martes, 7 de abril de 2015

Elegir


Abro los ojos. Perra viene a saludarme al oír el sutil movimiento de mis brazos que anuncia que estoy despierta. ¿Dónde está Perro? Recordar lo sucedido hace que tenga ganas de sepultarme bajo el edredón y llorar todas mis penas. Todas y cada una de ellas. De hecho, empiezo a hacerlo. Algo me empuja al mismo tiempo a salir de la cama y disfrutar de mi té matinal. ¿Disfrutar? ¿Cómo voy a disfrutar de algo con lo que ha ocurrido? Me anclo en el dolor unos minutos más. Oigo a Peque y a sus hermanos reír en el comedor. Siento de nuevo el cosquilleo de las ganas de levantarme y hacer cosas. Y la culpabilidad acecha otra vez. Tener ganas de disfrutar cuando todavía hay heridas en plena cicatrización es incongruente.

Y tienes dos opciones. O te quedas en la cama hundida en la miseria de tus amarguras o te aferras a esa ilusión incipiente y testaruda que no se rinde ante las circunstancias.

Parrulina me recuerda que no se vale ceder, que hay que ponerse en pie y seguir adelante (y ella sabe de lo que habla).

Y elijo sonreír, ni que sea a medio gas, porque ese pequeño signo de felicidad gestará una alegría más serena y duradera. Porque gozar en momentos difíciles no niega el duelo, ni refuta su existencia. Sólo lo hace más llevadero. Porque sentir dicha no me hace olvidar los que me escoltaron parte del camino, amigos, primos, tíos, padres, animales amados. Mi corazón está bien acompañado.







35 comentarios:

  1. Ánimo guapa. es muy difícil no dejarse llevar por las grandes desgracias de la vida, pero hay que aferrarse a las pequeñas alegrías del día a día para ser feliz. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es MD, vale la pena intentarlo.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Esa fortaleza te hace grande. Elijes bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es que lo del perro ya fue recochineo contigo, por si tenías poco. Pero no nos podemos dejar caer por las cosas malas de la vida, sobre todo cuando hay otras tan buenas como la sonrisa de un hijo.

    Un beso enorme <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el mejor regalo, sin duda alguna.
      Un abrazo Eva.

      Eliminar
  4. Claro que sí cariño, hay que seguir siempre hacia adelante y la felicidad no es una desgracia, es una bendición dentro de un mundo lleno de problemas o de adversidades. Así que elige disfrutar. El dolor no será menor y tú te sentirás un poco mejor cada día. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ello estamos preciosa, poc a poc.
      Petons.

      Eliminar
  5. Buenas,

    decirte que hemos compartido esta entrada en el repaso de blogs semanal de Bebés y más:

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-de-no-tener-mas-hijos-por-el-gasto-que-suponen-segundos-embarazos-y-mas

    Y decirte que a veces no está mal darle vueltas a nuestras penas, porque ello nos ayuda a superarlas. Lo que pasa es que cuando oyes unas risas infantiles, podemos postergarlo y decidir si lo hacemos en otro momento o si no lo hacemos.

    Armando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir la entrada Armando, y por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo, esas risas son terapéuticas y nos anclan a lo mejor de nuestro presente.
      Besos.

      Eliminar
  6. Es que las personas no sentimos tan sólo una emoción , podemos experimentar varias al mismo tiempo ya que todas ellas son sinceras, responden a aquello que vemos y vivimos , que estimula nuestro corazón, nuestros recuerdos y nuestros sentidos ... A veces decidir es más fácil, otras veces no, ya que unas se imponen por un tiempo. Hay que ir dejando espacio para todas, permitir que convivan, que jueguen, que ninguna gane siempre ....Además, tus hijos te agradeceran la sinceridad y el esfuerzo, aprenderán de ti a saber aceptar y gestionar sus propias emociones si continuas haciéndolo así.
    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Caminem, una reflexión maravillosa.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Admirable la serenidad de tus reflexiones y tu entereza. Tus hijos tienen una gran maestra
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GraciasBichera... A veces no me siento muy entera... pero se intenta. ;)
      Besotes.

      Eliminar
  8. Así debe ser... Un fortísimo Abrazo!!!.

    ResponderEliminar
  9. Preciosa, sabia elección y palabras, eres muyyy grande! Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, pero tú ya sabes que soy un retaco. ;)
      Besotes.

      Eliminar
  10. Esa elección es el mejor ejemplo que puede aprender Peque de ti. Como soy muy infantil, me ronda por la cabeza esta canción...

    "(...) navegar sin temor, por el mar es lo mejor,
    no hay porqué ponerse a temblar...
    Y si viene negra tempestad
    reir, y remar y cantar (...)"

    Hay que seguir luchando. Con una sonrisa. La risa y el dolor son la misma cosa: emociones naturales. Ninguna es mejor o peor, ni merma lo que hay en tu corazón. Yo creo que es la mente la que mete tanto ruido en forma de culpa... así que tranquila. Pasará.

    Mucho ánimo y un abrazo muy especial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado ese párrafo del "Barquito de cáscara de nuez", canción que por cierto conocí a través de un blog hace unos añitos...
      Un abrazo bonita.

      Eliminar
  11. Bien elegido, ánimo y adelante, que todo pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra. Sí, todo pasa.
      Besotes.

      Eliminar
  12. Siempre he dicho que la felicidad es una elección así que estás tomando decisiones muy buenas. Un beso muy grandote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso lo mismo Álter. Aunque a veces cuesta un poquito...
      Besotes.

      Eliminar
  13. ¿Sabes? me parece una sabia elección...ánimo!
    :)

    ResponderEliminar
  14. el solo hecho de que puedas elegir es motivo de alegría, disfruta <3

    ResponderEliminar
  15. Hola: escogiste la opción correcta,,, no podemos dejarnos vencer por las desgracias que nos van pasando y nos hacen sufrir en nuestra vida... tienes que aferrarte a los buenos momentos. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  16. Ánimo! Supongo q ue es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay que intentar salir adelante y poco a poco volver a sonreír y a disfrutar...

    ResponderEliminar