y Peque empezó a gritar del susto, menudo acojone así en un pis pas.

Poco tardó el crío en poner los pies en polvorosa, y una vez fuera del la clínica me dirigí a parar un taxi ya que tenemos una conexión horripilante de transporte público para volver a casa desde allí. Peque me bajó la mano y me dijo:

-No mami, vamos caminando.

No es que es que sea un camino interminable, pero la hora y pico de subida no te la quita nadie. Iba a reconducir sus deseos usando mis artes de madre con casi cinco años de experiencia en estas lides cuando su último argumento me convenció:

-Es que mamá, quiero ver el mundo.

Cualquiera se niega. Me embargó una emoción infinita. Hablaba con pasión, con ganas de descubrir lo que está más allá de su universo conocido. Además, me pidió específicamente que fuésemos por lugares nuevos, a ver dónde nos llevaban. Acepté la propuesta con algunas condiciones, porque el objetivo final era llegar a casa para la cena, pero no pude evitar recordar una fantasía adolescente recurrente que tuve que consistía en coger el coche y pillar carretera sin destino fijo (después se me jodió la fantasía al descubrir que odio conducir).

Mientras emprendíamos el camino Peque añadió:

-Además mami, tengo que ponerme cachas para ir a la montaña con papá.

Aquí se me pudo ver poniendo los ojos en blanco. Está claro que Mr. X está haciendo campaña con el chiquillo.

Sin prisa y con muchas pausas, llegamos a un parquecito cerca de nuestra casa. A esas horas estaba desierto (porque la gente normal con hijos pequeños no está explorando el mundo, sino haciendo la cena), y lo de tener todas y cada una de las atracciones para nuestro disfrute personal nos dio subidón y nos fuimos directos a la centrífuga.


Hago aquí un inciso. Hay que ser gilipollas de remate para meterte en un instrumento de tortura así si sabes:

A- Que eres patosa y lo has demostrado.

B- La centrífuga la carga el diablo.

Vale, pues soy gilipollas.


Me subí con Peque y mientras él se acomodaba en las barandillas, yo me puse en el centro y le metí caña al "volante". Tanta caña que de pronto me di cuenta de que todo el puto parque rodaba a mi alrededor a velocidad máxima. Me subió la primera papilla al esófago y traté de recular para sentarme en la barandilla. Todo lo que recuerdo es que mi equilibrio se fue a tomar por saco en algún momento de la maniobra mientras mis espinillas rebotaban contra el borde y mis piernas se centrifugaban colgando fuera de la estructura. Está claro que sobreviví o no estaría aquí dándole al teclado, pero tengo dos bultos color berenjena en las patas que no me hacen conjunto con ningún pantalón.


Cuando Peque quiere ver mundo, yo me acabo comiendo el suelo.



Bonus track:





32 comentarios:

  1. nena, pero como me he reidooooooooooooooooooooo !!! por favor !! realmente algo de masoca si tienes, vamos que me monto yo una vez , y en la vida vuelvo. ¿sabes dónde me mareé como una sopa ? en las ollas rosas !! aptas para niños de 2 años, salí que me tremblaban las piernas y amarilla no, blanca y transparente .http://agendadeisa.com/parque-de-atracciones-de-madrid/. Ni en pintura las quiero cerca .

    esa foto de piecitosssssssssssssssssssssssssss , patucos más bonitos madre mia !

    besos guapa

    PD- ah, una idea: podrias mirar que la autoridad competente no te deje subir a la centrífuga y similares, rollo ludópatas en los casinos, no? por el bien de tu integridad física ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! O sea que sugieres que me retiren el carnet de usuaria de parques infantiles... Me niego, con lo que me gusta! XD
      Aún a riesgo de marearme, soy de las que se suben a todo en las atracciones. Se nota, no?
      Besotes.

      Eliminar
  2. Siempre se paga peaje, cuando a uno le va la aventura, pero oye seguro que fue divertido. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo fue. Y pagué, jejeje...
      Besotes preciosa, y muchos ánimos.

      Eliminar
  3. Ay ay lo que me he reído, la centrífuga, anda que ya te vale.
    Peque y sus frases están para comérselo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La centrífuga me llama, que quieres que le haga... :P
      Besotes Matt.

      Eliminar
  4. Jajaja le dio más miedo el médico que el perro xDDD

    Brutal la centrífuga, ahora tengo ganas de ir al parque :v

    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves y me cuentas, jejejeje...
      Un besote.

      Eliminar
  5. Jajajaja me parto, la centrífuga te atrae tienes que reconocerlo, me encantó su entrada y esta igual. Tienes todo un solete de niño, qué grande es y en nada lo tienes montañeando con papi!
    Qué linnnndos piececillos.
    Besotes primaverales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya si me atrae... No tengo remedio!
      Creo que sí, que va a salir montañero...
      Besos soleados.

      Eliminar
  6. Hola. qué risa pese a que acabaste dolorida... me encanta la frase de tu hijo de ''conocer mundo'' y me imagino a los dos en el parque desierto en la centrífuga como si no hubiera un mañana... es una experiencia que no olvidarás... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hice un vídeo y todo en la centrífuga, a pesar de mis lesiones, jajajaja!
      Un besote.

      Eliminar
  7. Joer, pues sí, cada día se de mas mujeres con lo de la tiroides... raro, raro.

    Es lo que tiene el alma infantil: no puede contenerse frente a una centrìfuga o tirolina en parque vacìo. Eso pasa. Y se paga, claro. Ju! ;)

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toooda la razón. Sigo siendo como una chiquilla, pero con arrugas, jejejeje...
      Besotes.

      Eliminar
  8. jajaja......... lo que me he reido.

    A pesar de todo, seguro fue súper divertido :-)

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo fue Ele! Explorar mola. :)
      Besotes.

      Eliminar
  9. Ole por ese Peque aventurero (y por ti, que no temes al peligro).Jajajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya equipo de inconscientes formamos... :P
      Besotes.

      Eliminar
  10. Ja,ja... perdón por reirme... pero es que es imposible aguantarse... Te viniste arriba con eso de ver el mundo??? Mira que eres atrevida con la centrifuga... espero que no lo vuelvas a intentar otra vez... asume que siempre gana ella!!!!
    Cuidate....
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más probable es que lo vuelva a intentar. Me conozco, jejejeje...
      Besotes Irene.

      Eliminar
  11. Ese niño que quiere ver mundo... suena como tú!
    Y me parece que llevas mucha niña dentro ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí? Suena como yo? Qué bueno, jajajaja!
      En eso tienes toda la razón del mundo, mi ramalazo infantil es de órdago... :P
      Besotes.

      Eliminar
  12. jajajajaja, pobrecica!!!!! Yo la última vez que rodé cual croqueta para animar a Nora a tirarse por una colina acabé en un riachuelo que no había visto y me dice Nora: Ves, mamá, yo no ruedo porque de aquí sólo puedo llevarme bichos y agua y me siento bien estando seca. Toma! Eso te pasa por rememora infancias, jajajajaja. Espero que no te dure mucho el golpe. Y peque... para pegarle un bocao!!!! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Nora tiene unas salidas buenísimas!! Vaya par tienes en casa... ;)
      Besotes!

      Eliminar
  13. No sé qué me ha dado más risapavor (así todo a la vez) la mueca del médico o el momento centrifugado!

    Eso sí, nada como ver mundo, NADA NADITA! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están bastante empatados, para qué te voy a engañar... XD
      Besos Remorada!

      Eliminar
  14. Tú y la centrífuga...¿No escarmientas??? Hazle una foto a ese dichoso aparatejo y envíamela porque no tengo claro cuál es, sólo me imagino uno de pelis americanas pero por nuestra city no vi ninguno!!! Por si un día lo veo no subirme, claro... Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No escarmiento, no... Si me acuerdo un día que vaya a partirme la crisma con mi niño te envío una foto. ;)
      Besotes!

      Eliminar
  15. Jajajjajaja, no tienes remedio! :)

    ResponderEliminar
  16. Aixxxx, se envió sin querer.
    Pues te decía que me pasa CONI a cloe, que no tengo claro cuales s la centrífuga...lo que creo que si tengo claro es que yo no me subo en ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que os tendré que enviar una fotico... ;)
      Besotes hermosa!

      Eliminar