martes, 27 de enero de 2015

En la mesa


Una comida en nuestro hogar con todos los niños es un espectáculo digno de ver, rollo circo de tres pistas. Conversaciones cruzadas, luchas por alcanzar el primero el ketchup, chillidos al tirar un vaso lleno de agua que se derrama cual tsunami de andar por casa... Un remanso de paz.

Si lo aderezamos con los eructos incontrolados de un pre-adolescente (de "pre" ya poco) con ganas de jolgorio, se puede alcanzar la locura en apenas segundos.

Que a mí un eructo sonoro e imprevisto de vez en cuando puede hacerme hasta gracia (venga, lo confieso, me hace mucha gracia), pero cuando es el bucle y parece que van a salir hasta tropezones de la garganta del emisor, pues como que no. ¿Y qué pasa cuando el hermano mayor eructa? Que el pequeño imita. Acción-reacción. A lleva B. Más claro, el agua. Mecagoento.

La conversación del sábado pasado mientras dábamos cuenta de nuestros manjares era del tipo: "A, pásame la ensalada... ¡ojo con la botella, que la vas a tirar!", "O, basta de eructos en la mesa", "N, no comas los guisantes con los dedos leñe" (vale, no dije leñe), "Peque, ¡deja de imitar a tu hermano y no eructes más en mi oreja!".

A mí no se me ocurrió nada mejor que narrar mis sueños de esa noche. En esta ocasión yo era la última humana del planeta y los zombis me perseguían (“por suerte” todo era una especie ficción-reality show con actores). Suelo soñar que soy el último ser racional de la faz de la Tierra, quizás algún entendido en la sala sabrá explicarme el origen de mis chaladuras oníricas. El caso es que Peque oyó una palabra que no le sonaba e inquirió: "¿qué es un zombi, mami?". Pues hala, a explicárselo sin dar muchos detalles (precaución estúpida por mi parte porque él ya se ocupó de preguntar por todos los detalles eludidos). Resultado: que el acojone lo invadió a pesar de que yo le aclaré rauda y veloz que los zombis no existen y blablabla. De banda sonora de fondo seguían los eructos de O, las risas de las niñas, y los cabreos de Mr. X.

Peque iba del yuyu al eructo, de la risa al temor, de partirse la caja a pegarse a su hermana mirando paranoico alrededor. Y yo, hasta los ovarios de tanto regüeldo en mi morada, abrí la puerta a la madre perversa y con un tono-canciocilla de niña diabólica le susurré a Peque: "Cariño... ¿sabías que los eructos son la forma de llamar a los zombis?". El gas que estaba expeliendo en ese momento por su boca perdió fuelle ipso facto, y su carita de susto fue antológica.

Me debatí entre el sentimiento de mala madre absoluta y la risa brujesca. Ganó mi yo tierno y sentimental y retiré de inmediato la falsa –y ocurrente- explicación, a lo que siguieron unos cuantos eructos de celebración. Pero qué dulce fue rozar la victoria...



29 comentarios:

  1. Jajajaj pero vamos a ver!! Si lo tenías en la mano, como se te ocurre retractarte??? jaja no se puede ser tan buena!!! Las comidas en tu casa no son nada aburridas por lo que veo. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una blandengue Rocío, no tengo remedio... XD
      Muas!

      Eliminar
  2. Jajajajajaja jajajajajajajaaaaa
    Qué pringailla, tenias que haberte mantenido ahí ;)
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja!
      No me saleeeeee! :D
      Besotes!

      Eliminar
  3. A mí los eructos me dan un asco de la leche y si alguien lo hace en la mesa, no puedo seguir comiendo.

    Suerte tiene tu jastro de que no dio conmigo, porque le iba a estar escociendo el collejón toda la tarde.

    ¡Qué niño más guarro!

    A Alejandro por meterse un huevo entero en la boca le dio una colleja su madre y se lo tragó, eso sí que fue gracioso ahahahaha qué buen recuerdo!!!

    Besos

    37+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Sabía que a ti no te molaría el tema!
      Tengo que decir que en mi casa, históricamente, el regüeldo se ha vivido con simpatía, así que tengo cierta (bastante) tolerancia. Pero una cosa es una cosa y seis media zona, que decía aquella. :)
      Muas!

      Eliminar
  4. jaja, miralo por el lado bueno, nunca nunca te aburres. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que hubiera acabado soltando un par de gritos para cortar el rollito sinfónica de estómago y tráquea, que una cosa es que tengas necesidad biológica y otra que afines apropósito el instrumento. En ocasiones confieso que yo también soy muy sibilina... así que te entiendo. Seguro que pese a retractarse le distes que pensar. Pinki (versión empleada en mi curre para decir "petitó"... ya sabes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si le di que pensar... pero de momento tenemos el tema controlado dentro de unos límites razonables. XD
      Muas!

      Eliminar
  6. Jajajaja Que venga para acá que Daniel le explica detalladamente qué es un zombi y se une a la llamada zombi.

    Muy buena táctica. Lo que pasa es que luego nos dan pena y claudicamos.

    Esta noche se lo voy a soltar al Benjamin de mi casa que últimamente le da por eruptar y reirse en la mesa grrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en tus hijos en ese mismo instante!!
      Ya ves que Peque es inocentón al respecto, jajajaja!
      Yo creo que si se lo dices a tu niño no va a parar hasta que aparezca un no-muerto por la puerta!! XD
      Besotes!

      Eliminar
  7. jaja, estoy imaginando la cara de peque cuando le hiciste esa confesión de la relación zombi-erupto!

    Tienen pinta de ser comidas muy divertidas ;)

    Feliz día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El careto fue lo más, jajajaja!
      Divertidas, estresantes... de todo un poco!
      Muas!

      Eliminar
  8. Hola. una comida muy real cuando hay niños y cada uno va a su tema... lo de los eructos les encanta y en el cole deben de ensayar porque cuando regresan siempre hay alguna modalidad nueva... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! El tema modalidades da para un post entero... :)
      Besotes!

      Eliminar
  9. Juas juas juas... me partooooo!!! Si es que somos blandas, porque a mi me pasa igual. Me he reconocido!! Jus!

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Dibujos, me parece que no tenemos remedio, jejejejeje...
      Muas!

      Eliminar
  10. ja ja ja... te estoy imaginando en acción contando la super mega historia y me parto... mis hijos me preguntan porque me rio sola, que si ando loca esta noche :-)

    Besito guapi.

    ResponderEliminar
  11. jajajajajaj es buenísimo, como me rio contigo, jajajaaj. Que requete family que t'ha tocao.

    David está con el tema de los rots también, la suerte es que no lo salen del todo, a excepción de alguno y entonces si,se levanta y hace él solo la ola.

    Guai eso de la llamada eructil de los zombis . A él no se lo diré que también se jiñaria y pobre, tampoco es pa tanto, pero, como se ha dicho por aquí en el cole debe haber algun experto en susodicho tema que quiere crear escuela . Niño que además ya lo tengo clichado por otros avatares del estilo. Pos a ese sí, que últimamente estoy muy sibilina yo , a ese le va de pleno, también susurrado a la oreja , lo de la llamada zombi jijijijiji .

    besitos guapetona

    ResponderEliminar
  12. Yo seré mala persona pero le hubiera dejado creyendo lo de los zombis si eso me libraba de los eructos. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  13. Nena, una vez que se suelta un farol no se retira, si no te van a llamar tramposa siempre jajaja. Mi mayor también está en la fase de qué gracioso es eructar, al menos hemos conseguido que se tape la boca, pida perdón y no lo haga en público. Si es que a veces que puñeteras son estas pequeñas tonterías eh?

    ResponderEliminar
  14. Es para veros! Y Peque... que fácil se les engaña a esta edad! jajajaja
    Aunque claro, luego te sale el sentimiento de culpa y vuelta a empezar! Somos unas blandengues jajaj

    ResponderEliminar
  15. Ay, qué pesadilla acabas de contar con pelos y señales... a mi se me indigesta la comida con el panorama jejejeje
    Por cierto, yo no hubiese retirado lo de los eructos, era la estrategia perfecta!!

    ResponderEliminar
  16. Jajaja esta entrada es lo más! Conforme la leía me partía! Miguel me miraba a cuadros!!! Luego le expliqué jajaja y nos reímos juntos. Toma familia para entretenerte, no me hago ni la mínima idea del caos en ciertas ocasiones seguro.
    Y el tema eructos yo tb me río en ocasiones pero hay un tope y la versión del hijo de MrX da ufff jajajaja, pooooobre pequeeeee! Malvada, me imaginó su cara, jajajaja lógico que te retractaras.
    Mil besicos playeros y me encanta pasar por aquí me alegras los raticos que te leo!

    ResponderEliminar
  17. jajajjajajajaj Ay Mo...no sabes lo poquito que me cuesta imaginarme la escena.....
    Yo a veces pienso que damos pa un reality....

    ResponderEliminar
  18. jajjajajajjaja, he pensado lo mismo que las demás, no te retractes... pero te entiendo... yo también soy del género blando. Besos!

    ResponderEliminar
  19. Pero que bueno lo de la llamada de los zombis ,lástima que duraras menos que un merengue en la puerta de un colegio . ¡Tenías que mantenerlo por un rato más!.
    Los sueños tuyos me dicen que tienes miedo la soledad ( estoy encendiendo la bola de cristal...jaja) ,porque mira que soñar habitualmente que eres el último ser . Yo suelo soñar con robos y accidentes ...está justificado ¡ Porque he tenido varios !.

    ResponderEliminar