jueves, 20 de diciembre de 2012

Rabietillas y buenos deseos


Peque lleva unos días rabietoso perdido. A veces lo gestiono con humor y entereza, y otras me supera el agobio y me siento la peor madre del mundo cuando le alzo la voz o acabo malhumorada...Reconozco que alguna vez he pensado: "Con la de mimos que le hemos dado, y la mala leche que se gasta el colega...". Porque sí, mi niño de vez en cuando hace gala de un humor de perros. Y yo, con lo que no puedo, es con que me pegue. En ocasiones, su frustración es tan grande, que me arrea un golpe con lo que tenga en la mano. Como ayer. Yo estaba cocinando y le puse unos potecitos de pasta y cuatro cosas para que se entretuviese a mi lado...pero no. Él quería meter la cuchara de madera en la cremita de calabaza que estaba haciendo, y como me daba miedo que se la tirase encima, le expliqué que no podía ser. Pues hala, rabieta y cucharazo que te crió. Y la cosa no mejoró mucho el resto de la tarde...
Lo de los tortazos me pone de una mala uva inmensa. Y tengo que templar los nervios porque mi primera reacción sería devolverle el cachete (es algo que siempre me ha pasado, si tu me das, yo te doy, no hay más...), pero como soy del parecer que los golpes no educan sino que destruyen las relaciones, pues me pongo seria, le digo que no, y salgo un minuto de la habitación para cagarme en todo y volver a mi estado...¿zen?
Por otra parte, cuando Peque se porta mal y se lo digo me suelta en medio de un gruñido: "¡Peque es malooooo!". No sé de dónde lo saca, porque yo no se lo digo. Siempre insisto en que su comportamiento es ese momento es malo, pero él no. Porque también soy de las que cree que si le colgamos una etiqueta a un niño, al final acaba comportándose según la etiqueta. Para variar el repertorio, el otro día me dijo: "¡Te vas a la clase de los conejitos!". Creo intuir que cuando a algún niño se le va la pinza en el cole, lo llevan un rato a otra clase para que se disperse...

Al final debo reconocer, que como tras alguno de estos episodios me quedo con semblante tristón, Peque viene todo amoroso, me pide perdón y me da un besito, y esos mimitos son de lo más reconfortantes (me gusta ver que se da cuenta cuando hace algo mal). Acto seguido, con una sonrisota en la cara me pregunta: "¿Estás contenta?". Porque siempre que hace cosas bien o cuando acepto sus disculpas, lo abrazo fuerte y le digo que lo estoy. El muy bribón, en alguna ocasión, se ha puesto en modo ogro justo después de hacer las paces y como yo me enfado de nuevo, me dice: "¿Porque no estás contenta si te he dado perdón y besito?". Qué tío, se cree que con cuatro arrumacos me tiene en el bote y puede hacer lo que se le antoje...

Estaba yo pensando en todo esto cuando al repasar algunos blogs que sigo he llegado a esta maravillosa entrevista de Míriam Tirado a Josep Maria Garcia, psicólogo infantil (además de padre y abuelo). En el fondo no me descubre nada nuevo, pero necesitaba oírlo otra vez, leerlo y empaparme de ello para volver hacia mi Peque con los brazos llenos de amor y compresión. Si tenéis un rato, vale la pena leer lo que nos recuerda Josep Maria.

Por mi parte, ya estoy contando las horas para que sea viernes por la tarde y pueda dedicarme a disfrutar de las mini vacaciones navideñas. Espero que paséis unas estupendas fiestas, que haya sonrisas, abrazos, besos, sobremesas interminables, conversaciones a la luz de las velas, honores a las tradiciones de cada uno, y sobre todo, mucho amor.

¡Feliz Navidad!


PS: Queridos Mayas, espero que las mates no fuesen vuestro fuerte ;)



44 comentarios:

  1. Que el niño quería ayudarte a remover la crema y no le dejas, hombre ya!!
    Tiene que ser complicado esos momentos rabietas y no devolverle el cachete cuando te dan con todas sus fuerzas.
    Pero vamos, el momento besitos y arrumacos lo borra todo seguro.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el pobre quería echarme una mano, pero te aseguro que con su ímpetu la cremita acababa esparcida por toda la cocina, jajajaja!
      Lo de los golpes es un martirio, pero bueno, hay que respirar hondo y recocijarse con la reconciliación ;)
      Muas!

      Eliminar
  2. Ufff como me suena esa historia de la rabietas! Yo creo que es la edad y vienen todos cortados con el mismo patrón, ahora que ya se ven más autónomos sacan a relucir su carácter. Peluchín ha pasado un mes de rabietas que ni te cuento, (más o menos con las mismas reacciones que Peque) a todas horas, día, noche y por cualquier motivo, además y/o agravadas por algún que otro catarro asociado y ha sido insufrible.

    Esta claro que si pierdes el control, ellos se enrabietan aún más, ahora hemos aprendido a llevarlas mejor, y todos estamos más tranquilos... Ya verás como pronto pasan.

    Ya sólo desearte que descanses en éstas mini-vacances Y Feliz Navidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos dos van a la par, jajajaja!
      Sí, hay que mantener la paz espiritual...ommmmmm... ;)
      Besotes!

      Eliminar
  3. Se supone que es el final del mundo tal y como lo conocemos, la pachamama está a punto de parir un "nuevo mundo", jejeje. Pues mira, tu peque igual que mi Rubia, están hechos con patrón. Yo he encontrado un método buenísimo: Meditación. Me siento a su lado, no intento calmarla, no hago caso a los leñazos, ojo avizor para evitar ataques mayores, cuando lo hace le digo "no me gusta que me pegues" en tono neutro y vuelvo a esperar sentada en el suelo respirando (soooo, inspiro, hammmmm, espiro. Así no me voy cargando). Al final viene y me pide que la tranquilice o me pide perdón. La cosa tarda, no creas, pero llevo cinco días!!!Cinco enteros sin pegarle una voz con esta técnica. Si no puedo más me piro un momento y respiro profundamente 10 veces. Jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el nuevo mundo es mejor, aquí estoy dispuesta a recibirlo ;)
      Me gusta lo de la meditación, voy a ponerlo en práctica!
      Y me parece que muchas mamis recurrimos a lo de salir y respirar un rato, jajajaja!
      Besos!

      Eliminar
  4. Yo con los ataques físicos tampoco puedo. Mi hija jamás, jamás, jamás, pero ay del Pequeñín y su mala leche!!! Te tira lo que pilla y me pasa como a ti, que mi primera reacción sería devolverle el golpe. Pero como tú de nuevo, creo que no es la solución y aunque a mi estado zen no vuelvo, porque en cuanto empieza ese momento me es imposible estar en ese estado, intento tranquilizarme dentro de lo posible.

    Ánimo, a veces a mí me cuesta controlarme, no puedo ni imaginarme cómo deben de sentirse ellos...

    Besitos y mañana ya es viernes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si nuestro cabreo es tan grande y lo podemos racionalizar, el suyo debe ser de lo más frustrante...Ponerse en su piel es lo mejor para superar esos momentos! (y sí, costar, cuesta, jejeje...).
      Besotes! Una semana más! ;)

      Eliminar
  5. Yo también empezaré las vacaciones!!! jeje. Uf, yo prefiero no pensar las rabietas que se avecinan, porque bebebatallas ya gasta genio asi que me imagino que empeorará. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe, quizás te da una (grata) sorpresa! Aunque apunta maneras... ;)
      A disfrutar de las fiestas!
      Muas!

      Eliminar
  6. Seguramente será por la edad y aprenderá a expresar su frustracción en lugar de atizarte... Paciencia, no queda otra.

    FELIZ NAVIDAD!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero!!! Haré un curso de meditación avanzada para expandir mi paciencia, jejeje...
      Besos y Feliz Navidad!

      Eliminar
  7. A mi solo me ha pasado en el cole una vez, que uno de los niños al regañarle, levantó la mano como amenazando. Me quedé flipada, se quedó apartado en clase un buen rato...
    Eso si, cuando se ponen mimosos es la leche :-)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiiix, sí, a mí también me descoloca, pero he aprendido a ver que es parte del proceso. Menos mal que sus abrazos son terapéuticos!
      Muas!

      Eliminar
  8. Madre mía, teneis paciencia de santos!!! yo con lo de pegar tampoco puedo... es algo que me supera, aunque siempre para esto y todo lo mejor contar hasta 3 o a veces hasta 10!!
    Un beso enorme familia!! disfrutad de las vacaciones aunque minis muy merecidas!! Bon Nadal ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es de las cosas que más nos pone a prueba...Pero bueno, por suerte no es habitual!
      Besos grandes también para tu sister y el resto de la family! Bon Nadal! I petonets!

      Eliminar
  9. ¡¡Feliz Navidad a ti también guapa!! Disfruta de estas minivacaciones.
    Y respecto a las rabieta, creo que sólo nos queda tener paciencia, imagino que con el tiempo aprenderán canalizarlo todo de otra forma.
    Un besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que lo superaremos, jejeje...¡espero!
      Besotes ¡y felices fiestas!

      Eliminar
  10. La entrevista es de lo mejorcito que he leído en mucho tiempo. Que pases unos días muy felices. Besitos a Peque (dile de mi parte que te tiene que querer mucho, mucho) y a Mr. X. Para ti el más grande de los abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, está tan bien dicho todo...
      Ya le daré tu mensaje a Peque, a ver qué me dice (jejeje...).
      Un abrazote ¡y que lo paséis muy bien estos días!

      Eliminar
  11. Yo creo que tus principios son muy muy buenos, pero claro...desde mi punto de vista de no madre aún...

    Y sí, espero que los Mayas se equivocaran!!!

    FELIZ NAVIDAD Y FELICES FIESTAS!!!

    Alpaca se despide con:

    Hay que subir la montaña como viejo para llegar como joven

    Autor: Proverbio chino

    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás que dentro de nada estás metida en el mismo sarao, jajajaja!
      Muas!

      Eliminar
  12. Lo bueno d elas rabietas es que pasan, te lo aseguro.
    Felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bieeeeeeeeeeeeennnn! :)
      ¡Besotes y Feliz Navidad!

      Eliminar
  13. No sé si será cosa de ser géminis los dos, llevarse apenas 15 días o de que nosotras compartimos tb cosillas...pero es que parece que lo haya escrito yo,por lo que cuentas y lo que sientes.
    Ya te puso en antecedentes papi suchel , hemos pasado unas semanas horribilis y parece que mejora pero no se puede bajar la guardia.
    Un día me puso a su altura, acabé gritándole mucho y diciéndole malo (la primera vez en mi vida) y hasta le di en las manitas al tirar con todo y pegarme....después tuve un día horrible y me senti la peor madre...que llorera me pillé.
    Pero bueno,sirvió para recapacitar y aprender a dejarlo solo y que se le pase y después razonar.
    qué difícil es ser padres!!.

    La entrevista la descargué al ordenador en audio, la escucharé cuando tenga un rato.

    Besiños y repon fuerzas estos días que falta nos hará...:).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila compañera, todas hemos tenido malos días...y de lo que se trata es de ir aprendiendo y evolucionando junto a nuestros hijos.
      Un abrazo y que paséis unos días estupendos en familia!
      Besotes!

      Eliminar
  14. El niño de una amiga mía, entre el año y el año y medio, se pasaba el día dándole galletas a la madre y riéndose. A todos nos daba la risa, pero claro, delante del niño no te podías reír porque lo animabas a volver a hacerlo. A la que no le daba la risa era a la madre xD

    ResponderEliminar
  15. Ay! como me suena ese tema de la mala leche, los míos ahora rivalizan por ver quien la tiene peor O_O. Espero que disfrutéis muchísimo de estos días.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que tus peque son de la quinta del mío ;) Todo pasará!
      Disfrutad vosotros también!
      Besotes!

      Eliminar
  16. La mía lleva una semana igual, aunque eso sí, pegar pega flojito... Debe ser que ya están cansados de tanto cole, y necesitan las fiestas.
    Yo le digo que no se pega, y la mando un minuto a su cuarto a calmarse. Se va, chilla, patalea y vuelve. Nos hacemos unos mimos, me pregunta si "ya soy su amiga" y hale, a otra cosa. No sé si será la mejor manera, pero ya tengo visto que la opción "abrázale y quédate con él" a nosotros no nos vale, porque con quien está cabreada es conmigo, y así no se tranquiliza, sino que se frustra aún más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también creo que necesitan parar un poco de cole y disfrutar de las fiestas...
      Yo si mando a Peque a otro sitio aún se cabrea más, así que en mi caso tengo que estar ahí hasta que se le pasa...qué cosas! (podrías hacer un máster en "fauna infantil", seguro que da para mucho, jajajaja!).
      Muas!

      Eliminar
  17. Leyéndote me parecía verme a mi misma. Al principio me enfadaba muchísimo o mas bien me descolocaba porque la verdad sea dicha, siempre que lo hace me pilla desprevenida. Pero después del shock inicial me di cuenta de que es su manera mas inmediata de expresar su disconformidad y que para colmo no le gusta ni a él porque acto seguido se da cuenta de que eso tampoco es lo que quería. En fin, no es fácil pero poco a poco hay que ir ayudándoles a canalizar sus emociones ;)
    Voy a echar un vistazo a esa entrevista
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que eso nos pasa a muchas madres...Como yo fui una niña muy tranquila (y sigo siéndolo), estos arrebatos me descolocan, pero poco a poco me voy manejando mejor...
      Espero que te guste la entrevista!
      Besotes!

      Eliminar
  18. Mo:
    Debes tener muy claro, que peque desata sus frustraciones y su enojo de esa manera (manera fisica)y es el tiempo, en que tu le ayudes a canalizarlas de mejor forma. Las rabietas pasan, pero el carácter sigue en formación. Como adulta, tienes todas las capacidades para controlarte y seguir actuando con tranquilidad y carino, para enseñarle desde el amor. La idea general, es que los niños logren expersar sus emociones y/o frustraciones a través del lenguaje oral; conversando, para llegar a lograr acuerdos, solución de problemas, etc.
    Te comprendo mucho, cuando piensas que perderás la paciencia, ya que a mi también me pasó cuando la Monita pasó por esa etapa como a los dos años..., pero a ella le pasaba básicamente cuando tenía sueño o estaba muy cansadita.
    Lo que a mi me llama la atención es lo que el, te dijo..., ya que puede ser que lo escuche en el Jardín infantil, lo que no sería nada educativo..., ni tampoco que lo amenacen con llevarle a otra sala, que significaría que debe portarse bien o se va a la otra sala, lo que a el le produce miedo o disgusto (?)... Los niños aprenden comportamientos por imitación y por eso el reproduce lo que experimenta...
    Ojalá puedas aclarar con las profes, cual es su método de control ante éstas situaciones...(rabietas). Nunca está demás, aclarar éstos temas, ya que NO todo lo que hacen los educadores, necesariamente está bien (soy educadora de párvulos...).
    Mucha suerte y muuucha paciencia, los besitos lo compensan todo, verdad????...
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu aportación!
      En general, por lo que veo de las maestras de Peque y por las conversaciones que hemos tenido, no me parece que su forma de educar sea muy antagónica a la mía, pero sin duda trataré de averiguar por dónde pueden venir esos ramalazos.
      Un besote!

      Eliminar
  19. Pues qué decirte Mo, que estas rachas son de lo peor, ya lo sabes, lo estás viviendo, pero también sabes que son eso, "rachas" y que después vendrás días en que será todo de dulce de caramelo y así unos días y asá otros.. A ver si después tengo unos minutejos y me leo la entrevista que comentas y enlazas.

    Muuuchos Besotes y muuuuuuuucha paciencia y Amor!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es un consuelo...Hoy por ejemplo lleva todo el día amoroso a más no poder. Así que bueno, hay que armarse de paciencia...qué palabra más usada por las madres del mundo, jajajaja!
      Muuas!

      Eliminar
    2. Y tan usada XD, mi madre ya hizo suya una frase que era "aquí, en el banco de la paciencia" XDDD.

      Eliminar
  20. Buf! Me he sentido muy identificada. La peque lleva unos días que no para de decir que soy tonta y de darme tortas cuando hago algo que no le gusta. Al final si pierdo la paciencia y los papeles me siento la peor madre...pero es que lleva una rachita!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando llevan varios días así cuesta serenarse...Muchos ánimos y espero que se le pase pronto!
      Un beso!

      Eliminar
  21. Ayyy!!! pero qué difícil nos lo ponen!!!! te entiendo divinamente y sabes lo que me pasa a mi? que se me va acumulando la mala leche. Quizás se ha portado bien todo el día (dentro de lo que cabe) y estalla en una de sus rabietas, y me pega...y entonces parece que olvido el resto del día, y que sólo me centro en todas las veces que se porta mal, como si las fuera acumulando, como si no las olvidara. No me gusta nada mi actitud
    Un besazo preciosa, y felices fiestas de aquí a Reyes. Muaccccc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso también me ocurre, sobre todo si estoy preocupada por algún otro tema...Ojalá el 2013 nos traiga un saco de paciencia non-stop a todas :)
      Muuuas!

      Eliminar