miércoles, 4 de febrero de 2015

Conozco el camino


Ya he pasado por aquí... El camino me es familiar. Y curiosamente en mi imaginación se parece a los senderos que surcan los agrestes paisajes de Cumbres Borrascosas.

Como si en efecto estuviese en la novela de Emily Brontë, me veo caminar bajo mi capucha contra vientos perpetuos, con un movimiento lento y avanzando cabizbaja. Desde luego, el puto frío no ayuda para nada.

De todas formas, como decía, ya he pasado por aquí, conozco el camino y sé a dónde lleva.

La gente que me rodea dice que tengo una forma ejemplar de llevar el duelo. Que acepto mi tristeza y hablo de ella con serenidad. Parece ser que mis niveles de resiliencia son adecuados. Pero notar que me recupero me jode. Sentirme mejor me aleja del momento en que se fue y pone tiempo de por medio. Y me da miedo olvidar su voz, sus gestos e incluso sus broncas.

Se dice que el duelo consta de negación, ira, negociación, tristeza y aceptación. Yo me he saltado negación-ira-negociación y he aterrizado directamente en la tristeza. En mi experiencia, los tres primeros días son los peores. El dolor es casi físico, la emoción incontenible y la ausencia, inabarcable. Esas noventa y seis horas de la semana pasada lloré cada vez que la idea de su partida me cruzó la mente y Peque se quejó de verme triste, pero le insistí en que llorar es bueno, y en que es mi forma de echar de menos al Opa (intentaré hablar otro día de cómo hemos llevado el proceso con Peque). El duelo es un proceso extraño, salvaje, como me decía un amigo, y te sorprende seguir teniendo hambre, que por la calle todo luzca una irreal normalidad y que el sol continúe iluminando los días.

Durante ese principio vivir pierde su gracia. No te apetece disfrutar de nada, y en mi caso, lo único que anhelo es algo que mantenga mi mente distraída. Con mi madre fueron los puzles (nunca antes y nunca después me ha apetecido hacer uno). Con mi padre ha sido el ganchillo. De hecho estaba confeccionando unos patucos para el bebé de una amiga y como no me salían bauticé mi creación como "Puto Patuco" (hay que ser irreverente en esta vida). Estoy haciéndome con un surtido que no se acaba y al final voy a tener que montar una paradita.

Esos tres primeros días no atendí llamadas y contesté los mensajes de apoyo escuetamente por la falta de ánimo, pero debo decir fueron un bálsamo para el dolor. Aunque no apetezca salir de tu parcela de sufrimiento, sentirse acompañada es vital. Gracias a todos los que están, estuvieron y estarán.

Lloré, lloré y lloré hasta que me creí seca. Y digo creí porque voy por la calle (a mi flemático ritmo) y algo o alguien activa un recuerdo y de pronto las lágrimas inundan de nuevo mi mirada... Ahora por norma general lloro más por dentro, regando una oscura cavidad que ha quedado en el centro de mi ser. Pero conozco el camino, y sé que empapando la brecha reverdecerá, abonando el terreno para que en sintonía con la primavera, la ilusión y la alegría broten de nuevo. I promise. Por ti. Por vosotros.



58 comentarios:

  1. Te leo amiga y comparto tu tristeza. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. Te leo amiga y comparto tu tristeza. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias corazón.
      Un besote grande.

      Eliminar
  3. No sabes cuanto te entiendo amiga, la sensación de que los días pasan y vas estando mejor es horrible... Pienso mucho en ti y en tu Opa. Es precioso de la manera en que has llevado todo el proceso, así mismo quise llevarlo yo con el mío, aunque a veces la edad me jugó malas pasadas.
    Muchos besos, un fuertísimo abrazo y sigue el camino amiga!
    Te quiero, Eli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí andamos, un paso después de otro.
      Besotes.

      Eliminar
  4. No sé qué decirte....
    Que recordarás su voz, sus ojos, su olor, su tacto.... Y también sus broncas, si. Su presencia, su mirada... Sus deliciosos dulces y platos. Pero eso, todo eso ya lo sabes.
    Que por el hecho de conocer el camino no se hace menos duro... pero eso también lo sabes.
    Que al igual que tú conozco el camino por partida doble... y eso también lo sabes...
    A pesar de encontrarme en una edad adulta me sentí... huérfana... no sé si es normal, no sé si te ha pasado a ti...
    Debo reconocer que un bebé en casa me hizo mantener la mente ocupada y también trajo momentos de pena sabiendo que no compartirían momentos y no le verían crecer...
    Pero siempre siempre, la sonrisa de Peque será un enorme sol que te ilumine y que y tendrás cada día.
    Desde mi corazón te envío un enormísimo Abrazo!!!.

    ResponderEliminar
  5. No sé qué decirte....
    Que recordarás su voz, sus ojos, su olor, su tacto.... Y también sus broncas, si. Su presencia, su mirada... Sus deliciosos dulces y platos. Pero eso, todo eso ya lo sabes.
    Que por el hecho de conocer el camino no se hace menos duro... pero eso también lo sabes.
    Que al igual que tú conozco el camino por partida doble... y eso también lo sabes...
    A pesar de encontrarme en una edad adulta me sentí... huérfana... no sé si es normal, no sé si te ha pasado a ti...
    Debo reconocer que un bebé en casa me hizo mantener la mente ocupada y también trajo momentos de pena sabiendo que no compartirían momentos y no le verían crecer...
    Pero siempre siempre, la sonrisa de Peque será un enorme sol que te ilumine y que y tendrás cada día.
    Desde mi corazón te envío un enormísimo Abrazo!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he sentido huérfana, me siguen haciendo falta.
      Cuidar de Peque ayuda, te saca una sonrisa quieras o no, bribón...
      Un abrazote.

      Eliminar
  6. No se muy bien que decirte ni como te sientes. Supongo que el hecho de haber pasado ya por algo, no lo hace ni más fácil, ni menos doloroso. Un beso y mucho ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayuda a saber que lo superaré, pero duele igual...
      Muchas gracias bonita.

      Eliminar
  7. Parafraseando Anatomía de Grey:
    Hay un club… El Club de los Padres Muertos…Y tú no puedes entrar en él hasta pertenecer a ese grupo. Puedes intentar entenderlo, puedes sentir compasión, e incluso la pérdida…
    Mi padre murió cuando yo tenía 21 años, mi madre cuando tenía 36.
    Amiga, siento mucho que hayas entrado en el Club.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también siento veros en el club. Sister, cielo, es que los que llevamos varios duelos a nuestras espaldas ya...yo que se, no quedan palabras, no hay consuelos, porque ya sabemos lo que hay. Yo solo te mando muchos besos.

      Eliminar
    2. Parrulina, qué mala mierda que diría mi padre, para un Club que entro y es este... ;) (el sarcasmo que no falte). Sé que me entiendes a la perfección. Un abrazo inmenso.
      Drew, me llegan todos vuestros besos, y son la mejor ayuda. Uno grande para ti.

      Eliminar
  8. Hola. entiendo perfectamente como te sientes y que intentes evadirte del dolor y no puedas y llores y llores y sigas llorando. No te procupes que no te olvidarás de su voz ni de sus broncas... es un dolor inimaginable que nos hace parar y replantearnos todo nuestra vida pero la vida sigue y tenemos que recuperar nuestras rutinas para poder seguir sobreviviendo... siento mucho todo tu dolor y sufrimiento... los recuerdos nunca los perderás. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que seguir. No queda otra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que injusto me parece que conozcas el camino tan bien. Es muy injusto Mo. Mucho ánimo, es lo único que puedo decirte. Date tiempo para sanar aunque nunca pase del.todo y rodeate de todo el amor que te rodea que se que es mucho. Un abrazo cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo plantearme la vida en términos de justicia, si lo hiciese me volvería loca. Prefiero intentar aprender. Y seguir.
      Muchas gracias por acompañarme Rocío, un besote.

      Eliminar
  10. Cada uno lo vive de una manera diferente y no por ellos significa que se quiera menos a la persona que nos falta. Muchos abrazos

    ResponderEliminar
  11. Cuando uno crece asimilando pérdidas es diferente, aunque no duela menos. Para mí la muerte de seres cercanos ha sido un continuo desde que tengo uso de razón, aunque los abuelos, tíos y amigos no sean comparables a un padre. Alguna vez he comentado que desde que perdí a mi madre estoy obsesionada con que a mi madre le pueda pasar algo, supongo que es inevitable que esto me atormente.

    Luego pienso en mi abuela de Santo Domingo, que falleció con 99 (le faltaban dos meses para los 100) y sus hijas tenían 82 y 83 años respectivamente al quedarse huérfanas... y pienso... ¡qué puta suerte tienen algunas personas!

    Besos

    38+3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, que puse "perdí a mi madre"!!! Bueno, sabes que era padre ;)

      Eliminar
    2. Yo también he perdido varias personas por el camino, pero los padres duelen de una forma que es difícil entender hasta que te toca. Tú lo sabes bien.
      Ya lo dices bien lo de tu abuela, menuda suerte!!
      Besotes.

      Eliminar
  12. Un beso enorme Mo, y mucho ánimo... no sé que más decirte, la verdad, no me imagino por lo que estás pasando...

    ResponderEliminar
  13. cuando pierdes un ser querido el duelo dura toda tu vida.....no vas a olvidar su voz, su sonrisa, su forma de mirarte, sus palabras, sus momentos graciosas, nada vas a olvidar. Llevo más de 10 años sin mi padre y lo recuerdo cómo si fuera ayer, le recuerdo de una manera feliz, hablo de él sonriendo y a veces llorando, también temia el olvidarme, pero es imposible, imposible!!! besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo perdí a mi madre hace casi ocho años y lo esencial permanece, desde luego.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Siento mucho que tengas que recorrer el camino otra vez. Conocerlo no hace el trago menos amargo. Poco más puedo decirte, mis duelos han sido distintos, y aunque con cada uno sientes que algo se endurece dentro de ti, luego las lágrimas asoman a tus ojos sin motivo alguno, cualquier recuerdo te hace reir o llorar, según el día, según el momento.
    Un abrazo bien fuerte, no estás sola, y no, no te sientas culpable por sentirte mejor, el dolor no desaparece, tan solo muda su piel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que más que notar que algo se endurece dentro de mí, me siento blandiblup, así como suena... Qué extraño.
      Un abrazo guapetona.

      Eliminar
  15. Un abrazo fuerte y que llegue con fuerza la primavera. Que pase pronto ese dolor y se convierta en recuerdos maravillosos. Besos Mo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, que llegue pronto...
      Un besote.

      Eliminar
  16. Ay Mo, aquí me tienes con lágrimas en los ojos, no supe qué escribirte anteriormente, se me da muy mal este tema, pero de verdad que lo siento muchísimo. Tu entrada es más que triste pero a la vez tranquilizadora, equilibrada y llena de paz para poder seguir adelante, como dices no es tu primera vez, injusto que los hayas perdido a los dos.
    Vive poquito a poco y el verde llegará, mil besazos de corazón y te deseso con todas mis fuerzas que estos días vayas dando pasitos hacia adelante! Besazos también a Peque, que habrá sido también duro para él. Muakssss con muuucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se te da mal Montse, yo creo que sólo estando se reconforta a la persona que sufre. Y estás.
      Un abrazo bonica.

      Eliminar
  17. Mo ,lo siento mucho . En la vida pasamos todo tipo de cosas , unas más duras que otras , pero lo fundamental es llevarlo lo mejor posible para el bien de uno mismo y los que nos rodean aquí. Así que ,mientras más pronto asumamos lo sucedido , compartamos el duelo ,lo que sentimos ,más llevadero será el sufrimiento . Quédate con todo lo bueno que te aportó ,con todos los momentos vividos que te han hecho la persona que eres y vive con intensidad por los que te rodean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asumirlo lo tengo asumido... Y escribir me ayuda como terapia. Eso que me ahorro en psicólogos. ;)
      Sí, hay que intentar caminar por los que quedan. Eso siempre.
      Un besote.

      Eliminar
  18. Lo siento en el alma... como ya te dije.... que dura es la vida, y que injusta.... pero ahora tienes que pensar en ti, en peque, en tu familia... porque es triste, pero el sol vuelve a salir todos los dias... sé que es duro, pero necesitas tiempo pero no te des prisas, que no tienes ninguna, cada uno necesitamos nuestro tiempo.... Sé que nunca vas a olvidar sus charlas, sus broncas, sus consejos.... y haras bien, porque es una forma de que siga contigo, en tu recuerdo.
    Mil besos!!!!

    ResponderEliminar
  19. Ay pequeña. No te voy a negar que en cierta forma olvidas sus voces y algunas otras cosas, eso lo sabes bien. Pero eso no es del todo cierto. Lo real es que dejas de oir su voz y dejas de ver sus gestos y dejas de recibir sus broncas, pero todo eso está dentro de tí. Está guardado en alguno de esos cajones que tienen los múltiples estantes de nuestro cerebro. Están escondiditos justo allí debajo junto a las voces de tu madre y de esas personas que ya no oimos. Sabes muy bien que todo eso está guardadito porque ahora debemos asimilar algo que nos duele en extremo y que es su falta. El cuerpo es muy inteligente y hace que olvidemos o creamos que hemos olvidado todo eso precisamente para que vayamos "curandonos" .
    Más adelante, un día cualquiera, descubrirás que tú dices algo con el mismo tono, o que empleas sus mismas palabras y sus mismos gestos. Ese día volverás a acordarte y pensarás por unos segundos de forma más intensa en ellos y te irás dando cuenta de que algo de ellos aún permanece. También un día si alguien pone una grabación sin que lo sepas reconocerás al momento su voz. Esa es la señal indiscutible de que nunca olvidamos ni su voz, ni su forma de hablar, ni sus consejos, su forma de caminar, como te miraban, como sonreian. Porque parte de ello sigue escondido en algún cajón de las estanterias de tú cerebro, del de peque, del de mister X y del de todas las personas que hayais tenido una estrecha relación con él o con tu madre y siempre habrá en el futuros miles de momentos en que esos gestos o esa palabra nos devuelva el recuerdo y al fin, después de un tiempo, les podamos recordar como se debe y acompañarlo de una pequeña sonrisa en la comisura de nuestros labios.
    Un beso enorme, pequeña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lo has explicado, me ha pasado todo lo que cuentas. Olvidas ciertas cosas, porque la nueva rutina las va borrando, pero en el fondo están, y cuando un día de pronto recuperas ese recuerdo, es como un regalo.
      Besote grande preciosa.

      Eliminar
  20. Tu amigo tiene razón: una pérdida es algo extraño y salvaje. Te mando un abrazo inmenso desde aqui...

    Un beso Mo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene razón...
      Gracias por el abrazo guapetona, muchos besos.

      Eliminar
  21. Mi casa está llena de fotos de mi madre, de los buenos momentos pasados. Su chaqueta continua colgada en el armario y su cepillo de dientes en el lavabo ... y hace ya siete años. Nunca pensé que podria deshacerme del dolor, pero creo que, con su ayuda, mis heridas ya no " sangran" como entonces. También he tenido miedo a olvidar su voz, si risa, su mirada , pero el recurdo importante que nunca, nunca se borrará es el que llevo dentro , la sensación de amor incondicional y de unión con ella, esos recuerdos se graban con fuego, imposible olvidar y todos gracias a ellos.
    Un besito y un abrazo largote, largote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la muerte de mi madre también hace algo más de siete años.
      Es verdad que lo importante, lo que no se olvida, es el vínculo. El amor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Discrepo con las fases del duelo, creo que ya venías negociando y en eso siempre me acuerdo de cuando le diagnosticaron cáncer a mi padrino, mi prima tenía 14 años y le pronosticaron 6 meses como mucho. Vivió 3 años, los suficientes para ver la graduación de su hija y saber que había entrado a la universidad. Cuando le preguntaba si no tenía pena él me decía que él pudo prepararse y prepararla, de dejarle todo ordenado, de ver que había hecho todo lo posible para que ella fuera una buena persona, de saber que todo iría bien y que no todos tenían esa suerte.

    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente he estado negociando hace tiempo...
      Me alegro de que tu padrino lograse llegar hasta tan lejos. Debía ser todo un luchador.
      Un besote.

      Eliminar
  23. No sé si las fases del duelo son esas pero desde luego que los primeros días son tan difíciles... Qué contradicción cuando dices que "Pero notar que me recupero me jode" y sin embargo, cómo te entiendo que te sientas así.

    No puedo más que mandarte otro abrazo inmenso para, poco a poco, ir recuperando la rutina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias bonita. Poco a poco. Ese es mi mantra en el duelo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Hola Mo guapa, hace una eternidad que no me paso por tu rincón, sorry pero ando muy liada y me faltan horas del día.

    Siento muchísimo el fallecimiento de tu padre. Sé por loq ue estás pasando y lo único que puedo decirte es que nada te va a devolver a tu padre por desgracia, pero con el tiempo ese dolor tan fuerte que sientes ahora ira calmandose muy poco a poco y te irás sintiendo mejor.
    Un beso muy grande y lo que necesitas ya sabes donde estoy.

    Cuidate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ele. No te preocupes, aquí no tienes que fichar. ;)
      Voy mejorando cada día una miajita.
      Un besote grande.

      Eliminar
  25. Preciosa, hasta hoy no te había leído. En un momento en el que sobran las palabras, solo puedo decirte que lo siento muchísimo. Un besote.

    ResponderEliminar
  26. Ufffff. Para los que hemos pasado por eso, para los que conocemos el camino, sabemos prefectamente lo que sientes...

    Mi padre murió a mi lado, en un triste box de hospital, los 2 solos en la intimidad. Desde entonces, cada vez que conozco un caso de alguien más o menos cercano no puedo evitar que me salten las lágrimas, como en éste momento...

    Llora todo lo que necesites para que el camino vuelva a reverdecer, la primavera ya está cercana.
    Sobran las palabras...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conoces bien el camino, entonces... Dentro de tu pena, me alegro de que estuvieses a su lado cuando su fue. Me hubiese gustado estar también al lado de mi padre, pero no pudo ser.
      Ya veo algunos brotes verdes. Poquito a poco.
      Un abrazo, y gracias por comentar, eres de los pocos hombres que se pasan por aquí. ;)

      Eliminar